Integrado, redondo, está para beber.

Rojo guinda de menísco teja. Lágrima buena y abundante.

Nariz algo cerrada al principio que, en 15 minutos empieza a desplegar notas de fruta roja y negra de buena madurez arropada por tonos de café moka, especias y hierbas, con recuerdos de grafito y cuero, al fondo toques de tabaco.

En boca se muestra fresco e intenso, con buena trama, fruta compensada con la madera, especias, torrefactos amables. Recorrido vivo, de estructura media, con recuerdos de mermelada negra. tanino pulido, sabroso, y final amplio, largo y envolvente.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar