Vino Viña Bosconia 5º Año (G.G.8-77) 1971: Grande este Bosconia 5º Año (si se le dan 4-5 horas de oxigenación)


Botella borgoña típica de Viña Bosconia con buen nivel para la antigüedad del vino.

Cápsula que refleja que estamos ante un vino que ronda los 50 años de edad, papel de López de Heredia quemado prácticamente, cápsula con mucha suciedad que deja todo perdido al quitarla. Procedemos a extraer el corcho pero éste cae entero dentro y toca filtrar cuidadosamente para servir el vino.

Abierto 5 horas antes de disfrutarlo (aunque ya vimos que, recién abierto, estaba expresivo, pero vale la pena dejarlo evolucionar porque es camaleónico y lo que te da al inicio no tiene casi nada que ver con lo que es horas después y va a mucho mejor).

Visual

Picota ocre de bastante capa (entre media-alta y alta), ribete ocre-naranja-atejado-transparente que denota su edad, limpio (salvo posos en la botella y en el filtro), entre opaco y brillante, muy poca lágrima de muy lenta caída. 

Para un vino de esta edad, muy buen aspecto. (9)

Nariz

La oxigenación le viene de fábula. Ya es expresivo al abrirlo pero no es ni la sombra que horas después. 

Inicialmente da notas de fruta roja seca, escarchada y hasta notas de fruta garrapiñada, notas hérbaceas de monte bajo, balsámico-mentolados pero, sobre todo, en un 70-80%, tenemos flores marchitas (de cementerio) por un tubo.

A las horas va evolucionando y el vino está más compacto, se nota más entero que al inicio, con fruta negra muy madura que inicialmente no aparecía, finas maderas viejas, pólvora, ahumados, recuerdos como de crema pastelera, especias y regaliz que 4-5 horas antes no existían en nariz. Ya no gran parte son flores marchitas, salen notas de chocolate, tabaco rubio, toffee, laurel y tostados. 

Es como si el vino fuera involucionando en nariz, es decir, pasando de parecer muy viejo inicialmente a parecer bastante menos viejo con la oxigenación. Increíble. (9,5)

Boca

Inicialmente se nota un vino fluido, muy seco, algo delgado y plano, no muy compacto, de buena acidez, taninos demasiado redondos y que, estando bueno, no enamora y parece que se nos escapa...

A las horas al vino le pasa como en nariz: es un vino que ha crecido enormemente; más compacto, más fresco, con más volumen, cuerpo y densidad, mucho más entero, no tan seco ni acuoso, con una acidez elevada, sabroso, donde se perciben esos sutiles tostados y ahumados de la madera en el paso por boca, donde los taninos son pura seda pero mantienen cierta garra (se perciben en mucosas pero con una elegancia apabullante, puro terciopelo). El vino tiene muchísimos matices en el paso por boca, aún tiene fruta conjugada con madera, regaliz, terciarios, mentolados, herbáceos, chocolates y tostados en un equilibrio como no esperaba cuando lo descorché. Elegancia a raudales.

El final es larguísimo, eterno, con notas a fruta negra muy madura que no notaba para nada 4-5 horas antes, algo de algarroba y notas de mieles (dentro de su sequedad), finas maderas, mentolados, herbáceos, chocolates, ahumados y tostados en un retrogusto espectacular; en vía retronasal aparecen notas de flores marchitas (aunque muchas menos que al inicio), tabaco rubio, balsámicos, regaliz, finas maderas y frutillos negros ácidos en una retronasal increíble. (9,8)

Gran vino en boca que ha necesitado horas para demostrar lo que fue (y lo que es). De los mejores viejunos que he bebido en los últimos meses/años. Una pasada. 

Su PVP lo desconozco, según he visto por la red, oscila entre 32-75€ la botella, aunque dependerá del año de embotellado y la añada base. Ésta fue regalo de un gran amigo veremero (jjdomingo). Gran regalo.

RCP excelente viendo cómo está.

Recomendado por 1 usuario

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar