Restaurante Secreter en Valencia
Restaurante Secreter
País:
España
Provincia:
Localidad:
Cód. Postal:
Tipo de cocina:
Añadir vino por copa
Precio desde:
12,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra:
Domingos
Nota de cata PRECIO MEDIO:
15 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
7.2
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
4.0
Comida COMIDA
7.0
Precio medio entorno ENTORNO
7.0
RCP CALIDAD-PRECIO
7.9
Opiniones de Secreter
OPINIONES
5

simplemente me gusta. Me gustan los rincones donde hay paz, tranquilidad y gente entregada. La zona no acompaña mucho, creo que Chus Godoy ha cerrado, pero es un territorio por el que me siento como pez en el agua (he jugado y estudiado por la zona).
Como siempre a última hora de un viernes… (Nueve y media…. ¿Dónde nos darían de cenar? Un secreter estaría muy bien! Pues allí nos plantamos.
Como siempre al vernos, se alegran de vernos, pues creo que es la 4 visita en un año y todo gracias a (Comer Sin Milongas).
Cenamos en modo medias raciones para tomar cosas que nos gustan y cosas pendientes:
-Quesadilla de Pollo con Confitura de Chili (rellena de mango, guacamole, pollo, mozzarella y rúcala), sabrosas gracias al mango.
-Tabla de pates vegetales caseros con tostadas y cebolla caramelizada (entero)
-Croquetas de Jamón Ibérico con mermelada de melón francés, solo por la unión de sabores vale la pena.
-Bola de carne “ THAI” con salsa satay de cacahuete y guarnición de cuscús

Creo que picamos algo más, pero no lo recuerdo .Luego la chica que es muy maja, nos preguntó si podíamos hacer de conejillo de indias con dos nuevas croquetas:
-Remolacha con salsa queso (cuando la partías tenía un color precioso, pero algo falta para enamorar), me gustó mucho la idea pero deben mejorarla.
-Calabaza con tofu,(falta de sabor y de atractivo)
Le dimos nuestra opinión, de que siguieran trabajando!

Evidentemente es un sitio para picar algo de manera informal, pero para mí tiene su encanto y seguiré visitándolo.
No tomamos vino, solo 1 agua grande y pague menos de 24€ por todo

Empiezo así, porque el viernes acabe cenando por ahí, dando una vuelta por el Carmen (me gusta pasear, la verdad). Sin comerlo ni beberlo acabamos cenando en este lugar que parece que va aumentando clientela con respecto las últimas visitas.
Teníamos ganas de probar varías cosas, así que íbamos algo indecisos. Preguntamos por recomendaciones y la camarera (muy maja por cierto) nos dijo que no nos preocupáramos que ella nos sacaría medias raciones para ir probando aquello que teníamos dudas.

La cena fue la siguiente:

- Tabla de patés vegetales caseros (con tostaditas y cebolla caramelizada): Hummus más ligero que la anterior visita, pero muy rico con la cebolla. El otro no lo recuerdo, era de un color verde con un toque picante muy de mi gusto.

- 1/2 de croquetas de jamón con mermelada de melón francés, croquetas caseras de las que cuando te sacan solo que ver los tamaños y formas sabes que no son congeladas y que han manchado las manos preparándolas. La mezcla salada/dulce con la mermelada me gustó mucho.

-1/2 Bola de carne "thai", con salsa satay de cacahuete y guarnición de cuscús, me recordó a la mantequilla de cacahuete americana, pero estaba rebajada por lo cual no era tan densa y llevaba un poco de chile que te dejaba su presencia. Muy interesante este plato.

-1/2 Rollito de Wok verduras, en pasta filo con salsa de mango y guarnición de basmati

Tomamos 2 copas de vino blanco (verdejo), agua de ½ litro y una infusión, total 28€. (Exactamente no lo recuerdo, pero eran menos de 289

Creo que el precio es más acorde a un sitio de fast food. El local tiene su encanto, parece que los muebles sean de oficinas ochenteras. Si quieres más decoración y cosas más chica, muy cerquita esta Alma de Temple.

Una de las zonas de la Valencia más nostálgica...encontramos este restaurante del que había leído y tenía curiosidad de visitar.
Mientras paseábamos por el Carmen, llegamos a este local. Dentro del local solo había una mesa ocupada, el resto de clientes se encontraban en esa terraza con encanto (da la sensación que en ella te evades del mundo).

Tomamos:

- Tabla de patés vegetales caseros (con tostaditas y cebolla caramelizada): Hummus (contundente, con un toque de comino que a mí me gusto) y paté de berenjena con salsa teriyaki (este más ligero) con la cebolla y el pan recién tostado estaba muy sabroso. 7€

- Nachos crujientes con verduritas frescas (con crema de aguacate y cilantro fresco). Tortita de maíz como si fuera de taco partido por la mitad. El aguacate estaba en su punto y un color clarito no como los verdes que llevan ese chorretón de limón. 6€

- Conos de salmón ahumado (en tortita de trigo con cebolla morada, cremette de queso y tomate) 7€. Muy logrado la combinación de sabores.

De beber 2 copas de vino blanco y 1 agua de litro

No teníamos muchísima hambre, posiblemente un día con algo mas de apetito la cuenta hubiera subido algo más.

Total 25,40€

No teníamos muchísima hambre, posiblemente un día con algo mas de apetito la cuenta hubiera subido algo más.

Sitio con encanto si quieres perderte por el centro y con una cocina que como bien dice Otilio no se deja nada en sus cajones...

  • Conos

    Conos

  • Nachos

    Nachos

  • Pates

    Pates

Conocía este restaurante de haber probado el menú de entre semana, y esta vez nos fuimos mi chica y yo a ver qué tal el domingo.
La experiencia muy bien, comida casera elaborada con mimo.
Lugar con decoración diferente, aire retro, cuidado en los detalles, con una terraza pequeña y muy tranquila.
Menú de 12,90 euros (domingo), entre semana vale 9,90 euros.

Entrantes:
Gazpacho. Muy buen sabor, nada ácido.
Ensalada de fresa. Bien aunque quizás se podría mejorar un poco.

Platos principales:
Arroz cocinado al wok con verduras salteadas. Una delicia.
Pelota de carne thai. Es carne picada cocinada con curry, un toque oriental que nos sorprendió y disfrutamos.

Postres:
Pastel de limón con semillas. Jugoso bizcocho con el sabor a limón de fondo, muy rico.
Flan de queso. Para repetir y comerse otro :-)

Dos bebidas y pan incluidos.

Sin duda un sitio a recomendar, y a tener en cuenta si estás paseando por el centro zona Plaza Virgen – Plaza del Temple.

También quiero destacar el trato amable y cercano.

  • terraza 2

    terraza 2

  • terraza

    terraza

Se trata de un local relativamente nuevo, lleva abierto desde enero del presente año. Es pequeño y coqueto, con una decoración muy particular. Lámparas de papel, estores con dibujos infantiles retro, sillas aprovechadas de un bingo o club social... Posiblemente se haya aprovechado mucho más que eso, pues parece que el bajo ha sufrido un remozamiento más que una reforma, viendo las ventanas y azulejos existentes. Para los nostálgicos, cuenta con una pica de mármol como lavabo. Mención también para lo que hace de terraza, aprovechando uno de esos entrantes de las calles de la Valencia antigua. Por la noche cobra un encanto especial.

Es una propuesta diferente en la zona, con bastante influencia oriental, incluso algún guiño a lo vegetariano.
La cena es en base a una carta que va variando, los menús son a mediodía. Por lo que esa noche cenamos:

Ensalada de bacalao ahumado. (8 €.) Una ensalada bien nutrida, y a poco que uno se esmere con la combinación como era el caso, son siempre un excelente entrante para compartir.

Rollitos de Vietnam al natural. *(6.5 €.) El plato en un principio consta de dos de buen tamaño, pero fué adaptado para tres. Envueltos con pasta de arroz. Muy ligeros. Van rellenos de aguacate, mango y... ¡palito de surimi! En la descripción pone marisco, luego que menos que un langostino pelado.

Tabla de patés de la casa. (7 €.) Es más bien una crema suave. En este caso, de queso de cabra y de pimientos rojos. dos cuenquecitos servidos con pan tostado diverso y cebolla caramelizada. Nada especial.

Los platos principales fueron distintos entre si. En mi caso, Tacos de salmón. (9.5 €.) Sabrosísimo plato, me gustó la crema de queso de cabra por encima. Muy bien de cantidad, además.
Probé los otros dos:

Hamburguesas Thai. (9 €.) Dos bolas de carne de cerdo, creo, de buen tamaño y sabor. Servidas con germinados encima y ensalada.

Pasta fresca. (9 €.) Raviolis rellenos de calabaza asada. No recuerdo bien la salsa de que queso era, puede que parmesano, pero el relleno de calabaza, y los frutos secos espolvoreados por encima, lo hacían muy conseguido.

Los postres fueron los que acabaron por llenar. Considerables piezas
de Coca de limón con semilla de amapola y Coca de chocolate bañada con chocolate puro (5 €.)

El vino elegido entre los cantados fué un Bisila blanco valenciano de Torre Oria. Servido muy frío en copas justitas. En este capítulo necesita y debe mejorar mucho. Basta con una pequeña carta con texto divertido, agenciarse una vinoteca para el tema temperatura y un surtido de copas decentes. Desde luego el servicio del mismo ha de corregirse, en este caso el traerlo abierto y mal descapsulado fué más por desconocimiento que por desinterés, tal y como reconoció Esther.

La cuenta se presenta en un tiquet como de caja registradora no resultando nada clara. Como por ejemplo el vino, que no supimos cual de todos los precios era.

Está empezando, tiene mucha ilusión, la propuesta puede tener su público... Es bastante honesta y humilde, y no esconde nada en ese secreter.
A corregir algunos fallos y a equilibrarse.
Le deseo lo mejor.

*Este precio no corresponde a la cantidad de tres.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar