Le faltó aireación.

No tenía defectos, pero necesitaba aireación y no se la dimos, al final de la cata empezaba a expresarse por todo lo alto.

Aunque no lo disfrutamos en su plenitud si pudimos sacarle cosas. Al principio muchos cueros y olivada negra, aromas especiados, después apareció la crianza con fuerza con recuerdos de tabaco negro y regaliz, la fruta estuvo tímida toda la cata ya digo empezó a salir al acabar la cata.

En boca más disfrutable y con más sensaciones de fruta, fruta negra madura, los taninos marcados y por pulir, toque especiado y herbáceo. Hemos aprendido que a estos vinos hay que darle más tiempo en botella y es necesaria la aireación.

Recomendado por 1 usuario
  1. #1

    Juansanroman

    Es uno de mis vinos favoritos, Pepe. Pero efectivamente hay que darle botella. Tengo alguna con sus buenos años: ya la abriremos juntos. Te la guardo!

  2. #2

    pepecano

    en respuesta a Juansanroman
    Ver mensaje de Juansanroman

    Si, no la disfrutamos como merecía, una pena porque es un gran vino.
    Gracias, a ver si te acercas por aqui y quedamos

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar