Una salvaje muy educada

Porque a pesar de ese poderío, se muestra educada, tranquila, que no te avasalla.

La fruta roja y negra flota por la nariz, jugosa y madura, a la que se unen balsámicos refrescantes, flores azules, tierra húmeda, piel de naranja, mineralidad, pimienta negra y nuez moscada, toques de tabaco y tostados, pero sobre todo mucha fruta. 

La boca tiene mucha chicha, con fruta jugosa, del bosque y rojas, con toques de madera fina, regaliz, cacao, monte bajo, especias picantes... Es envolvente, compleja, pero muy directa, con una excelente acidez, esos toques florales y el alcohol muy muy integrado. El tanino es más redondo de lo esperado, sin ese toque rústico que suele expresarse con esta variedad en esta zona.

Muy buen vino, fresco, jugoso e intenso, pero que lo tiene todo bajo control, para no devorarte.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar