Buena botella

 Me pasa últimamente con esta bodega que las botellas me salen cada una de su padre y de su madre.  Hace menos de un mes, otro 2001 como el de hoy nos pareció insulso. Una añada tan grande debería dar en todo momento lo mejor de sí misma. Muchas veces se ha dicho de estos vinos que duermen y vuelven a despertar cada cierto tiempo, pero ya no me vale. Creo que hay lotes y lotes y seguramente variarán dependiendo de la cuba de la que procedan.  Con los blancos las sensaciones también son las mismas. Lo mejor de los últimos meses, Gravonia.

Por cierto, el de esta noche, fabuloso.

 

  1. #1

    Joanpedrola

    Creo que eso que comentas pasa con muchas botellas y a veces he pensado que quizás no sea el vino si no nosotros mismos que no siempre estamos igual y nuestros sentidos no siempre están al 100%. De todas formas lo que comentas me pasó igual con el mismo vino que comentas y también del 2001. La primera fue un desastre, parecía agua, en cambio después de unos meses abrí otra en una reunión con amigos y estuvo espectacular... y no creo que fueran de cubas diferentes...

  2. #2

    Gondorff

    en respuesta a Joanpedrola
    Ver mensaje de Joanpedrola

    Aparte de que nuestro estado anímico varíe, y eso es una verdad como un templo, creo que con esta bodega hay algo más desde hace ya algún tiempo. Las botellas salen muy diferentes unas de otras sin que hayan pasado muchos meses. Lo he comentado hace poco con un amigo y a él le pasa igual. Seguiremos observando.

    Un abrazo,

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar