Restaurante Marrasquino Mar

22
Datos de Marrasquino Mar
Precio Medio:
54 €
Valoración Media:
6.5 10
Servicio del vino:
6.2 10
Comida:
6.6 10
Entorno:
7.1 10
Calidad-precio:
5.9 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 45,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


22 Opiniones de Marrasquino Mar

Pedimos una paella de marisco y la verdad es que nos decepcionó enormemente. Fue la paella para dos con menos arroz que hemos comido en nuestra vida. Los granos de arroz, por su escasez y separación en algunas zonas de la paella, dejaban ver el fondo. Pese a que nos pedimos un entrante (chipirones) y nos comimos dos panecillos (lo mejor de la comida), nos quedamos con hambre.
Siguiendo con la descripción de la paella, estaba tan salada que parecía que se les había caído un salero dentro. Cuando se lo dijimos al camarero nos respondió tan solo que lo comentaría en la cocina. Y con eso nos quedamos, con un “lo comentaré” y con ganas de irnos a casa para beber agua.
Además, como he dicho en el título era una paella muy pobre. Con los dedos de las dos manos, se podían contar los trozos de sepia, que por cierto eran pequeños, del tamaño de un dadito. Por el precio que nos costó, se lo podrían haber currado y haber puesto algún mejillón o sepia en más abundancia.
Pese a todo, nos pareció un local muy bien decorado, con un ambiente agradable y una atención correcta.
Desde luego, el Marraskino nos desencantó y no creo que volvamos. Hemos probado paellas bastante mejores y menor precio en Pinedo.

Restaurante diáfano, ves a todos, todos te ven. Fresco, elegante, moderno, acojedor, muy buena acústica. Restaurante ideal para disfrutar de un dia soleado con tu pareja o amigos. Cenar en la terraza (primavera-verano) es un auténtico lujo.
La cocina es mediterranea, muy bien elaborada. Echo de menos más variedad de postres.
No hay que perderse el calamar fresco de playa ni la quisquilla. Muy buen jamon. Buenos arroces

Buena prensa, pero considero que merecida.
Restaurante sin excesos, sin platos excesivamente de autor y, aunque parezca por el nombre, tampoco de merendero de playa. Es más, mi única decepción, fué el que no estuviera junto al mar, sino al otro lado de la carretera de Pinedo el Saler.
Comida muy correcta, Calamar de playa excelente, cigalitas muy buenas, arroz meloso estupendo, postres correctos y café, aunque un poco caro, muy bueno también.

Local ubicado detrás de la playa de Pinedo con estilo moderno, amplio pero acogedor y buena separación entre mesas. De entrantes probamos un calamar de playa, foie caramelizado y tempura de verdura y langostinos. De segundo pedimos arroz meloso de cigalas con alcahofa,(para mi gusto le faltaba algo de potencia en el sabor pero estaba bueno). De postre helado de galleta (muy recomendable)y hojaldre de crema con crujiente de manzana. la comida regada con un Enate Gewurztraminer. El café también merece la pena destacarlo.

Terraza muy acogedora donde pasar una estupenda velada.
Con mesas bien separadas, están vestidas con mantelerías de papel que, aunque de buena calidad, desmerece el ambiente y no va acorde al precio. Las servilletas son tambien de papel. Pero lo peor de todo son las sillas de plástico con cierto diseño que, además de incómodas, te da la sensación que antes o después acabarás en el suelo. Todas las mesas con velas como única iluminación, que aunque hacía realmente imposible las lecturas de las cartas, aportaba un plus romántico al ambiente.

Te traen pan y “entretenimientos” (que no pides y que te cobran a 2,70) que tomamos con unas cervezas y empezamos con unos entrantes a base de foie caramelizado muy rico con las tostadas blandas, carpaccio de gamba estupendo, salteado chipirones con patatas muy sabrosos, y un revuelto de cocochas que no nos dijo nada. Platos individuales Rodaballo a la Bilbaína bien, Lomo de Bacalao confitado muy salado (se quedó medio en la mesa), Chutoro muy rico y Solomillos con foie que estaba realmente bueno y quizás el mejor plato fuerte de todos. De postres Fondant de chocolate correcto, y sorbetes de diferentes sabores fresquitos sin mas.

La carta de vinos esta bien, sin sobresalir, con diferentes denominaciones y algo carente de información. Compuesta por referencias sin riesgos, pero buenas. Los precios algo caros salvo en un par de excepciones. Tomamos de blanco Albir de Muro que es un vino que me gusta mucho, de tinto el Megala que estaba realmente soberbio y Moet Chandon Millésime. El servicio consiste en descorche y primer servicio a copa, y luego esporádicamente alguien te vuelve a servir. Las copas muy bien y la temperatura de servicio correcta.

Cafes, algún Orujos, Gintonics de Hendrick, y combinados de Ballantines y el servicio con ganas de irse a las 12,30 h., casi ni los acabamos.

Un sitio ideal para cenar de noche, de cocina correcta y precios caros.

Cena de sabado , 2 pax en la agradable terraza ( leve brisa y temperatura perfecta aunque cuidado con los mosquitos ) , perfectamente ambientada : luz tenue ( velas en cada mesa ) , musica ambiente . Perfecta separación entre mesas , a pesar de ser sabado no estaba llena , en el interior dos mesas ocupadas . Decidimos cenar todo de picar y elegimos lo siguiente : clochinas , salteado chipirones con patata , boquerones con tempura , carpaccio de gamba ( todos estos muy buenos ) , calamar de playa plancha ( algo insípido ) . Bebemos blanco rueda ( Viña Mocen , caen dos ) . De postre nos decantamos por los agradables sorbetes de limon y manzana , ambos con cava . Cenamos muy bien y repetiremos , ahora bien , teniendo en cuenta el precio ( 60 euros pax ) deben de mejorar : servicio despistado , no pueden poner servilletas de papel al igual que los manteles , buen coperio aunque servicio del vino debe mejorar mucho ( la carta no la comento pq no la vi ) . Recomendable .

Pedimos mesa en la terraza ya que en esta época del año empieza a apetecer estar fuera. El sitio es muy agradable con la única pega de que hay algún mosquito.

Para cenar menu degustación y para acompañar EMINA (Ribera del Duero) y agua.

De entrante una ensalada con tempura sin mucha historia pero buena y un crujiente de setas con huevo y jamón ibérico muy sabroso y bueno. El huevo en su punto exacto.

El plato de pescado de hoy resulta ser ventresca de atún (mi plato preferido) y aunque el pescado estaba perfectamente en su punto de cocina y sal el acompañamiento es flojo. La carne solomillo al foie... buenísimo.

De postre nos han sacado un variado de pasteles de los cuales no destaco ninguno.

El servicio de vino no existe ya que una vez te abren la botella y te sirven la dejan encima de la mesa para que te sirvas tu mismo (aunque yo sinceramente lo prefiero así)

No es el mejor día para descubrir un restaurante.
Probamos el menú especial con maridaje de vinos.
Nuevamente quedamos gratamente sorprendidos, RCP muy buena.
Las materia primas estupendas y los puntos de carne y pescado perfectos.
Sensacional el plato de lubina.
Cada uno de los platos venía con un vino, excelentes todos ellos.

La verdad esque me llevo mi novio para nuestro aniversario a cenar y me gusto mucho, la comida espectacular y una buena iluminacion el local es muy especial y eso se paga me gusto mucho desde el pan del principio al postre,volvere en otra ocasion especial.

Restaurante muy espacioso pero bien ambientado. Servicio excelente y variedad de vinos. Recomendable los chipirones que cocinan con un caldo avinagrado, excelente arroz, muy recomendable el meloso. No dejen de probar el helado que hacen con galletas maría.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar