Alamar te tiras con este vino

Porque es una gozada fresca, salina, compleja... Y sería un buen compañero de viaje.

La nariz es un chorrazo de fruta de hueso, blanca y amarilla, con toques salinos intensos, seguido de notas de madera humeda, flores blancas, limones maduros, matorral y una mineralidad intensa. Notas sutiles como de vainilla, de laurel, de mar... Los balsámicos son suaves, pero dan un toque muy muy fresco. Poco a poco surgen notas de pimienta blanca y ahumados.

La boca es una mezcla de fruta y salinidad, que le dan frescura, jugosidad y lo hacen muy muy sápido. Flores, matorral, esa pimienta juguetona y la mineralidad se unen para darle un toque complejo, que se suaviza con la vainilla y las notas dulces de la fruta madura. Muy buenos amargores, con unos herbáceos refrescantes, así como su acidez viva y vibrante. Notas ahumadas y cítricas aparecen en el postguto, con un final largo.

Un vino muy muy bueno, con mucha progresión, pero que ahora está tremendo.

 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar