Restaurante Bodega La Montaña

3
Datos de Bodega La Montaña
Precio Medio:
22 €
Valoración Media:
6.8 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
7.5 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
8.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 12,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de Bodega La Montaña

Hace ya un par de semanas acudimos a las jornadas de cocina andaluza que se celebran en ésta conocida bodega de Santander. Nos sentaron, a cinco personas, en el comedor del fondo. Mesa correcta aunque un poco juntas, nada que no se espere de una bodega de toda la vida, manteles camino, servilletas de papel grueso, vajilla correcta y cristalería suficiente.

Tortillitas de camarones (2) 22 E. Buenas, secas, bien fritas.

Langostinos-Gambas 21 E. Ración conjunta de cuatro buenos langostinos y media docena de gambas blancas. Excelente producto y con un toque justo de plancha.

Fritura de pescados 19 E. Pijotas, pez espada, pescadilla, bocartes... para mi lo más flojo, sin estar malo. Un exceso de tiempo en aceite lo que perjudica al pescado.

Hamburguesitas de rabo 16 E. Rabo en guiso, desmigado y compactado para después hacer cortes cilíndricos. Rico. Presentado sobre regañas de gran tamaño. Más plato de tenedor que hamburguesa.

Quesos payoyos 11 E. Gustaron los tres tipos (oveja, mezcla y cabra) Buena la mermelada de naranja amarga que los acompañaba.

Miraflores UBE (2) 32 E. BLanco frutal que acompaña correctamente la cena.

Agua, cafés y un buen pan cerraron la cena.

Servicio diligente y amable.

Es un lugar de esos que fue una antigua bodega y ahora se trata de un local, que dentro de sus posibilidades arquitectónicas, se encuentra remozado.

Ayer viernes noche, se encontraba al casi el 100 por %, y nos acomodamos cuatro personas en la zona que podemos llamar comedor al fondo, tras haber reservado una mesa para el menú denominado “maridaje de atún de almadraba de Barbate”.

Mesas ajustadas de tamaño, con un bajo-plato de tipo pizarra oscura y servilletas de papel con cierta consistencia.

Comenzamos con un aperitivo de gazpacho de fresa con virutas de mojama, acompañado con una sangría de sidra de Cantabria.

Tras ello, tartar de atún con una base de guacamole, maridado con un vino de la tierra, Yenda 2012 riesling.

Tataki de atún con su salsa de soja y wahabí, maridado con Louis Labastide brut.

Saquito de atún en una pasta de tipo brick acompañado el atún con mermelada de tomate y piñones, maridado con Luberri MC 2013.

Lomo y tarantelo a la plancha con un trampantojo de sandia, maridado con Sincronía Mallorca 2013.

De postre:

Yogourt con una base de bizcocho y frutas rojas presentado en un vaso, maridado con Capricho de Goya moscatel.

En cuanto al análisis de la comida, en conjunto todo paso del aprobado, pudiendo destacar el saquito del resto.

De los vinos, que los fue presentando el sumiller, que en todo momento estuvo muy amable y conciso, sin hacer alardes de su saber (lo cual yo siempre valoro) y es de destacar que escuchando a los comensales. Me gustó el Luberri, dentro que todos eran vinos de un nivel económico a entender en un menú de este tipo. Las copas del vino justitas, pero la abundancia de los mismos en cantidad, es de destacar.

Con cafés y agua se cerró la cena.

El servicio muy amable y con unas ganas de agradar muy de agradecer.

El precio del menú y bebida descrito, fue de 30 euros por comensal.

Comentario:

Local de esos antiguos remozados, con cierta incomodidad por el espacio y por la acústica, aunque los comensales no eran ruidosos.

La comida está a un buen nivel y el servicio y ganas de atender a nivel sobresaliente.

La relación calidad precio está a un buen nivel.

Quizás fuera de un fin de semana se esté más cómodo y habrá que probar su cocina fuera de unas jornadas.

Local a repetir.

No hay otra. Crisis, trabajo, busqueda de precio... En fin soy mas usuario de menú que de carta. Mi ctividad me lleva a buscar "best values". Y es cuando doy con locales como este cuando pienso que no hay en occidente comparación a lo que podemos encontrar en España, especialmente en eñ norte por lo que me toca, en cuanto a relación calidad precio.
En una transitada avenida de Santander se encuentrA esta casa de comidas que ofrece un menu casero muy bien elaborado. Tuve la suerte de caer un dia que ofrecia cocido Lebaniego. Np hubo duda. Se anuncian como subcampeones de unas jornadas dedicadas a tan pantagruelica preparacion. No me extiendo. Es de esos sitios que no falla.El vino un correcto do ucles de año en buena copa. El café cortito bien servido y el arroz con leche, ay el arroz con leche...., templado como debe ser, meloso y de repetir. Todo por 12 pavos. Busquen algo asi y ni en la turquía mas profunda. A tener muy en cuenta.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar