Amable, para ser un Chablis, por supuesto.

Pajizo, limpio, pero sin brillo.

Cítricos, anisados, piedra de fusil, botica, mineralidad…

En boca es un vino fluido, terso, palpitante, con unas notas primarias y ácidas y que hace salivar.

Nos apetecía beberlo. Vayamos más allá.

Recomendado por 1 usuario

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar