Vino Conde de los Andes Gran Reserva 1978: Precioso color rubí con reflejos dorados, brillo destellante, ligera-media


Precioso color rubí con reflejos dorados, brillo destellante, ligera-media capa. En el intenso aroma se percibe ya el dulzor, el equilibrio y la limpieza. Fruta supermadura en dulce, especias, tostados, vainilla, canela y cáscara de naranja. En boca goloso, dulces y finos taninos, las percepciones de tipo frutal son indistingubles del regaliz, los tostados, los carnosos y la suave carbonilla. Cómoda, suave acidez como de mermelada de naranja con canela. Medio cuerpo, armonía y equilibrio. Bastante persistencia, dulzor de mermelada y tostados. Ha aguantado dos años más, Paco ¿será eterno?

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar