Vino Clos Martinet 2002: Fruta fresca negra bien madura y elegancia por los cuatro costados. Así se


Fruta fresca negra bien madura y elegancia por los cuatro costados. Así se presenta este Martinet en esta añada. A eso hay que añadir sus profundas notas de terruño, sus ecos balsámicos y ciertos devaneos florales que le dotan de más fineza si cabe. En boca se muestra ya muy redondo, maduro y fresco. Impecable trabajo con unos taninos sedosos y aterciopelados que llenan el paladar hasta con cierta golosidad. Desde el principio hasta el final se presenta complejo con la elegancia y la frescura marcando el paso. Uno de los Priorat más civilizados del momento. Y ello sin perder ni identidad ni terruño.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar