Un sitio al que hay que ir

Iniciamos nuestra aventura con mal pie puesto que al pasar la dirección que venía en la página de Verema al navegador, nos llevó a una ubicación que se encontraba al otro lado del pueblo que no es poca cosa, porque los pueblos de la sierra de Madrid se extienden por kilómetros y kilómetros por las numerosas urbanizaciones de sus afueras. Al final tuvimos que llamar al restaurante, explicarles la situación y que ellos nos indicaran cómo llegar :-(

La puerta de entrada es una maravilla de cien años de antigüedad restaurada con mimo, pero esta pieza de anticuario contrasta con el suelo de hormigón pulido a mano en el que se han incrustado todo tipo de objetos, desde una llave antigua a anillas de latas de bebida,
pasando por cubiertos, un broche de la abuela… ¡hasta piezas de scalextrix!!! La curiosa y sorprendente personalidad de Fernando León se respira en cada rincón, en cada cambio de nivel, en el mural de fotos de estilo pop-art... Te puede cuadrar o no pero es sin duda diferente.

Nos traen un cacito de estaño (sí, de esos de cocer un poco de leche antes de acostarse) relleno de habitas de soja naturales (no de lata) como detalle de bienvenida.

De aperitivo pedimos sendos vermouths blancos, no tienen Perucci pero nos piden permiso para preparárnoslo a su manera; les rogamos que así lo hagan y vuelven con un –imagino- Martini mezclado con zumo casero de maracuyá, curioso, muy curioso (me temo que voy a repetir mucho esta palabra) y rico.

Entretanto Fernando vuelve con nosotros y nos guía alrededor de su carta, que como todo lo demás en su restaurante tiene ese punto divertido y chocante en su diseño, resaltando que está escrita a mano. De su estudio obtienes la conclusión de que este chef cocina exactamente lo que le apetece y como le apetece. Me explico:
Hay guiños a cocinas foráneas (canguro, avestruz) sin que sean excesivos, no obstante cuando se enfrenta a las materias primas tradicionales lo hace con una gran creatividad y buscando y logrando efectos en quien la degusta. Se le podría llamar sin duda una cocina efectista descargando al adjetivo de las connotaciones negativas que el mundo del cine le suele adjudicar.

. Aperitivo: (a discreción de Fernando, no fue elegido por nosotros):

* Bombón de melón relleno de anchoa: Nos recomiendan comerlo de un bocado y la explosión que se produce en boca es absolutamente flipante, imposible definir la combinación de la salazón y el ahumado de la anchoa con la dulzura del melón. Simplemente genial.

. Entrantes:

* Sardinas marinadas y ahumadas, con guacamole: Las sardinas son ahumadas en nuestra presencia sobre una suerte de mini rejilla-barbacoa. La marinada aporta ternura y suaviza el intenso sabor de las sardinas, el ahumado las adorna aromáticamente y el contraste de todo ello con un muy logrado guacamole, óptimo.

* Croquetas de calamares en su tinta sobre torta de arroz: Contundentes croquetas con todo el sabor de la tinta y una masa muy lograda, sin ocultar el calamar pero sin que su textura moleste. Divertido acompañamiento de torta de arroz como bandeja, de esas tortas tipo dietéticas mata-hambre ;-)

. Principales:

* Atún rojo con fruta y verdura: Buen punto de plancha para este fresquísimo atún. Quizás el plato creativamente más flojo pero de factura intachable.


* Cordero confitado con humus: Aunque pareciera un plato libanés sobre el papel, al probarlo te despista porque no puedes evitar evocar hasta cierto punto, el sabor del tradicional cordero de Castilla, pero el proceso del confitado le resta pesadez.
La textura ha sido muy trabajada siendo presentado en forma de rectángulo -casi como una barrita de cereales- Se deshace en la boca. El humus suave, sin exceso de sésamo o aceite, es un acompañamiento acertado.

· Postres:

* Hamburguesa de fresa: Tres texturas de fresa diferentes: helado cremoso, taquitos de fruta y láminas finas y crujientes. Cada una tenía un punto diferente de intensidad de sabor y de dulce, lo cual añadía todavía más gracia a las diferentes relieves y la curiosa y original presentación.
Uno de esos platos que hay que tomar.

* Queso de Idiazábal y compota de tomate: Ternura y cremosidad bien emparajedas con la acidez dulce de la compota de tomate. De esos postres que te hacen suspirar…

La Carta de Vinos no es muy extensa y defraudará a quienes esperen gruesos libros con tantas referencias extranjeras como españolas y con una nutrida selección por encima de los 100€.
No obstante cuenta con amplia variedad en zonas de origen y bastantes referencias desconocidas para nosotros. Nos dejamos guiar de nuevo por Fernando que nos aconsejó un rico y potente Shiraz sudafricano: Saxenburg Shiraz Edición Limitada 2004.

·Broche final:Tras los consabidos cafés cortados y llegado el momento del licor o copa, nos acordamos de la recomendación que nos hizo Isaac Agüero sobre los gin-tonics de la casa y a por ellos fuimos.

* Gin-Tonic de ginebra artesana: Nos presentan una copa llena de líquido rosa y un único hielo en su interior, el líquido rosa es la ginebra casera aromatizada de rosa hibiscus y el hielo no es hielo de agua sino de tónica, infusión de roiboos y hierbabuena. Resultado: un gin-tonic suave y muy aromático, diferente a cualquier otro, como todo en esta casa. Si se viene aquí hay que tomarlo.

Pagamos 60,5€ por persona con las dos botellas de vino, los vermouths con maracuyá y los gin-tonics artesanos incluidos, importe en mi opinión más que razonable por la experiencia visual y gustativa que supone ponerse en manos de alguien tan inquieto y especial como Fernando León.

La Sopa Boba te podrá gustar más o menos pero es de esos sitios a los que hay que ir, aunque sea para criticarlo. Podéis ver que ese no ha sido nuestro caso ;-)

Con fotos y algo más de texto lo podéis ver aquí: https://www.verema.com/blog/puck/1007859-restaurante-sopa-boba-hay-que-ir

  • Gin-tonic de ginebra artesana con rosa hibiscus y tónica de roiboos

    Gin-tonic de ginebra artesana con rosa hibiscus y tónica de roiboos

  • Sardinas marinadas y ahumadas, con guacamole

    Sardinas marinadas y ahumadas, con guacamole

  • Detalle suelo

    Detalle suelo

  1. #1

    JaviValencia

    Tal y como dices un lugar que hay que visitar. Los platos riquísimos, menuda pasada el bombón de melón relleno de anchoa, las sardinas, las croquetas.....los segundos, el vino, el GT, el servicio, el local.... muy bien Fernando en su asesoramiento y cercania.

    Gracias niña!!! ;-)

  2. #2

    Javier46

    Excelente cronica . Enhorabuena

  3. #3

    Mara Funes

    en respuesta a JaviValencia
    Ver mensaje de JaviValencia

    Todo lo que comimos estaba buenísimo pero me quedo con el bombón de melón relleno de anchoa, las sardinas ahumadas y el GT!

    Fue un placer poder comentarlo todo con Fernando y ¡compartirlo contigo!!!!!

  4. #4

    Mara Funes

    en respuesta a Javier46
    Ver mensaje de Javier46

    Muchas gracias Javier y no olvides apúntartelo por sí alguna vez vienes por la sierra de Madrid.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar