Restaurante Llamber en Barcelona

Restaurante Llamber

Datos de Llamber
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
6.9 10
SERVICIO DEL VINO:
5.7 10
COMIDA:
7.5 10
ENTORNO:
7.5 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Barcelona
Localidad: Barcelona
Dirección: Fusina 5
Tipo de cocina: Asturiana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 32,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de Llamber
OPINIONES
3

Francamente buena mi primera experiencia en este establecimiento. Local bien ubicado delante mismo del Mercat del Born con una decoración austera pero muy cómodo. El conjunto del establecimiento desprende muy buena impresión y el personal en su conjunto es atento y amable. Acogedor. Imprescindible este detalle aunque parezca baladí ya que no todos los locales de esta zona ofrecen la atención que debieran. La calidad de la comida es excelente. Cocina elaborada con toques de originalidad. Sabrosa e impactante. Sensacional la fórmula de platos para compartir. Resulta divertido y diferente. Buena carta de vinos con referencias bien buscadas y seleccionadas. Cocina con detalles de donde se deduce pasión. Cuidada presentación. Platos originales. Buena mano. Ganas de agradar. Relación calidad/precio correcta. Merece la pena una visita. Recomiendo. Repetiré.

Gastrobar, uno más, con aire asturiano. Gastrobares son los restaurantes con tapas y platillos en lugar de entrantes, primeros y segundos. No tengo nada en contra de ellos. Los gastrobares aprovechan para ahorrarse el mantel. En este caso las mesas de estética rústica -pero cara- están parcialmente cubiertas con manteles individuales. Agradable puesta en escena, pero también explotada en exceso en Barcelona.

Bonita barra al principio del local y estética bodega al final. Por cierto, tienen una extensa selección de vinos a copas y los precios de los vinos en botella están a precios ajustados.

Carta dividida entre "pica-Pica" y "Platines". Lo que pedimos lo compartimos entre todos.

Pedimos unas croquetas caseras, bien, normales. Lo de caseras dejó las espectativas muy altas, demasiado.

Un pan de coca con tomate, bien:

Una apetitosa parrillada de verduras. Más fotogénica que sabrosa.

Un buen y suculento arroz negro con sepioneta y all i oli (muy asturiano -de momento- no es el menú elegido)

Una fondue parmesano, consistente en unos langostinos rebozados y unos espárragos trigueros ensartados (o empalados) y una salsa de parmesano. La combinación buena.

El pixin (rape)

La morcilla de Burgos con chipirones. Muy sabrosa combinación

Las fabes, con su chorizo y su morcilla, muy buenas tanto, que repetimos

Y rematamos con un entrecotte de vaca, Sabroso

Bebimos una botella de Gramona III Lustros (cava) y una botella de Lalama (Ribeira Sacra)

No acertamos con los postres, una coca de manzana y Café Quiros

Tomamos café y no recuerdo que tal

Aquí con fotos:
http://felixthefox.blogspot.com.es/2013/05/llamber.html

Ya sabéis que cuando veo demasiadas notas de prensa y/o "publicaciones" de un mismo lugar, en un espacio corto de tiempo y todas 'so excited' con la experiencia gastronómica (lo que antes llamábamos una cena), la desconfianza me aumenta de manera proporcional al número de publicaciones. Y eso me pasó con Llamber.

Al final he acabado probándolo y puedo decir que se trata de un lugar original y en el que se come bien y sin paridas.

El local es bonito, bien decorado y aún lucirá más cuando el antiguo mercado del Born esté terminado. El servicio es amable y cercano. Y como siempre digo, esto no tendría que ser noticia, pero dado el panorama de servicio que nos encontramos en muchas ocasiones, vale la pena valorarlo.

Y la comida, de rollo asturiano y bien resuelto. Ya nos contaron de entrada que estaba pensado para compartir y lo normal era pedir 4 o 5 platos para dos personas. Elegimos los siguientes,

Unos dados de berenjena con miel y la andaluza, que aunque buenos, añoraramos los chips de berenjena con un poco de miel del bar Mundial que nos encantan.

Una 'patatines' con cabrales y praliné de avellana que encontramos muy buenas. Se trata de unas sencillas patatas pequeñas con cabrales, muy bien presentadas.

Una morcilla con chipirones, muy bien presentada como veis en la foto. La morcilla cortada longitudinalmente, hacía de base y los chipirones, iban por encima. Nos gustó mucho también.

Como cuarto plato hemos pedido la tabla de quesos catalanes y asturianos, que como muchos platos se podía pedir media ración. Pero hemos elegido la entera y así ya acabábamos la comida. Y ya sin mirar los postres, directamente a los cafés.

En resumen, cocina asturiana más o menos actualizada y modernizada, en un entorno moderno y bien servido. Seguramente la percepción ha sido mejor que si hubiéramos ido una noche, que por lo que sé, está mucho más lleno y evidentemente el servicio va más estresado, pero esto va un poco por azar y como siempre he dicho, para hacer una crítica ponderada , habría que ir al mismo restaurantes en diferentes momentos, lo que no sería buena, ni por mi salud ni para la cartera.

Y a mí personalmente me gusta más esta cocina más 'guarra' de la morcilla y el cabrales que las desconstruccions o los 'cheviches' sin los que hoy en día, parece que una cocina, no sea cocina ... Quiero decir con esto, que comí bien y ningún problema en volver.

Tomamos vino a copas y cabe decir que tienen una buena oferta. Desgraciadamente los vinos catalanes no son mayoría, pero hay una oferta decente. La comida con 3 copas de Priorat (La Petite Inés) y cafés, salió por 64 €.

Como resumen, decir que no pasa a la lista de mi "top ten", pero que nos gustó y que ningún problema en volver, ya sea en el restaurante o en la zona de barra de la entrada. También ofrecen un interesante menú de mediodía.

Ricard Sampere
www.restaurantscat.cat

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar