Un Manto de frescura

Pues no sé por qué, viendo el color, pensaba que sería un vino pesadote. Pero nada de eso.

La nariz tiene mucha fruta roja madura, con fresas y frambuesas, notas cítricas de mandarina, notas dulces pasteleras, herbáceos, flores azules, pimienta negra y apuntes como de cacao.

La boca es sabrosa, con una buena acidez, esa fruta madura, pero acidilla, con toques cítricos, notas florales, esos toques de crema pastelera que le dan un puntito dulce, la pimienta negra y un toque de matorral, de bosque mediterráneo. De paso fresco y tanino sedosísimo.

Una delicia que para aperitivo o platos suaves va de lujo. Serio y refrescante.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar