Restaurante Taberna El Rincón del Duende en Valencia

Restaurante Taberna El Rincón del Duende

Datos de Taberna El Rincón del Duende
Precio Medio:
15 €
Valoración Media:
7.4 10
SERVICIO DEL VINO:
7.0 10
COMIDA:
7.9 10
ENTORNO:
7.0 10
Calidad-precio:
7.9 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Dirección: C/ Dr. Vicente Zaragozá, 52
Código postal: 46020
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 12,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de Taberna El Rincón del Duende
OPINIONES
7

Ya habíamos estado en alguna ocasión en esta taberna, y la verdad es que siguen con el listón muy alto. Estuvimos comiendo el domingo (ahora dan servicio de comidas los domingos) y una vez más nos sorprendió la calidad de los productos. Montaditos recién hechos (calentitos con pan crujiente), alcachofas de temporada directas de la huerta, chipirones impresionantes..... y los saquitos de hojaldre al horno una pasada. De postre tarta casera de queso con arándanos. Volveremos sin duda, una relación calidad / precio imbatible. Hay que reservar que cada vez se llena más...... El trato es fantástico y los dueños son muy simpáticos, se les ve a la legua que son "buena gente".

Poco más de 2 años han pasado desde su apertura “en una esquina maldita o gafe de Benimaclet” como decía en mi anterior comentario. Pues bien este sencillo local se ha consolidado hasta el punto de que el contiguo ha sido traspasado dejando atrás esa leyenda gafe que perseguía su enclave en el barrio.

Suple sus escasas mesas en el interior con una animada terraza que siempre llena. Sus puntos fuertes: cocina sencilla sabiendo donde se mueven, atención simpática y agradable, limpieza y un rango de precios competitivos en un barrio donde cada vez abundan más los bares traspasados a “chinos”, kebabs y bocaterías de dudoso gusto. Creo que en algún otro comentario ya cité que poco podemos salvar de la oferta. Se pasa del blanco al negro con demasiada facilidad.

Aquí te reciben poniéndote la miel en los labios. Me explico: tienen la habilidad de presentarte un plato con toda la oferta de montaditos que tienen ese día y claro está, se te va la mano rápido y es entonces cuando te dicen: “no se toca” elije y te los sacamos recién hechos.
Dos visitas recientes me llevan a la convicción de que cuando las cosas se hacen con mimo, interés y el trato es agradable el cliente acude y repite. ¿Y qué se puede tomar en esta Taberna? Pues entre otras cosas:

-Chipirones El duende: una de las tapas que más éxito tienen.

-Montadito: Suelo pedir el de mozarella, tomate seco y albahaca o el de calabacín, tomate cherry, anchoa y pimiento de padrón. El precio 1.75e la unidad

- Sartenes: Huevos rotos con jamón, Solomillo con ajos tiernos o una curiosa combinación pechuga, tomate, pimiento y tonyna.

-Supertostas: Pan de calidad para compartir con tomate, mozarella, champiñones….

-Tabla de Humus y paté de berenjena casero: El humus está de moda y este es más que correcto.

-Para rematar un brownie de chocolate o el corazón del duende ( tiramisú al baileys)

En el apartado bebidas domina la cerveza, bien tirada por cierto. Benimaclet no está por el vino. Tiene unas 8 referencias a las que habría que hacer algún cambio. En ello están, pensando en promocionar el vino por copas este invierno.

Como ya he dicho el servicio es rápido y muy agradable. Son un equipo joven con tres personas en una minúscula cocina (conozco algún restaurante donde solo hay dos) y dos en sala y si además celebras allí tu cumpleaños tienen el detalle de hacerte un regalo. Un local donde se siente uno a gusto.

  • Barra

    Barra

  • Montaditos

    Montaditos

  • Chipirones el Duende

    Chipirones el Duende

Fuimos a esta taberna recomendada por unos amigos. La verdad es que acertaron de pleno. Es un lugar pequeño pero muy acogedor, con una buena terraza. Los dueños, con muchas ganas de trabajar, nos atendieron muy bien. Nos encantaron los chipirones y la variedad de montaditos disponibles. Las sartenes también son variadas y de buena calidad. Nada que ver con la típica bocatería, se nota que los platos son caseros y elaborados. La variedad de vinos correcta, elegimos un Coto que es un "no fallar", servido a la temperatura adecuada (ni muy frío ni caliente). Otra sorpresa fueron los postres, la tarta de queso con arándanos está espectacular. Precio muy adecuado acorde a la calidad y elaboración de los platos. La recomendamos, volveremos sin duda.

He estado cenando ahi con una amiga y la verdad es que la comida es deliciosa, el trato muy atento y amable. Hemos cenado, chipirones, patatas brabas, esgarraet y una sarten de pechuga de pollo con tomate en tollina y la verdad es que los platos han vuelto limpios por que estaba todo buenisimo, jejeje. Muy recomendable :)

estuvimos mi pareja y yo la noche de reyes, lo encontramos de casualidad, y nada más ver el local, me enganchó.
Intimo, tranquilo, familiar.la música en su justa medida, y la decoración como su nombre indica, con sus duendecillos.
la comida recién hecha,la cervecita muy fria.
un plato con 4 montaditos, a cual mejor, 2de calabacin, tomate cherry y anchoa, ( seguro que me dejo algo) y el otro de lomito, con huevo de codorniz.
sartén de chipirones,los mejores que he probado en mucho tiempo.

y los cafés.
no llegó a 20 €.
volveremos seguro.

Somos de Salamanca y estuvimos estas navidades por referencia de unos amigos que se lo encontraron por casualidad este verano.

Es un lugar coqueto y agradable, con un buen ambiente familiar.

Comimos chipirones (buenísisisimos), unas sartenadas de patatas con jamón,otras de setas,tollina, patatas bravas y calamares; estaba todo riquísimo, de postre tarta de queseo; buena calidad y sobre todo, recien hecho.

Tienen una oferta de vinos muy apañadita

Volvimos dos veces más antes de regresar a Salamanca.

Es una buena opción por la comida, el precio, el ambiente y el trato

este nuevo local ubicado en una esquina "maldita" de Benimaclet. Tiene una buena situación pero por lo que sea todos los bares hasta el momento habían fracasado. Parece que ahora es otra cosa. Anoche picamos de manera informal y probamos algunas especialidades de la casa:

Sartenes de: Huevos rotos con patatas y jamón, Tollina con pechuga, Habitas y morcilla de burgos.
Dos cazuelitas de chipirones y un par de montaditos.

De postre: Tarta de queso con arándanos y un capuchino de Baileys.
Para beber 2 jarras de cerveza bien fría. No ví la carta de vinos pero había algunas referencias por allí de sota, caballo y rey.

Todo bastante sencillo, correcto y casero alejado un poco de la típica bocatería. Lleva abierto desde Junio y las dos primeras semanas nos explicaron que no entraba nadie pero que desde Julio el que prueba repite.

Lo dicho una digna opción en Benimaclet para tapear algo de manera informal

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar