Restaurante Cas Milà

4
Datos de Cas Milà
Precio Medio:
40 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
6.0 10
Comida:
8.1 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
7.4 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 32,60 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


4 Opiniones de Cas Milà

En domingo de invierno en Ibiza no hay tantas opciones y son muchos los cerrados por temporada y por fin de semana. La cercanía, un buen menú de arroz (que va variando) y la comodidad de acceso, también ayudan a la hora de elegir, así que repetimos en poco más de un mes.
Cuatro para comer en un comedor que se fue llenando progresivamente sin resentirse en el servicio.
A compartir en el centro y como extra del menú (20€), una fritura de pescado que incluye boqueron un poco blando pero bueno de sabor, gambita bien frita y crujiente y chipiron bien rebozado y frito.

De los dos primeros, descartados los raviolis, elegimos alcachofa y gambitas fritas en teriyaki; muy bien las alcachofas y muy saladas las gambitas.

Los principales de arroz optamos por dos y dos de cada:
. arroz seco con almejas y bacalao muy bueno, bien de ración, buen punto de cocción, justito de tropezones, bien de fondo.
. arroz caldoso de perdiz y setas, algo falto de fondo, bien de tropezones, buen punto de arroz y ración más que amplia.

De postre tambien dos de cada:
. sorbete de mandarina: muy bueno, sabroso, buen punto dulce
. trufas caseras. buenas, poco empalagosas, buena ración y chocolate bueno.

Para beber una de agua de Boi, una copa de vino blanco que ni se dijo nombre ni origen y que vino servido de cocina. Un buen tinto: reserva de Torremilanos 2010 en muy buen punto de madurez, sin dar a probar.

Por parte de la casa: pan de bollito con buen alioli, incluido en el menú.

Local ubicado sobre la playa de Cala Tarida (una joyita) con ducha antes de entrar para el verano y una cristalera al sol del atardecer perfecta para comer en invierno.
Carta de comidas interesante y de vinos con buenos vinos y algunos fuera del clasicismo. También interesante menú.

Cuatro para comer, decidimos ir al menú ya que parece una buena opción ya que incluye arroz aunque no su especial arroz de Cas Milá.
De entrada un buen alioli, poderoso de ajo con un regular pan muy seco por la cercanía de la playa. Pasamos de aperitivos para ir al fondo de la cuestión.

Para beber agua de Boí (del valle pirineico), una copa de blanco Raimat (descartado el verdejo ofrecido "fresquito") y vamos por un tinto madrileño que les costó encontrar en bodega (pocas peticiones) Licinia 2009 que resultó goloso y amable para acompañar toda la comida. Observé que todos los vinos servidos son de cosechas algo antiguas. Bien servido con relleno de copas casi constante pero sin apretar.

En el menú se incluyen entrantes al centro:
. calamar de playa con cebolla caramelizada y aceite (aceiteras prohibidas por ley) y el toque de la cebolla caramelizada me gustó.
. setas plancha con aceite y perejil. buenos (y grandes) rebollones troceados algunos por su tamaño, carnosos, sanos y bien de fuego sin pasarse. Correcto.

Sin entrar en el menú, añadimos una fritura de pescado (boquerón), gambitas y chipirones. Un éxito, bien fritos, crujientes, sin aceite. Muy bien.

De principales: dos de cada opción de arroces:
. caldoso de magras (de cerdo) y verduras con la sorpresa de encontrar trozos de patas de calamar que confirmamos oficialmente. Bueno, algo de exceso de caldo, se pudo repetir casi otro plato entero.
. rissotto de gambas. El arroz estaba bien de punto pero el conjunto quedaba demasiado pastoso, creo que sobraba mantequilla o similar.

Para postres:
. Mousse de queso: bien resuelta, fina y delicada textura, sin saturar de queso; acompaña algún fino barquillo de chocolate y una reja de chocolate negro. Muy bien.
. Sorbete de piña. Bien hecho con sensación como de piña colada. Muy refrescante.

Por cortesía de la casa: chupito de hierbas, aunque curiosamente y habiendo buenas ibicencas, fue de las consabidas gallegas; el otro chupito de PX que también costó encontrar y que creo que era la misma botella de hace dos años.

En medio de Cala Tarida y con acceso desde la misma playa, volvemos por buena impresión del verano pasado y la cosa no fué tan buena.
Eramos 10 más dos niños. Tomamos 8 de pan, 2 x agua; cervezas Isleña x 9 bien conseguida y de la zona (en factura pusieron Heineken y ya no preguntamos si era más cara o barata; 1 Fanta (para aquello de la clarita) con una sin alcohol. Vinos: tras fallar las dos primeras peticiones de blanco con la excusa de que es invierno y no tienen de todo (¿pero se cobra igual? ¿es producto de temporada?) Tomamos primero Serra da Estrela un correcto albariño; luego un blanco Nieva muy rico; al final y porque hay quien nos gusta más el tinto, acabamos con una Garnacha de Fuego muy sabrosa y antigua (2006). Dados a catar y self service.

Comida al centro: 2 de mejillones al gusto aunque parecían industriales, el picadito está bueno. Fritura de gambas, chipirones y pescaditos x 2 muy buenos. Salteado de chipirones con setas x3 servido como un tournedó bien elaborado y con buen sabor. De principal bullit de pescado para 7, hecho con buen pescado (rotja y rape) con su patata, tomate y pimiento rojo hervidos en su punto y con una salsa que debía llevar un alioli muy suave; con el caldo aparte se hace el arroz a banda que estaba en su punto de cocción y con ración suficiente para los diez y los niños.
Postre: un par de helados para los niños y 6 cala tarida a compartir que es media piña servida entera pero con la pulpa troceada y mezclada con crema catalana y algo de helado de vainilla: original y muy celebrada.

Tiene buena carta de comidas y correcta carta de vinos incluyendo buenos vinos a precio x 2. Luego hace falta que queden en existencia.
En la factura y al repasarla ahora, figura un concepto de agua x 35.50€ que no sé a qué atribuirlo y no me dí cuenta al pagar la factura. Regalo de la casa de 3 PX y 2 hierbas ibicencas.
Después de tener la factura total (532.01€) y cuando estábamos pagando, vienen con un añadido de factura de que la última agua y dos cafés no se habían cobrado y subía 7.15€. Un poco lamentable primero por no cobrarlo al principio y segundo porque el costo de materia prima para ellos del agua y dos cafés no llegaría a 2€. Incluso hubieran puesto gratis 5 más de PX que hubiera sido más costoso que el agua y dos cafés. Pues se quedaron casi sin propina.
Pongo 50 € por persona ya que el costo de los niños no es lo mismo.
Salimos con mal sabor de boca por la tontería del añadido de factura cuando la comida había estado francamente buena.

El restaurante se encuentra sobre una de las mejoras calas de Ibiza. Con unas impresionantes vistas, una construcción muy cuidad y unos acabados rústicos, que respetan el entrono mucho más que los hoteles de la Cala.

El menú para 4 personas consistió en chipirones con ajetes y setas, acompañados de un surtido de lechugas, pan, all i oli, y aceitunas (no de la casa, ya que lo cobran como en la mayoría de restaurantes de la isla). Para comer "bullit de peix amb arroz abanda" (sólo para 3, por le tamaño de la ración), todo un clásico. En Cas Milà el peix lo sirven con patatas y pimientos, aderezado con la salsa típica a base de caldo de pescado y un ligero all i oli....especial El arroz a banda bastante bueno, terminado en el horno, y con el grano en su punto. De postre, una piña Cala Tarida: piña natural con licor, crema catalana, helado de vainilla, y azúcar caramelizado, servido sobre la propio base de la piña.

Para beber un Enate Gewürztraminer y un Bach para el arroz.

El servicio correcto en todo momento, y muy amables.

Tienen un menú por 16,00€ todo el año.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar