Vino Etienne Sauset Bienvenues Batard Montrachet 1988: Es de Montrachet, claro


Un vino enorme, precisa un poco de decantación para dar todo lo que lleva dentro, aparece un aroma colosal, con cenizas, mantequilla, briox, helechos, miel.
La boca es impresionante mantiene una alta vitalidad, tensión, fuerza, muy seco, complejísimo; final larguisimo . Es este uno de aquellos vinos que se recuerdan como realmente excepcionales y únicos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar