Restaurante Casón de los López de Toledo (bar)

8
Datos de Casón de los López de Toledo (bar)
Valoración Media:
6.9 10
Servicio del vino:
5.8 10
Comida:
6.5 10
Entorno:
8.1 10
Calidad-precio:
6.6 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa

Teléfono


8 Opiniones de Casón de los López de Toledo (bar)

Situado en una estrecha calle que baja desde la plaza de Zocodober encontramos este restaurante. Es complicado aparcar por la zona ya que estamos en las estrechas calles del casco antiguo de Toledo. El local tiene una magnifica decoración clásica con numerosas obras de artes.
Dos zonas: una barra con mesas para comidas o cenas mas informales en un pequeño patio y el restaurante en una planta superior para algo mas formal.
La carta nos resulto algo escasa, para elegir 3 aperitivos, 3 entradas, 4 pescados, 4 carnes y 4 postres.
Nos decidimos por una ración de queso manchego bastante simplón y un correcto jamón ibérico. Luego un atún con mahonesa de avellanas bien resuelto y en su punto, unos ravioles de rabo de toro que estaban buenos, pero la pasta del ravioli estaba demasiado dura un pelin pasada.
De segundos platos, un rodaballo con careta y espárragos, con sabor ahumado muy marcado que llegaba a saturar. Y un venado con ajos y pure de patatas, muy bueno con una carne jugosa y tierna.
La carta de vinos es de corte clásico, mucho rioja mucho ribera y algún típico atípico. Pedimos un Roda II que no lo tenían, y pasamos a un Pago del vicario Monagos 2004 un poco alto de temperatura pero bien.
De postre un couland de chocolate, que tuvimos que pedir al principio de la comida, nada nuevo pero muy rico.
Opción aceptable si estas por la zona alojado, no merece la pena un desplazamiento apropósito, con un servicio amable (para nosotros algo lento y eso que era una sola camarera con dos mesas) y un ambiente muy romántico y acogedor. Pero con algunos altibajos en la cocina.

Este restaurante está situado en un bonito caserón en el casco antiguo de Toledo. Muy maja la camarera del bar. Ya en el restaurante, pedí el menú degustación con maridaje ( eso sí, pedí sólo la mitad de los vinos, que no quería salir a gatas. Diferentes versiones de Yugo, me gustaron, sobre todo el joven. El menú :
- Ajoblanco de lichis, muy bien para empezar.
- Foie confitado con cacao y escabeche de perdiz ( ajustaron la mano con la sal y
estaba muy bueno ).
- Arroz de calasparra con pato y alcachofa sobre fondo de cerveza negra, muy logrado, la
alcachofa resulta un complemento fantástico.
- Ravioli de toro de lidia con nube de manchego, así no, qué pena de idea, la carne seca,seca, y el ravioli de pasta filo no me convence.
- Atún con mayonesa de avellanas y miel, no se puede poner un trozo de atún pasado como si lo hubiesen hecho en un alto horno, error gordo. una pena, porque la mayonesa de avellanas es fantástica.
- Kokotxas de bacalao en salsa verde con almejas y espárragos, demasiado perejil y demasiado hechas, y la patata sobra.
- Bacalao con garbazos y morcilla de arroz, no puedo opinar, me encanta la morcilla siempre que no sea de arroz.
-Lomo de ternera con chalotas, el punto que pedí y buena carne.
- El borracho de calvados y helado me dejó perplejo, me pregunté qué sentido tenían aquellas cosas con escasa relación entre ellas.
- Helado de violetas con crujientes de frutas y hortalizas, esto sí, esto es un postre de nivel. Los crujientes, deliciosos, y el helado es sutil y suave. Fantástico.
- Sorbete de naranja sanguina, me hubiese tomado un barril de sorbete.
Las camareras son muy majas.
Me gustaría volver cuando cambien la carta.

Ya tuve en una ocasión la intención de visitar este restaurante y en esta ocasión no me he quedado con las ganas.

El sitio es precioso, una casa-palacio noble decorada de forma un tanto barroca pero muy interesante.

Estuvimos gran parte del menú solos en el restaurante "de carta" que se encuentra en el primer piso, por lo que la atención fue impecable, cuando entraron tres mesas más, apareció una chica más para ayudar.

Pedimos el menú de degustación con maridaje, con una RCP muy, muy buena, pues las raciones son abundantes y son 7 platos más dos postres, lo que te hacen 8 copas de vino (mejor ir sin coche...)

El menú estuvo salteado de platos excelentes con otros simples, el foie (Marmol) correcto, el pulpo excelente, los raviolis (te ponen uno) de toro de lidia, un plato fallido, las cocochas de bacalao me las dejé porque algo muy ácido (como si fuera limón) estropeaba el plato, el Arroz con pato, muy muy bueno, que sorpresa, la dorada pasable y el venado en su punto justo. En resumen, los platos de carne están muy por encima de los de pescado.

Volveré, pero no con el menú de degustación.

Visita a cenar 2 personas, sin reserva,el mêtre nos atendió en la entrada,luego no lo volvimos a ver.Optamos por uno de los menús degustación, el menú "largo",varios platos, maridados cada uno con su vino; en órden: ajoblanco de leche,jamón de pato con helado de almendra, foie de perdiz con cacao y sal maldon,arroz de calasparra con pato y fondo de cerveza negra,ravioli de rabo de toro con virutas de manchego,lomito de dorada espalda y verduritas , lomos de ciervo parrilla;postre compuesto de una macedonia de frutas rojas y helado de yogur y a modo de digestivo chupitos de jalea de mango con nata. Para tratarse de un menú degustación, raciones cuantiosa,con la añadidura de acabar con ¡¡¡¡8 copas!!! de vino en el cuerpo(mas una copa de Pago del Vicario blanco dulce por cuenta de la casa). La calidad y sabor, todo perfecto,quizá al foie le sobraba la sal maldon,los vinos todos de Castilla La Mancha, (menos un Marqués de Riscal rosado servido con el 1ºplato,algo falto de aroma y carácter),destacando los manchegos YUGO tempranillo y airén (perfectos),y un Isola rosado (Manchuela) muchísimo más redondo y armonioso que el Riscal.RCP 69 Euros pax.,para repetir sin duda.
Puntualización al comentario introducido ayer sobre este restaurante: el menú degustación "largo" con maridaje de vinos consistía en 9 platos en lugar de 8, omití por error un muy logrado pulpo prensado con fondo de caldo marino, el pulpo con el punto perfecto de textura y ternura. En cuanto al vino Isola rosado,que nos encantó, no corresponde a la D.O. Manchuela sino a V.T. de Castilla,disculpad el pequeño fallo. No obstante, es una opción muy recomendable este restaurante en Toledo.

Actualizo mi anterior comentario para simplemente constatar que se trata de una buena opción en la ciudad de Toledo, sobre todo si, como era nuestro caso, no podíamos desplazarnos fuera de la ciudad. Excelente el ambiente, precioso ese patio cubierto que te transporta a otra época, la decoración acorde a la arquitectura y el ambiente del local.
Y de nuevo bien la cocina y correctos los vinos.

Es la tercera vez que lo vistamos. La próxima vez optaremos por el restaurante en la planta superior.

Decoración clásica acorde a la arquitectura y estilo de la ciudad de Toledo. Tapices, sofás, sillerías de madera trabajada y un patio cubierto ubican al comensal en la ciudad en la que está, como lo hace también una cocina moderna pero con raíces castellanas. Excelentes materias primas y trato de todas las tapas, que fue lo que comimos en nuestra visita.
Trato del vino correcto, bodega bien seleccionada con representantes de la zona y servicio informal pero eficiente y con ganas de trabajar.

Muy buena opción si se visita la zona.

Sin duda uno de los mejores de Toledo, Mayte ka encargada de sala una bellisma persona al igual que las personas que estan bajo su dirección, es mas me quedo sin palabras para describir lo bien que lo pasamos y disfrutamos nos hicieron sentoir como en nuestra casa, muy acogedores, una cosa las copas para el servicio del vino no son las adeacudas con el vino de la casa perfectamente unas Riedel haremos una sugerencia, volveremos y pronto, seguir adelante

Muy interesante bar de tapas con vocación de wine-bar. Amplia selección de vinos por copas (una docena larga) y unas cuantas tapas creativas (a una media de 2,4€!!).

- Berenjena confitada en salmorejo con jamón y bacalao.
- Bombita de manitas de cerdo sobre manzana ácida.
- Chupa chups de queso, foie y manzana, con caramelo balsámico y gelatina de fruta de la pasión. (para pedir una docena!).
- Carrilleras con mascarpone y crema de calabaza.
- Croquetas de ropa vieja y ceps sobre sopita de menta.

Algunas combinaciones quizás demasiado atrevidas, pero en general distinto y divertido.

Armario guardavinos a pie de barra. Cristalería y servicio corrientes.

Perfecto para picar algo en plan informal y tomar un par de copas. Nosotros nos inclinamos por un chardonnay local con mucha madera y Coto de Hayas garnacha centenaria.

Tienen un restaurante en la primera planta que promete. Ya os contaré.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar