Vino Beryna Selección 2005: Potente, amplio, sabroso y nacido en el M E D I T E R R A N E O.


Me enamora y vence la monastrell, éste vino además lo conforman tempranillo y cabernet sauvignón, todas a una, y más cuando es domado por el tiempo en el cautiverio de la propia botella, modulando sus exóticas sensaciones primarias de la uvas que lo parió.

En su encuentro con la nariz aparecen a la vez frutillos rojos y negros en simbiosis con notas preñadas de chocolate, regaliz y toffe que con tanta personalidad dan las propias uvas en conjunción.

Hay sensaciones a especias, clavo y pimienta, vainilla, moras y ciruelas y marroquinería fina, petaca vacía y algún fondo a mobila vieja.

También hay un pequeño recuerdo a ahumado del roble y sotobosque y violetas.

Bastante agradable, hasta goloso, resulta en boca desde que comienza su ataque que se acredita denso y fundido, amplio y equilibrado, con un fondo a carbón mineral y a la vez da la cara su acidez exquisita que lo convierte en caldo de fresco y largo paso distinguido y jugoso, mediterráneo hasta la médula.

Así es, una recta y sería elaboración, con paladar a elementos silvestres, especias, mineralidad y…encanto…. y toda sensación y sabor en permanente evolución, de buena y fácil cata, que asciende pronto por el propio retrogusto.

Tiene un retronasal, en fin, donde titilea el regaliz y el chocolate, de casi al lado de la finca, y la vez, a pesar del tiempo, prevaleciendo, con viveza, la fruta roja y negra aquella, que con tan generosa vigorosidad le da cuerpo.

Un vino que cumple ámpliamente con la cata, con lo que de él esperábamos tras su guarda y desarrollo en el tiempo.

La correcta mano que lo parió, una vez más, queda acredita con su rúbrica, y ello a mi satisfacción plena y a la de usted, a buen seguro, si puede y tiene a bien leerme y, esto es lo más importante, catarlo..

Banner Socios Club

Novedades de Verema

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar