A la Solana me tiraría yo una buena temporada

Qué buena evolución ha tenido este vino... Cómo ha madurado lentamente y con esa raza volcánica.

La nariz está llena de fruta roja, con fresa madura y un toque de fresas ácidas, arándanos y ese pepinazo volcánico, ahumado, azufroso, con unos tostados de fondo, ese cacao negro y un toque de coco. Hay pimienta negra, clavo, notas avainilladas, regaliz, toques marineros, flores y esa mineralidad tremenda.

La boca es una delicia, con el tanino que explota en la boca y te llena de notas ahumadas, de fruta roja madura, de amargores y una acidez excelente. Esa sensación ahumada y volcánica se te queda durante todo el rato, junto con esa pimienta negra, nuez moscada, flores, clavo, cacao negro puro, regaliz, tabaco, café y un deje salino. La madera está integradísima, igual que el alcohol. El postgusto es laaaaaargo!!!!!! Una maravilla que aún tiene margen para seguir creciendo, pero que, para mi, se encuentra en un momento muy muy bueno.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar