Vino Imperial Reserva 1988: Todo en su sitio


Vamos hoy con este Imperial RVA del 88. La botella que compramos en Oct-2015 presenta un nivel de líquido justo al final de los hombros y una contraetiqueta un tanto deteriorada. Abrimos con el abridor estándar de tijeras sin problemas y dejamos respirar por espacio de cuatro horas. Tapón en perfecto estado, largo, compacto y tintado en un 75% de su longitud. Servimos a 17°C para su valoración.

VISUAL: Color rojo picota de capa media-alta, luminoso, con el ribete amplio en tonos cereza bastante atejados. Lágrima escasa, gruesa, lenta y transparente (92).

OLFATIVA: A copa parada emana aromas dulzones a mermelada de frambuesa con un rico toque de uvas pasas. Al agitar aparecen unas ricas notas especiadas de canela y vainilla, balsámicos de eucalipto, apuntes viejunos de bosque umbrío, flores marchitas, fúngicos y arcilla mojada así como recuerdos a naftalina y desván. En la pátina terciaria encontramos tabaco inglés y algo de cacao en polvo. De la madera un sutil hilo que intenta mantenerse erguido pero muy elegante. Intensidad media manteniendo una alucinante complejidad todavía (90).

GUSTATIVA: Y en boca… pardiez!!, qué ímpetu! Ataque imponente, alta acidez acompañada de unos taninos maravillosamente dulcificados que le confieren un tacto sedoso y aterciopelado. Mantiene una estructura colosal en donde la madera ahora sí, está marcada a fuego, omnipresente y en perfecta simbiosis con la fruta. En retronasal encontramos notas de té negro, laurel y montebajo para dar paso a un post-gusto licoroso que nos trae recuerdos de duelas envinadas y compota de ciruelas. Final dulzón, elegante, mostrando un equilibrio y una armonía bárbaros, todo en su sitio. Nos da una persistencia de tres minutos y 10 segundos, qué bestia!! Grata sorpresa este Imperial del 88 del que francamente esperábamos menos, pero se mantiene en todo lo alto. Es más, considero que puede aguantar al menos cinco años en plenitud de forma sin despeinarse. Maestros riojanos!! (93).

La RCP la considero muy buena pues sacamos esta reliquia en 2015 por 21 euros, gran precio si duda.

MARIDAJE: Nos bebimos la botella en tres tandas. Con nuestro habitual surtido de ibéricos primero, luego con unos muslos de pollo al horno con estragón y finalmente con un solomillito de cerdo a la salvia. Estuvo fantástico en los tres ágapes pero resaltaría el maridaje con la carne de cerdo, textura y jugosidad idónea del solomillo para combinar exquisitamente con la sedosidad y los sabores amaderados y dulzones de nuestro reservita. Gran disfrute por enésima vez...

Salud-os!!

Recomendado por 2 usuarios
  1. #1

    Expatriator69

    Fotos:

    • El vino

    • Contraetiqueta

    • En la copa

    • Con el embutido ibérico

    • Con el pollo al horno

    • Con el solomillo de cerdo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar