Restaurante El Fil d'Ariadna

3
Datos de El Fil d'Ariadna
Precio Medio:
31 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
9.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 20,70 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de El Fil d'Ariadna

No soy muy aficionado a repetir comentarios del mismo restaurante, y mira tu por donde, este es el tercero que hago de El Fil d'Ariadna. Por lo general tengo que encontrar algo que me llame la atención para hacerlo, en este caso, al margen de su evolución y de su buena cocina, está la costilla de cerdo entera cocinada a baja temperatura... luego lo comentamos.

Empezamos con un servicio cercano, amable, simpático y bastante enfocado en recomendar un ágape a base de unas cuantas cosas para compartir, nosotros íbamos a tiro fijo por la costilla, así que dejamos la recomendación para los primeros.

Fueron para compartir, buñuelos de bacalao (seis piezas), muy pero que muy buenos, cremosos por dentro y rebozado suave que daba todo el protagonismo al relleno, como debe ser.

El otro primero fue El huevo a la brasa con parmentier de trufa, el huevo al romper libera toda la yema, el acompañamiento también es para "sucar", puede ser un plato contundente.

Y así llegamos a la costilla de cerdo, una buena pieza, no puede estar mas buena, tiene que ser pecado y no nos importaría ir al infierno por ello, el dominio de la brasa es indudable, tierno, sabroso, piel ligeramente crujiente, el punto de cocción ideal, para mi, ni un poco mas, ni un poco menos, justo ese, la boca agua, la guarnición son unas patatas pequeñas al horno, unas alcachofas y cebolla.

No pedimos postre.

Respecto al vino, es aquí donde han involucionado (al contrario que en la cocina), especialmente en el servicio del vino, en nuestra primera visita nos atendió la somellier, recomendó, envinó las copas, etc... quizás se lo llevó por delante la crisis (especulo), en esta última, descorche y llenado de la primera copa.
Si tengo que decir que la carta, aunque escueta, tiene referencias interesantes... el 600 metros sa forana que pedimos nosotros (17€), o L'Heravi, o Bru de Verdu o el Escondite, por ejemplo.
Buenas copas y servido a su temperatura.

Esplendida velada, el restaurante casi lleno, espero que les dure, por nosotros no va a quedar.

Lo habíamos visitado en sus inicios y nos habían quedado las ganas de ver su evolución. Un año después mas o menos, volvimos.

El local no ha cambiado, salvo que ahora según me contaron, están “maridando” la gastronomía con el arte, en estos momentos, con una pequeña exposición de maquetas de barcos, en su web, dan mas información de sus actividades. www.elfildariadna.cat.

En la carta varios platos que ya nos sonaban de la vez anterior y la novedad es el menú festivo, al menos no lo recordábamos, supongo que para adaptarse a la crisis, un menú de 20€, que debo decir es excelente.

Primero, segundo, postre, pan, vino, si algún segundo no te cuadra, por un suplemento de unos 2-3€, puedes pedir un plato de la carta, no hizo falta.

Coincidimos los dos en la elección, de primero unos garbanzos estofados con butifarra negra (desmigada) y alguna cosa mas había. Muy buenos, garbanzos tiernos, muy bien cocinados, con un caldito muy sabroso, pero en absoluto pesado, domino del potaje.

El segundo fue una galta de cerdo a la brasa, venia con una cucharada grande de puré de patata y de otra de un casi puré de berenjena, ambos buenos y cremosos, y la galta, vaya galta, muy pero que muy buena, se deshacía en la boca, y un poco crujiente por fuera, maestría a la brasa.

Los postres correctos, no desmerecieron pero tampoco eran para tirar cohetes, un mel y mato y un pudding de pera y manzana, que venía con una bola de helado.

El vino que venía con el menú era un Falset Negre (D.O. Montsant), básico, pero es que a este menú con este precio ya no se le puede pedir nada mas. El servicio del vino, estuvo a años luz de la primera vez, descorche y a la mesa, no se si es porque era el menú, quizás si hubiésemos pedido uno de la carta… bueno, nos queda la duda, eso si, copas correctas y servido a temperatura.

Esta segunda visita nos ha salido a mitad de precio que la primera, (ojo, en la primera pedimos un vino que costaba 24 €), sin duda por el menú, lo que me encanta es que el menú no rebaja ni un ápice la calidad, al contrario, creo que muestra lo que es capaz de hacer Ariadna. Eso, en mi opinión, es muy honesto.

El fil d’Ariadna es el nuevo restaurante de la chef Ariadna Julián, según he podido leer, cumple su sueño de tener su propio restaurante y así, dar rienda suelta a su filosofía gastronómica.
Formada en varios restaurantes estrellados (por Michelin, no porque se estrellasen :-)) como el Raco de Can Fabes u otros estrellados en Francia y Suecia, su última aventura fue como chef, dominando las brasas de Cal Xim.

Pues leía en El Periodico, en la sección de Pau Arenós, que Ariadna quiere volver a la cocina de siempre, a la de las madres y abuelas, y empieza por sus colaboradoras, todas son mujeres, tanto en cocina como en la sala.
Sin duda, el protagonista es el producto y eso lo pudimos ver en la carta, donde dominaban platos cocinados con distintos tipos de setas, creo que la carta va cambiando con la temporada.

El local es elegante, bien decorado, largo, con las mesas bien dispuestas, buena mantelería y vajilla, que varía dependiendo del plato que pidas, con unas sillas de madera, de esas de antes que quedan muy bien, el conjunto es agradable y cómodo.

Para empezar, nos traen dos cremas de verduras para acomodarte el cuerpo.
De primeros, una ensalada que mezcla lo verde, con frutos secos con frutas como naranja o granadas, fresca, ligera.
Un (bueno, dos) huevos a la brasa, previamente cocidos a alta temperatura y los coloca sobre una sobrasada caliente, unas trompetas de la muerte y unas patatas pequeñas. Bastante bien cuando lo pruebas en conjunto, desentonaban algo las patatas, aunque el plato me sonaba algo mejor cuando lo leía.

De segundos, un foie a la brasa, con unos cortes que parecen patatas fritas, pero que en realidad son manzana, servido en una pizarra cuadrada muy grande, que consigue su impacto visual, buen producto y bien hecho y una buena pieza.
Y un pulpo a la brasa, una pata de buen tamaño, servida de nuevo, con patatas, trocitos de calabacín, alguna seta y unas olivas negras, que me sorprendieron, al mezclarlas con el pulpo, descubrí una unión muy interesante. El pulpo bien cocinado y bueno.

No pedimos postre.

La carta de vinos pide a gritos mas referencias, apenas diez tintos y otros tantos blancos y algún cava, aunque huyendo completamente de las referencias comerciales, si no recuerdo mal, no hay ni un tempranillo, los precios los encontré bastante contenidos.
Tuvimos una interesante charla con la sumiller, y al final acordamos un Font de la Figuera 2008 (24€), que ella recomendó decantar, nos pareció acertado, envinó las copas, lo decantó con cuidado y lo sirvió, en general nos pareció un servicio del vino, por encima de la media, si amplían la carta, puede ser un muy buen sitio para disfrutar del vino.

En mi humilde opinión, me parece un restaurante con mucho potencial, llevan unos meses, y supongo que tienen que asentarse, si cambian la carta de acuerdo a la temporada, puede que les cueste un poco mas, aunque ya nos decían que algunos platos ya son fijos.

Al final de la sala está la cocina con una gran ventana y mas o menos, puedes ver el trabajo que hacen, en general nosotros percibimos dedicación y ganas de satisfacer, les deseo toda la suerte del mundo.

En este caso, puntuar la comida, se me ha hecho muy difícil, quizá estaría sobre el seis, pero como aquí va de cinco a siete, permitirme que pase al siete, por lo que acabo de describir.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar