Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita

Y te da una santa y pura Chardonnay este vinazo, con frescura, complejidad y una fruta deliciosa.

Pensaba que la crianza se notaría un poco más que en su hermano pequeño, pero es que en la nariz, la fruta es la gran protagonista, con fruta blanca jugosa, madura, unas notas cítricas y herbáceas que le dan frescura. Tostados muy sutiles, con toques como de canela, pimienta blanca sutil y nuez moscada, se unen a una mineralidad que se mastica en boca.... y vuelve con la fruta, toques de membrillo, flores, balsámicos y cítricos nuevamente. Es intensa, pero con una frescura y limpieza tremenda.

La boca ya es para gozar, con un paso con cuerpo, pero nada pesado. La fruta manda, con la manzana, la pera, ciruela y los cítricos desfilando acompañados de una mineralidad marcada. Se le une una acidez y salinidad refrescantes, con las notas balsámicas y de madera, con esas especias sutiles y, algunas, con suaves toques dulces y picantes. Buenos amargores, longitud interminable y una trama para durar y mejorar en botella. Flores, toques de matorral y un punto de panadería le dan un punch más al vino (por si necesitaba más).

Vinazo que me hubiera llevado a nuestros vecinos del norte. Delicioso y potente, pero muy fino y puro.

Recomendado por 2 usuarios
  1. #1

    Gondorff

    Para mí es una Chardonnay como la copa de un pino. En su franja de precios, de lo mejor de USA.

  2. #2

    Swinsword

    en respuesta a Gondorff
    Ver mensaje de Gondorff

    Si su Santa Bárbara me gustó, este me ha parecido delicioso.

    Es muy pura, directa y tremenda.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar