Vino Quinta Quietud 2000: Un toro dormido.


Botella comprada en mi primera visita a Toro, alla por el 2004.
Abierta y decantada una hora antes,
De color rojo picota bastante cubierto, con ribete granate y lagrima fina que tiñe levemente la copa.
En nariz mustra fruta negra compotada, notas balsamicas en primer lugar, dando paso mas tarde a los torrefactos, ahumados, tabaco, madera y algo de cueros.
En boca, los taninos todavia se dejan notar, muy buena acidez, dejando un regusto algo especiado y ahumado.
Me a gustado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar