Restaurante Bar Cris en Caudete de las Fuentes

Restaurante Bar Cris

Datos de Bar Cris
Precio Medio:
15 €
Valoración Media:
6.3 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.5 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Caudete de las Fuentes
Dirección: Avenida Banda de Música El Ángel, 8
Código postal: 46315
Tipo de cocina: Tradicional, Castellana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 10,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de Bar Cris

De regreso a casa por la A-3 y dadas las fuentes de información veremeras del local, se impone conocer uno de esos locales clásicos de "dar de comer", que con la autovía dejaron de estar orilla de la carretera y referencias al paso de coches. Hay que desviarse pero poco. Lo que hay que elegir es el dia ya que esas tan apetecibles manetas solo están en fines de semana. Chasco gordo.

En el menú del día nos encontramos que llegamos con antelación al servicio (14 h en punto) y aprovechamos para una cerveza y clarita con unos torreznos correctos.

Lo elegido en primeros:
. guisado de cordero: plato casero, de cocción lenta, bien de carne y verduras. Interesante.
. sopa de fideos: de nuevo buena cocción y ración.

De segundos:
. embutido de la zona: morcilla. longaniza, perro (magro, tocino y especias). Bueno, frito sin excesos de aceites.
. guisado de cordero parecía mejor opción que el resto de segundos

Un sitio casero pero que no merece la pena el desvio entre semana. Habrá que buscar el fin de semana donde mejoran las opciones.

Tras una visita a la bodega San Juan, culminamos con una comida en este restaurante de Caudete de las Fuentes. Compartí mesa con José Contreras, así que obviaré detalles ya mencionados.
Restaurante sencillo de pueblo, no hay trampa ni cartón, ni glamour ni detalles extra más que una cocina honesta, nada más y nada más menos. Y es que Cris, alma mater de este local, es pura honestidad, es la madre de Bruno Murciano, sí, pero es tu madre en cuanto te sientas a comer. Tanto en el trato como en la cocina que elabora. Así que le dejamos hacer y fue sacando lo que le dio la real gana.
Empezamos con unas croquetas caseras de setas, morcillas y alcachofas, a cada cual más rica, aunque tal vez la que más me llamó la atención fue la de alcachofa, pues me parece la más difícil de conseguir y de obtener un buen sabor. Con setas recolectadas en la zona y una buena morcilla, es relativamente fácil sacar un buen producto, pero a la alcachofa hay que saber tratarla para que dé la talla junto a las otras dos.
Manitas de cerdo crujientes, hasta el momento, de las mejores manitas de cerdo que he comido nunca. Y es que pese a rebozado y frito de la manitas, la textura melosa de las manitas se mantiene. Es un plato de 10 que ya estoy deseando volver a probar cuando vuelva.
Gazpacho manchego, todo el sabor de la zona concentrado en un plato. Uno de los platos más típicos de la zona y que en este restaurante lo hacen realmente bien. Eso sí, abstenerse los poco amantes del picante, porque aquí la pimienta es la gran protagonista.
Codillo a la brasa. Un codillo jugoso que se deshace en la boca, pero con un toque ahumado de su paso por la brasa. No exagero cuando digo que es mejor codillo que he probado nunca. Y es que la brasa, bien tratada, cada día me gusta más, y si además se consigue ese toque jugoso, donde la carne se deshace en la boca, el resultado es de quitarse el sombrero.
De postre tomamos una tarta de queso casera bastante buen y con eso nos fuimos a hacer una digestión que ya iniciamos en una larga tertulia que se prolongó hasta la noche.
Tomamos los vinos que comenta José, obviamente por hacer un guiño a Bruno, y porque están realmente buenos. Copas corrientes, pero tampoco es este el lugar donde encontrar una carta de vinos muy selecta, ni unas copas ad hoc.

Sin duda, volveremos por la zona y seguiremos de cerca lo que hace Cris. Extiendo aquí a todos la recomendación que nos hicieron, es conveniente llamar y avisar de que se va a ir para que se prepare una cocina más elaborada, pues de normal se sirve un menú de la casa más corriente, aunque no menos interesante.

Restaurante regentado por Julian Murciano y Cristina Gallego, un matrimonio encantador arraigado a su trabajo y a su tierra. He estado dos veces en las últimas tres semanas y no he podido resistirme a repetir las croquetas de setas, morcilla y alcachofa y las manitas de cerdo fritas (tras hervirlas) y crujientes. Ayer tomamos de segundos, consomé, con buena sustancia, y chuletón de ternera de lechal. En mi anterior visita tomamos un gazpacho de caza, rico y contundente, y un codillo de cerdo verdaderamente delicioso. Postres caseros: natillas, tarta de queso,...

El espacio es el típico de los bares de los pueblos de la zona, sin ostentacion, vajillas y cristalería corrientes pero lo que importa es lo que hay dentro de los platos :-). En el apartado de vinos, oferta escasa pero siempre tienes alguna buena referencia local como el Bobal de Sanjuan, Pago de los Balagueses y, como no, La Malquerida y el Sueño de Bruno, los vinos que elabora Bruno Murciano, el hijo de los propietarios, junto a David Sampedro.

¡Hay que ir con apetito!

  • Restaurante Cris en Caudete de Las Fuentes

    Restaurante Cris en Caudete de Las Fuentes

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar