Maduritas me gustan más ;-)

Y es que si ya me gustó su amontillado, con esta manzanilla pasada sabía que iba a acertar.

Y es que ese color dorado ya te llama la atención. Y sus aromas te conquistan, con frutos secos, flores marchitas, toques salinos y de cera de abeja, una mineralidad intensa, ahumados, especias como curry, que juguetea en la nariz, acompañado todo con unos suaves apuntes balsámicos. Muy fresca y franca.

La boca es una delicia, con una gran entrada y cuerpo. Esos frutos secos armonizan con una sensación punzante tremenda, con esa salinidad y mineralidad más intensas aún en boca. Hay flores marchitas y suaves herbáceos, con toques dulzones y una gran frescura en boca.

Como dice Eugenio, es una manzanilla hecha, golosa y que se bebe de lujo.

Para beber a cajas.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar