Vino Soldepeñas 2012: Sin pena ni gloria


Pues como no lo conocía, y me llamó la atención que llevase garnacha, me pensé comprarlo, aunque con cierta desgana por lo poco que me barruntaba que iba a prometer. Serán prejuicios, no lo sé. En fin, la garnacha me pudo y me lo llevé.

¿Qué me encontré?. Tapón bastante correcto, vino bien vestido, con bonito color, buena fluidez aunque la nariz se la haya dejado en Valdepeñas. Bien por ahí, se ha cuidado que tenga buena presencia.

Paso por boca etéreo, aguado. Ninguna sorpresa, me lo esperaba al ver sus 12º, su precio y que no me casa tan poco alcohol con una zona de producción con buena insolación y temperaturas generosas. A pesar de ello deja un regustillo final rico, principalmente a garnacha, débil y bastante remolón en mostrarse. Bueno, se deja beber sin más. Sin pena ni gloria.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar