Pues hay mucho en este vino

Porque es un vino de impacto, de potencia, de comidaaaaaaa!!!! Directo, franco y denso.

Y ya se nota en nariz, fruta negra madura, explosiva, jugosa, que aparece junto a pimienta negra, notas ahumadas y de cuero, mineralidad potente, matorral mediterráneo, duelas envinadas, un ramillete de flores variado, con violetas, rosas, amapolas... Notas terrosas, herbáceas y balsámicas. Vino frutal y fresco, con ese punto madurete.

La boca es una explosión de fruta en la boca, con esas especias picantes jugueteando, al tinta china deslizándose por la boca, con una buena acidez, esos balsámicos que te abren los pulmones, unas notas de vainilla que refuerzan ese toque dulce de la fruta madura y equilibran el vino, aunque sigue ganando la frescura. Madera bien integrada, con el tanino aún un punto secante, pero que te muestra su raza. El alcohol se asoma tímidamente dentro del conjunto, sin arruinarlo y dándole un matiz ligeramente cálido. Es largo y con una buena estructura para crecer en boca y suavizar esa potencia.

Me ha gustado bastante este vino, que te pide chicha.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar