Una bomba

Color entre picota y rubí, con ribete violáceo y capa media. Limpio y brillante.
Nariz atractiva, perfumada y completa. Capas de fruta roja, especias (pimienta) y balsámicos (regaliz-palolú).
En boca es un vino fascinante. Equilibrio milimétrico entre dulzor, acidez, taninos elegantes y alcohol. Cuerpo medio y abundante fruta madura en licor, casi masticable.
Final muy largo con recuerdos mentolados.
Le queda una larga vida en botella.
Me ha encantado.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar