Restaurante La Venta Boffard: Para tapear en Frómista


Fromista en un lugar bien situado, kilométricamente hablando, para los cántabros en nuestras visitas a Valladolid o Zamora, para parar tanto en la ida como en la vuelta.

En esta ocasión ya de vuelta, precisábamos un lugar para comer algo informal, tras un “fin de semana duro” desde el punto de vista gastronómico. Ninguno de los lugares que conocíamos, bien por experiencias anteriores o bien por la guías, nos cuadraba para lo requerido, pero casi en un último momento uno de los acompañantes, se acordó que por vía boca oreja, alguien le había hablado de este local, con las únicas referencias de “la Iglesia de San Martin” y de “Boffard”.

Pues allá que nos asomamos el local y nos pareció lo que buscábamos.

Creo que fue un almacén de la firma de los quesos y ahora es, aparte de una zona de exposiciones, otro amplio local, donde tiene una barra larga y en espacio adjunto, un lugar con varias mesas.

Y efectivamente, nos acomodamos en una amplia mesa con un trillo de base, tapado con un cristal grueso, junto a una ventana desde la cual se ve a escasos metros la citada iglesia (referente del románico).

No tiene cocina, por tanto tienen una carta con ensaladas, tostas y ciertos platos a calentar. Nos pusieron unos mantelitos individuales de papel y disfrutamos de:

Dos tostas de lomo de olla, con pimientos asados y lascas de queso.

Una ración de crema de morcilla.

Una ración de queso de la casa.

Un surtido de ibéricos.

Todo en raciones grandes, bien presentado y de muy buen nivel: nos llamo más la atención por ser menos frecuente que los quesos y los ibéricos, las tostas con un lomo de los de “antes” y la crema de morcilla (por Cantabria no abunda así) con una buena cremosidad, con un punto de dulzor y hasta de picante, perfecto. Todo acompañado de un muy buen pan.

No pedimos carta de vinos y tomamos dos botellas de Carmelo Rodero 2012, en unas buenas copas.

El servicio muy, pero muy amable, atendido por dos chicas y no solo con amabilidad, también con diligencia y sin compadreo.

Lo descrito más cuatro copas de Martivilli de entrada, una botella de agua y tres cafés, para cuatro comensales, ascendió la cuenta a 84 euros, por tanto a 21 euros por comensal.

Otro lugar a apuntar en esta localidad, para parar a tapear o comer en plan informal, con muy buen producto, quizás hasta un mejor servicio, buen precio y en un ambiente nada bullicioso.

  1. #1

    Otilio Haro

    ¿Pertenece entonces a la quesera o no?
    Se come muy bien a veces en ese plan, eh...

    Un abrazo.

  2. #2

    Gabriel Argumosa

    en respuesta a Otilio Haro
    Ver mensaje de Otilio Haro

    Alli me entere de una parte de las historia de esta quesera: empezaron en la ciudad cántabra de Reinosa, luego han pertenecido a Osborne y ahora a mantequerias Arias.

    En el local del restaurante han tenido un almacen al menos y ahora lo descrito mas una sala de exposiciones. Por lo que me dio la impresión el local sigue siendo de la empresa, pues el queso es de ellos y se pueden comprar tambien dichos quesos, lo que no sé, es si el personal es una concesión o son empleados.

  3. #3

    G-M.

    Jaja, eres la os...
    "Sin compadreos"

  4. #4

    G-M.

    en respuesta a Otilio Haro
    Ver mensaje de Otilio Haro

    Oti, júrame que no te ha chocao y no te ha hecho sonreír la frase de nuestro compañero de fatigas del servicio "sin compadreos"
    Es el mejor!!!!!!!

  5. #5

    Gabriel Argumosa

    en respuesta a G-M.
    Ver mensaje de G-M.

    Ya sabes el servico amable a veces se pasa a "familiar o como en casa" que dicen algunos, eso a mi de da de entrada un cierto reparo, que en un ratito me acaban llamando Gabi o un "oye tu" o un "no sé si me entiendes", como si yo no hubiese entendido en esta vida cosas complicadas.

  6. #6

    G-M.

    en respuesta a Gabriel Argumosa
    Ver mensaje de Gabriel Argumosa

    Jaja, si no hace falta que te expliques, te he pillao a la primera. Me ha hecho gracia.
    Un abrazo, amigo

  7. #7

    Joseangel

    Esa crema de morcilla que os pusieron bien pudiera ser una muy típica de Palencia que se llama morcilla de Villada. Se presenta tanto embutida como en tarros, y es muy cremosa, presentando un agradable equilibrio entre el dulzor que le aporta la cebolla y el picante de las especias. A mi personalmente me encanta.

  8. #8

    Gabriel Argumosa

    en respuesta a Joseangel
    Ver mensaje de Joseangel

    Pues a nosotros también nos gusto, por cierto tambien me gusta la leonesa, en general más picante.

  9. #9

    Otilio Haro

    en respuesta a G-M.
    Ver mensaje de G-M.

    He sonreido, pero no me ha chocado. Él es muy suyo.
    Me he partido la caja con la explicación que te ha dado. Me lo he imaginado mirando inquisidoramente y con esa pose típica medio de perfil que tiene en el caso de que el camarero le llamara Gabi. Jajaja...

  10. #10

    oscar4435

    En un rato pasare por el cartel de este pueblo , donde tengo familia , y al mediodía a comer al labrador .

  11. #11

    Gabriel Argumosa

    en respuesta a oscar4435
    Ver mensaje de oscar4435

    Ya esta avisado el personal. Que tengas buena experiencia.

  12. #12

    G-M.

    en respuesta a Otilio Haro
    Ver mensaje de Otilio Haro

    XXXXD
    lo de Gabi, genial

  13. #13

    jacomur

    en respuesta a oscar4435
    Ver mensaje de oscar4435

    Pues para, te tomas un Martivillí y una tapa de queso; que Fromista es justo la mitad del camino hasta Zamora capital.

  14. #14

    jacomur

    en respuesta a G-M.
    Ver mensaje de G-M.

    Demostraron ser buenas profesionales y diligentes. Eran ellas dos para atender la barra y las mesas; y estas estaban practicamente llenas de familias tomándose el aperitivo.

  15. #15

    Josan01

    Maestro Gabriel, esa crema de morcilla me ha tocado la fibra sensible.... Es que uno se pone muy sensible con las cremas.Un abrazo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar