Rojo picota, muy cubierto, con reflejos azulados. En nariz, a pesar de que

Rojo picota, muy cubierto, con reflejos azulados. En nariz, a pesar de que se percibe su potencia, es bastante elegante. Destaca la fruta negra madura, las notas balsámicas y levemente especiadas con toques minerales. En boca es bastante amplio, con cuerpo y buena estructura sin llegar a ser cansino (para mí algo muy importante en este tipo de vinos). Presenta una buena persistencia y el final es bastante largo. Un nuevo Priorat que no desmerece en absoluto a la línea marcada por los "viejos rockeros" de la zona.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar