Vino Amontillado Marqués de Poley 1951 (D.O. Montilla-Moriles) 1951: Una joya con mayúsculas muy grandes.


Color amarillo dorado con toques ambarinos claros y brillantes, muy atractivo.

Aromas de muy buena intensidad y calidad donde destacan los frutos secos de varios tipos, maderas finas y nobles, yodo, especias de gran clase, cítricos dulces, caramelo, cacao, toques mielosos y etc. etc. y etc. tiene una complejidad casi sin limites y rozando lo sobrenatural.

En boca es aún "algo" superior, si esto fuese posible, tiene todo lo necesario para ser un vino mítico e irrepetible, sensaciones casi divinas, delicioso desde antes de entrar en la fase del recorrido bucal, todo el paladar se impregna de sensaciones aterciopeladas y enormemente expresivas, nobleza fuera de limite, en resumen todo, absolutamente todo super-sobresaliente.

Enorme, enorme, sin explicaciones, hay que DISFRUTARLO (disculpar pero es inevitable con este liquido casi divino).

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar