Lo ha dado todo.

Cinco años y 3 meses desde la última vez que bebí este vino. ¿Qué me he encontrado?. El corcho, de aglomerado, está impregnado y muy tintado en un cm. y con abundantes cristales de bitartratos.

     A la vista un color rojo picota de capa alta. Limpio, brillante y con un ribete picota y evidentes notas teja. Gruesa, abundante y lenta lágrima en su carrera por el cáliz de la copa. Con precipitación en el fondo de la botella.

    En nariz frutas negras  y rojas muy maduras. La madera continua integrada y sin sobresalir.

    En boca es donde mejor se aprecia el paso del tiempo. Continua elegante, sabroso, frutal, mineral, vainilla, con notas de oxidación y manteniendo una ligera acidez que te permite beber y disfrutar, de momento, del vino. Taninos muy domados. Está, casi, en las últimas. Para vivir 4-5 meses. Grato y maduro  paso de boca. Es un vino largo. Me da una permanencia de 2,30 minutos.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar