Restaurante La Tulipe

3
Datos de La Tulipe
Precio Medio:
36 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
8.0 10
Calidad-precio:
7.5 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Barrio de Salamanca
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Francesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de La Tulipe

Comida entre semana. Mesa de cinco. Tres querían menú degustación y otros dos no queríamos, y tuvieron a bien servir así. El sitio es bonito, típico deje recargado francés pero dentro de un orden que lo hace agradable. Dentro de la moda actual, supongo. Tomé un tartar de salmón con una rica mostaza de albahaca. El salmón era adecuado, bien cortado, nada graso. Sabroso, pero nada fuera de lo normal. Ahora bien, la ventresca de atun estaba espectacular. Muy buena materia, bien marcado en plancha y bien especiado. Por encima del nivel esperado. Con dos cervezas (bien tiradas, como no podía ser menos en Madrid), unos 30 euros. También robé vino del menú degustación. Servido a temperatura adecuada y en copas correctas.

Servicio rápido y eficiente, pelín informal, pero bien.

Nos ha encantado este francés de Madrid, tiene una relación calidad-precio excelente. Con un ambiente súper agradable, es ideal para disfrutar de una buena cena y tomar una copa después, con música chill out de fondo. Buenísimos los raviolis de setas y foie, casera hasta la pasta, el risotto muy cremoso y sabroso y el rabo de toro muy recomendable. Sin embargo nos decepcionaron un poco los mejillones porque son muy pequeños y el pez mantequilla no es muy destacable. Podéis ver el detalle de nuestra visita en: http://hoycenamosfuera.com/2012/12/11/la-tulipe/

Plan de pareja para un sábado noche, en el que pesaba más el entorno, que el nivel gastronómico, otras veces es al revés.
Elegimos La Tulipe por su terraza, situada en la esquina Diego de León con Serrano, en frente de la embajada americana, no defrauda, es el principal atractivo de este restaurante, y de hecho, es donde tenían todos los clientes. Muy agradable para las noches de agosto en Madrid.

El servicio es correcto y atento, para lo que suele ser un local “de moda” y la comida, pues cumple para una cena agradable, en la que lo gastronómico no es el centro de atención.

Quisimos empezar con un cocktail, publicitan una carta de cocktails en su página web, pero nos dicen que está previsto, pero de momento no sirven (el local es de reciente apertura, creo que lleva abierto desde Primavera), me quedo un poco descolocado, y en un arranque de originalidad me pido una cerveza, mi mujer un vino blanco (Castelo Medina, Rueda), que nos sirvieron con unas aceitunas aderezadas deshuesadas bastante grandes de tamaño (nada que ver con las típicas olivas con hueso).

La cocina pretende cierta informalidad, con una carta con un cierto toque afrancesado. Decidimos pedir para compartir 3 platos (los precios son con IVA y suplemento 10% por terraza):

Huevos poché con Patatas Trufadas (9,80 €): Sin pena ni gloria, el huevo estaba en su punto, con la yema suficientemente líquida, pero lo presentan en vez de en un plato, en una especie de cuenco, con demasiadas patatas, lo cual hace que la yema no se pueda mezclar adecuadamente bien por las patatas del fondo

Crepe de Camembert con Jamón Ibérico (8,25€): Pues de sabor estaba buena, pero la presentan con un exceso de salsa de Camembert

Tartar de Magret de pato (16,40 €): A nivel de comida lo mejor de la noche. En su punto de sabor y una ración generosa.

Para terminarnos el vino que pedimos, que ahora comentaré, nos pedimos la tabla de quesos (15,40 €). Generosa en cantidad (4 trozos de 4 tipos de queso), pero muy poco trabajada, especialmente si pretenden ser un restaurante con toque de francés, variedades parecidas entre sí y completamente comunes, que puedes encontrar en cualquier supermercado.

Para acompañar la cena pedimos primero el “Transistor” (23 € en carta), nos dicen que no están seguros si les queda, que si les podemos indicar otro en sustitución, le digo que Navaherreros (17 €). Al final nos trae Navaherreros, pero tinto, como no lo conocía y tenía ganas de probarlo, pues lo dejamos, y la verdad es que nos gustó, es un vino muy rico, muy frutal y agradable de beber (24 €). La carta de vinos es correcta, bastante variada, aunque no excesivamente larga (15 referencias en blanco y unas 30 en tinto), con precios razonables, y se ve que ha habido al menos una intención de darle cierta originalidad, ya que hay cositas interesantes. Donde pinchan más es en referencias de vinos franceses y champaganes, muy, muy escasa.

No tomamos postre, fuimos directamente a los cafés, y para culminar la comida, nos tomamos dos estupendos Gvine con Schweppes, correctamente preparados (10 € en carta).

En definitiva, un restaurante con buen ambiente, con un servicio amable, que intenta cuidar los detalles, y una cocina correcta, sin esperar más, a un precio razonable teniendo en cuenta la zona.

El precio indicado no incluye las copas

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar