Vino Viña enebro joven 2008: Bestialidad frutal


Rojo picota capa media-alta(tomado con poca luz).
en nariz, aromas iniciales de frutillos rojos. Después, algo de mermelada de ciruela, toques de algarroba(de artesanal monastrell).
En boca, un punto de carbónico (con vino recién servido), taninos presentes(sin molestar), bien de acidez, buen cuerpo.
Poco a poco empieza a desplegar su potencia frutal. Es como beber zumo de arándanos, frambuesas, moras.... No es dulzón, al contario.
Me ha impresionado este joven monastrell.

Novedades de Verema

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar