Una buena ruta al placer

Mira que hacía tiempo que no probaba los vinos de esta bodega y menuda evolución han tenido. Frescos, bien elaborados y con chicha.

La nariz viene cargada de frutas, de flores y unos tostados torrefactos muy interesantes. Los balsámicos, cuando crees que ya lo has olido todo, te llegan como una ráfaga de aire fresco, uniéndose a la nuez moscada, a suaves especias dulces, ahumados y toques de tierra húmeda y sotobosque. Al fina, notas como gominolas de fresa ácida que le dan un punto divertido. Excelente nariz para un vino de este rango de precios y que ya tiene unos añitos.

La fruta se desliza y explota en la boca, con madurez, pero también jugosidad y la frescura de los balsámicos. Las notas humadas, esas especias picantes y dulces, hacen que gane complejidad. Los tostados se van marcando, con chocolate a la taza muy negro, esos toques de tierra húmeda, de matorral mediterráneo en el postgusto. Buena acidez y un tanino jugoso y redondo. La aireación hace que la fruta se torne más dulzona, pero siempre equilibrada gracias a esos balsámicosy tostados amargos.

Un vinazo para comprar por naves industriales... Y por menos de 5€.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar