Restaurante Urretxu en Barcelona
  

Restaurante Urretxu

2
Datos de Urretxu
Precio Medio:
45 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Sant Martí
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


2 Opiniones de Urretxu

Tenía ganas de visitar este restaurante vasco (cocina guipuzkoana) situado en la calle Marina de Barcelona. Un grupo de amigos organizó una cena y me lo propusiron, con lo que acepté encantado.

El local no siempre abre por las noches: sólo si lo pide un grupo de al menos 10 personas. Nos colocaron en un reservado con vistas/entrada directa a la cocina, sitio correcto sin nada destacado de decoración pero muy cómodo para estar.

El menú era cerrado e incluía todo lo que os voy a contar, incluída alguna cerveza y no pocas botellas de agua.

Para empezar, nada menos que ¡6! entrantes que venían en platos para compartir entre 3 ó 4.

- Gambas rebozadas en gabardina. Buenísimas, una delicadeza de bocado.
- Tortilla de bacalao: no la había probado nunca y la verdad es que gustó pero no fue lo más destacado de la velada. Buen producto, eso sí, el pescado y huevo poco hecho.
- Pulpo a la gallega. Con la tortilla para mi lo más flojillo, aunque eso no quiere decir que no fuera de notable. Le fallaba la patata tal vez.
- Txangurru a la donostiarra. Viene a ser una especie de centollo servido en su armazón hecho con la carne desmenuzada aderezada con salsa. Delicioso.
- Ortigas de mar rebozadas (la sorpresa porque no nos lo esperábamos). De 10 tanto la presentación como la textura como el sabor... sabor a puro mar que se deshacía en la boca. Tenían el aspecto de pequeñas alcachofas fritas. Una vez dimos buena cuenta llegó el dueño Joserra a enseñárnoslas crudas para hacernos ver que si las hubierámos visto así no nos habríamos atrevido a probarlas (parecían unas miniostras con la carne sobre la valva).
- Morcilla de Navarra. Otro 10, la mejor morcilla dicen de España y por ende del mundo. Nada grasienta, más marrón/gris que negra, supertierna, sabor con mucha personalidad sin ser fuerte...

En cuanto a vinos, Txacolí escanciado (me encanta, sus 10.5 grados hace que parezcan la mitad) y un reserva riojano del cual no recuerdo el nombre. Bueno sin ser algo impresionante. Tomamos entre 11 unas 9/10 botellas de ambos...

Pasamos a los platos principales: una gigantesca merluza en salsa verde con ajos laminados por encima cocinada con guindilla. Tiernísima y fresquísima, un plato que ya valdría 12 euros a la carta como mínimo.

Y el plato estrella de la noche: Chuletón de vaca vieja con salsa Maldon. Joserra nos advirtió que lo había tenido que comprar a precio algo más alto y que por eso no habría tanta cantidad pero que si queríamos más podríamos pagar un extra. No hizo falta pues nos trajo como 3 por cada 4 personas. Ya cortado, poco hecho... una delicia acompañada del tinto.

Y faltaban los postres: se podía escoger tarta de Santiago, helado de turrón, Idiazábal con membrillo... como ya llevaba el estómago bastante lleno me decidí por un sorbete de limón al cava servido en copa de flauta. Un buen colofón para acabar con la cena. Y muy bueno para no ser seguramente su especialidad.

Café y chupitos (crema de orujo, pacharán, orujo de hierbas y orujo blanco). Nos dejaron las 4 botellas para que nos sirviéramos a voluntad...

Gran velada y los 50 euros más propina que pagamos eran casi un regalo por todo lo que disfrutamos. Tanto Joserra como el resto de su equipo se portaron superbien con nosotros con ese trato tan cercano (sin ser pesado) que nos hicieron sentirnos supercómodos.

Para repetir una vez al año desde luego... mejor con frío

Diversos factores habrán influido en ello, pero lo cierto es que hacía tiempo que no descubría un restaurante de aquellos que dices; "volveré". Y volverás con tus hermanos, con tu familia, con aquellos amigos de siempre.....y el que me ha llegado al fondo del estómago ha sido el Urretxu. Su propietario, José Manuel, que nos explica que es originario de allí, del pueblo guipuzcoano del mismo nombre y Amaya en la cocina hacen un equipo que se nota que se compenetran muy bien.

Vamos al grano. De primero para compartir una tortilla de Bacalao: ni un pero, bien hecha, crudita por dentro, el bacalao suave y con una presencia casi invisible. Y también para compartir una morcilla espectacular, de lo mejor que he comido en mucho tiempo. Nada de arroz y mucha verdura, destacando la cebolla y el puerro, aunque debo decir que solo sabía a morcilla, de las buenas de verdad. Era simplemente hervida. Lo mejor de la comida.

De principal y postre un chuletón. Grueso, muy bien cortado, gustoso.

Come veréis, fue una comida muy "clásica", de sidrería, pero en Barcelona, en un ambiente muy relajado y agradable. Para ponerle un "pero", el mantel se podía renovar.

Me consta que también hay menú diario. Tiene tres mesas en un apartado interior que da a la cocina. Hay que reservar con antelación. Y el precio, más que razonable.

Para beber, un Rioja Reserva Ondarre del 2005. Sencillamente sensacional.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar