Restaurante La Venta Boffard

3
Datos de La Venta Boffard
Precio Medio:
18 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de La Venta Boffard

Tras alguna visita intermedia, en esta ocasión un grupo de nueve personas aparecemos por el local pasadas las 15 horas y a pesar de tener un buen número de clientes, todos son facilidades y buenas caras.

Acomodados en una gran mesa circular con un trillo cubierto por un grueso cristal de base, tras abrir boca con dos raciones de queso de la casa, el cual sigue conservando un gran nivel y que en mi modesto criterio, está muy por encima del que suelo encontrar a la venta en otros lugares.

Posteriormente siete personas se deciden por el menú de peregrinos a 10 € más el IVA y el resto se deciden por un platos de pasta, albóndigas etcétera.

Vino de la casa ha pasado de ser Carmelo Rodero a un clásico de Rioja como es el Montecillo.

No entrando los postres en el menú, se degustaron varios como flan de queso, flan de chocolate etcétera, estos con buen nivel y excelente presentación aunque quizás un poco caros (tres euros) dado el tipo de local.

Comentario:

Local donde impera un servicio amable y sonriente, con un menú con una buena relación calidad precio, muy buen queso, y en conjunto “es lo que es”.

Si hacéis el Camino de Santiago, creo que es un lugar aconsejable para reponer fuerzas y si os dirigís desde la ciudad de Palencia Cantabria y os acucia la hora, en un día que simplemente queréis eso “reponer fuerzas” os lo consejo.

Nuevo traslado a Castilla y saliendo a primera hora de la tarde de Torrelavega optamos por desviarnos a comer en Fromista. Como la anterior visita nos agradó y no queríamos hacer una comida copiosa, decidimos por unanimidad, ir a la Venta Bofard.
Como novedad han incorporado 10 Menús Peregrinos a 10,00 E./P., además de las raciones de picoteo que mantienen habitualmente, siendo en su lectura apetitosos, optamos por los mismos ya que llevan incluidos bebida (Caña de cerveza, agua o vino) y postre.
Así nos inclinamos por: Ensalada y Lasaña de Verduras; Ensalada y Lasaña de Carne; Ensalada y Pimientos Rellenos de Bacalao y Menestra de Verduras y Tosta de Lomo de Olla y Pimientos Rojos.
Buenas, sabrosas y abundantes las ensaladas que estaba muy bién ilustradas con bonito, queso de la casa, pipas de gigantea, pimiento rojo, por supuesto lechuga, etc. buen aceite y vinagre glacée de Módena.
Los segundos, servidos en vistosas y originales fuentes, también eran generosas raciones. Todos alabamos y comentamos lo sabrosos que estaban.
De postre unas caseras, ricas y frescas natillas.
Acompañamos la comida con 4 cervezas, entraban en el menú, que tomamos de aperitivo y después una botella de Carmelo Rodero 2013, fresco y joven vino que encajaba muy bién con las viandas pedidas.
Cuatro cafés cortados(1,50), Agua Solán de Cabras 0,333cl.(1,25).
El servicio es diligente, amable, educado y cercano.
Han abierto una terraza en la que se puede comer y admirar detalladamente, el abside la de iglesia de San Martín de Fromista, joya del románico palentino y español, pues está ubicada justo y a escasos 10 metros de la misma.

Fromista en un lugar bien situado, kilométricamente hablando, para los cántabros en nuestras visitas a Valladolid o Zamora, para parar tanto en la ida como en la vuelta.

En esta ocasión ya de vuelta, precisábamos un lugar para comer algo informal, tras un “fin de semana duro” desde el punto de vista gastronómico. Ninguno de los lugares que conocíamos, bien por experiencias anteriores o bien por la guías, nos cuadraba para lo requerido, pero casi en un último momento uno de los acompañantes, se acordó que por vía boca oreja, alguien le había hablado de este local, con las únicas referencias de “la Iglesia de San Martin” y de “Boffard”.

Pues allá que nos asomamos el local y nos pareció lo que buscábamos.

Creo que fue un almacén de la firma de los quesos y ahora es, aparte de una zona de exposiciones, otro amplio local, donde tiene una barra larga y en espacio adjunto, un lugar con varias mesas.

Y efectivamente, nos acomodamos en una amplia mesa con un trillo de base, tapado con un cristal grueso, junto a una ventana desde la cual se ve a escasos metros la citada iglesia (referente del románico).

No tiene cocina, por tanto tienen una carta con ensaladas, tostas y ciertos platos a calentar. Nos pusieron unos mantelitos individuales de papel y disfrutamos de:

Dos tostas de lomo de olla, con pimientos asados y lascas de queso.

Una ración de crema de morcilla.

Una ración de queso de la casa.

Un surtido de ibéricos.

Todo en raciones grandes, bien presentado y de muy buen nivel: nos llamo más la atención por ser menos frecuente que los quesos y los ibéricos, las tostas con un lomo de los de “antes” y la crema de morcilla (por Cantabria no abunda así) con una buena cremosidad, con un punto de dulzor y hasta de picante, perfecto. Todo acompañado de un muy buen pan.

No pedimos carta de vinos y tomamos dos botellas de Carmelo Rodero 2012, en unas buenas copas.

El servicio muy, pero muy amable, atendido por dos chicas y no solo con amabilidad, también con diligencia y sin compadreo.

Lo descrito más cuatro copas de Martivilli de entrada, una botella de agua y tres cafés, para cuatro comensales, ascendió la cuenta a 84 euros, por tanto a 21 euros por comensal.

Otro lugar a apuntar en esta localidad, para parar a tapear o comer en plan informal, con muy buen producto, quizás hasta un mejor servicio, buen precio y en un ambiente nada bullicioso.

Ver más restaurantes en Frómista

Castellana   1

Novedades de Verema

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar