Restaurante Cal Marques

Datos de Cal Marques
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
5.7 10
Servicio del vino:
4.7 10
Comida:
5.7 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
5.7 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Girona
Localidad: Camprodon
Dirección: Cataluña 11
Código postal: 17867
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 35,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


4 Opiniones de Cal Marques

Desde el 12 de abril, el restaurante Cal Marqués cuenta con un nuevo equipo de gerencia.
Por lo que los comentarios registrados en la ficha del restaurante hasta ese momento se corresponden con la gerencia anterior.

Ubicado en un edificio gótico propiedad del ayuntamiento, centro cultural y museístico el restaurante ha sido regentado por varios cocineros y gestores que han pasado por el local con más o menos fortuna.

Últimamente parece que lleva una buena trayectoria y con buenas perspectivas de futuro, local amplio y con la obligada separación entre mesas, manteles y servilletas de tela, copas de vino convencionales, los días de diario solamente ofrecen el menú con ocho opciones para los entrantes y otras ocho para los platos principales además de postres con un precio de 22 € incluyendo el agua

De primeros optamos por

-Tostada con escalivada, anchoas y olivada, abundante y bien presentada.

-Canelón mar y montaña de pollo de payés con salsa de gambas, resultó muy bueno y la salsa excelente.

Seguimos con

-Arroz de calamar y senderuelas, platos demasiado abundantes, el arroz meloso y en el que el fuerte sabor de las setas era predominante no permitia reconocer el resto de sabores.

Los postres caseros, muy buenos. Tiramisú con una presentación muy original y mil hojas de nata fresca hecha en casa y helado de vainilla.

Dos buenos cafés.

En la carta de vinos están bien representadas la mayoria de las D.O. de Catalunya y algunas pocas referencias de vinos del resto de España, elegimos una garnacha blanca de la D.O Terra Alta, Aucalà 2018 vinificada por celler Serra i Barceló, servido a muy buena temperatura, el servicio consistió en descorche, cata y primer servicio.

El servicio fue ágil y agradable.

Una buena opción en este turístico pueblo de Camprodón.

Segunda visita al restaurante meses despues de la anterior. Logicamente no hay cambio de entorno y todo sigue igual en ese apartado.
Tomamos pinchos que , ni estaban malos , ni estaban buenos. En general esa fue la tonica de la cena. Nada esta bueno, tampoco nada está malo.
De segundo y, acordandome de la otra vez, Entrecotte de buey. esta vez la calidad no era la misma ni de lejos. Pedimos dos chuletones , uno lo sacaron al punto, el otro se les fue y estaba pasado de plancha. Sabor medio de la carne y , lo que mas me llamó la atención , que el corte no era bueno. La pieza estaba mal cortada y eso provocaba que no se cortara con facilidad.
Postre no tomé , los que lo tomaron comentaron que no tenia sabor (texturas de chocolate).
Sericio muy disperso, irregular , confuso y difuso. Los platos llegaban a la mesa de forma desordenada y sin ningun ritmo. Eso si, voluntarioso y amable, pero......
Servicio del vino con un marcado empeoramiento. No hay servico por copas ya y el resto, simplemente ni esta ni se le espera. Te abren la botella y , ni siquiera la dan a probar.

Tengo la sensación de que han cambiado la gente que lo llevaba y , aquello que prometía , no se ha materializado ni de lejos. Si siguen asi, mucho deberian de cambiar para poder ser una alternativa a otros locales del pueblo

El precio es sin vino

Ocupa el local del antiguo Casa Marques (excelente restaurante), que más tarde ocupo el Marques de la Boheme (que acabó siendo un pesimo restaurante).
Algunas modificaciones en la decoración, se ha potenciado la barra del fondo a la izquierda con oferta de pinchos. Servilletas de papel y resto de menaje de batalla. Mesas amplias , con una buena separación entre ellas. En conjunto , el ambiente se asemeja a un local de tapas con servicio de mesas , aunque puedes tomar los pinchos en la barra. hay diferentes pizarras donde se explican tanto los vinos como la carta y los menus
Comi de primero pinchos , en general buenos , unos mejor que otros , pero la media fue notable.
De segundo carne a la piedra. La prsentan de forma diferente a lo que yo había visto , ya que el plato viene cocinado , además te dejan una piedra por si te la quieres hacer mas. Siempre me habian sacado la carne cruda y te la hacias sobre la piedra, pero , bueno , es su forma de hacerlo. Muy buena calidad, perfecto el punto que pedi, mucho sabor y muy tierna.
No tome postre, pero quien lo tomó comento que estaba correcto.
Carta de vinos más amplia de lo habitual en los restaurantes de la zona . Ofrecen , incluso la posibilidad de vinos por copas, cosa que yo no habia conocido en ningun sitio de la zona antes. Carta no muy extensa, con referencias clasicas y basada en vinos catalanes, de rioja y de ribera preferentemente. Servicio que se li mita a abrir la botella y dar a probar.
Servicio de sala muy amable, Voluntarioso y diligente. Quizás algo desordenados , pero será porque llevan poco tiempo abiertos.
Desde que se fue Pau Barba , Camprodon perdió su mejor restaurante. Le sucedió otro en el local que mejor olvidar y ahora , en tiempos muy duros , se ha vuelto a abrir el local con nuevos dueños. Valentia no les falta . Y eso siempre es digno de admirar. Que con la que esta cayendo se atrevan a brir un negocio es digno de loa. Favorece su aparición porque , su materia prima es buena o , incluso, muy buena.
Es un buen sitio para comida sin ornamentos , pero honrada. Sólo por eso merece la pena ir.
No pagué yo, pero el precio de forma orientativa con vino y bebida

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar