Vallado para seguir creciendo!!!!

Porque me ha parecido un vino con chicha para crecer, con una fruta bastante rica y una madera presente, pero que no se come la fruta.

La nariz tiene fruta negra y roja en sazón, con frutos del bosque. Aún tiene un punto crujiente y herbáceo, con notas de madera fina, balsámicos marcados, clavo, pimienta negra, tierra húmeda, cacao intenso, con notas de grafito, de tinta china, con nuez moscada y notas de monte bajo. Suave vainilla muy muy de fondo, con flores frescas y la sensación de que es un vino que está creciendo, que está desperezándose.

En boca me lo esperaba más musculoso, pero la fruta es fresca, liviana, con esas moras, arándanos, ciruelas, cerezas picotas... Son jugosas, pero nada empalagosas, con esos toques herbáceos y "tirantes", esa madera que marca aún y un tanino rugoso que hacen que se agradezca ese toque dulce. Flores, cacaos marcados, tierra húmeda, especias picantes y un toque avainillado de fondo. Tiene un postgusto largo, una buenísima acidez, con una excelente estructura que le permitirá crecer en botella. Pero a mi ya me ha gustado, porque ese toque tan fresco.

Interesante vino de una zona que no conocía (y sigo sin conocer, porque por un vino....). Creo que no será la última añada.

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar