Viene Prieto este Cumal

Y delicioso, elegante y mineral. Intenso, pero sin atosigar.

Un vino que te deja las cosas claras ya desde la nariz, con la fruta bien madura, jugosa y fresca, con unos balsámicos y mineralidad potentes. Ahumados, cacao negro puro, hojas de tabaco, nuez moscada y pimienta negra, flores azules, matorral y un toque como de yogur de frutos del bosque, con ese apunte ácido. Notas de pastelería sutiles, con vainilla y diría que un toque como de naranja confitada, que le da más complejidad a este vinazo.

La boca es una delicia, aunque se muestra austera y un pelín cerrada al inicio, pero que se abre y te da esa fruta madura, la tinta china, las especias picantes y unos ahumados y mineralidad marcadísimos. Los balsámicos van apareciendo al pasar el primer trago, que es denso, con cuerpo, pero nada cálido o alcohólico, a pesar de su graduación. Notas de matorral, ese apunte pastelero, con notas avainilladas, y un tanino rústico, que se combina con una buena acidez. Los lácteos se notan muuuuuuuuuuuy de fondo, pero sirven para dar una leve sensación de cremosidad. Es largo y tiene una muy buena estructura, pero no sé si será porque esta uva ofrece vinos así o porque aún puede mejorar.

Grandísimo descubrimiento!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar