Restaurante La Masia del Solà en Monistrol de Calders

Restaurante La Masia del Solà

Datos de La Masia del Solà
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
7.7 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
8.5 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Barcelona
Localidad: Monistrol de Calders
Dirección: Crtra de Sabadell a Prats, km 32,5
Código postal: 08275
Tipo de cocina: Catalana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 10,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Martes

Teléfono


3 Opiniones de La Masia del Solà

Tal como indica su pagina web el restaurante tiene sus inicios en 1946 con la familia Jubany con una pequeña cocina y un comedor para unas 20 personas, a través de los años y después de varias ampliaciones nos encontramos esta magnífica masía muy bien restaurada, el restaurante tiene varias salas con mesas bien vestidas, actualmente María Rosa Jubany es la que regenta y dirige el restaurante y el pequeño hotel que alberga la masía.

El tipo de cocina es casera, sin complicaciones y con producto de excelente calidad.

Tras acompañarnos a la mesa que nos habían asignado, por cierto una mesa redonda muy amplia junto a una de las ventanas de una de las salas y siguiendo los protocolos del coronavirus nos hicieron rellenar un papel donde hicimos constar nuestros nombres y un teléfono de contacto y nos dieron las instrucciones para utilizar el código QR que da acceso a su página web donde están colgadas la cartas de platos, la de vinos y la de postres.

En esta ocasión éramos cinco comensales y compartimos los primeros que fueron

-Variado de croquetas hechas en casa, 6 unidades con excelente textura y fritura.

-Variado de cáscara, una buena ración de almejas y mejillones, muy buena.

-Buñuelos de bacalao, también con una muy buena textura y donde el bacalao no escaseaba

-Níscalos a la plancha, frescos y en su punto, buen inicio de una temporada de setas que promete ser excelente y abundante.

Seguimos con

-Arroz negro para dos, servido en paellera en la mesa

-Arroz de sepionas con alcachofas y ajos tiernos para los otros tres, estos arroces fueron servidos individualmente en un cuenco.

Buen punto de cocción de ambos arroces, raciones abundantes y muy buena elaboración con buen sabor.

Los postres todos de elaboración propia fueron

-Sorbete de mojito.

-Dos raciones de brownie servidos tibios acompañados de helado de vainilla.

-Cheescake.

-Canelón de chocolate relleno de nata acompañado de helado de trufa.

Todos con un resultado más que satisfactorio.

La comida fue acompañada con una botella de agua y dos botellas de vino blanco de la D.O. Pla de Bages, El Sagal de Collbaix elaborado con la variedad autóctona Picapoll por Collbaix Celler el Molí en Manresa el servicio consistió en descorche cata y primer servicio.

Terminamos con dos cafés y dos cafés cortados y unos petit fours.

En resumen, un muy buen restaurante con buena cocina y buen producto con una excelente atención por parte de la propietaria y de todo el equipo de sala, no es de extrañar pues que el restaurante estuviera totalmente lleno.

Para mí un pequeño inconveniente es la ubicación está en la Catalunya Central y hay que acceder a través de una serie de carreteras secundarias, pero a pesar de ello es un lugar que recomiendo y donde no dudo volver en otra ocasión.

 

 

  • Variado de croquetas

  • Níscalos a la plancha

  • Mejillones y almejas

  • Buñuelos de bacalao

  • Arroz de sepionas

  • Arroz negro

Ya hace un tiempo que vinimos un día y tomamos el menú del día. En su momento comenté que volveríamos y de hecho ya es la segunda vez que volvemos después de una buena primera experiencia. La anterior fue para el bautizo de la peque y realmente quedamos más que satisfechos. No puse comentario porque al ser un menú de bautizo y tal pues pensé que igual no era muy representativo. Y el sábado volvimos a comer a la carta que era lo que nos quedaba pendiente.

Como aperitivo nos pusieron unos chupitos de crema de calabaza con olivada negra si no recuerdo mal. La Marta se comió unos deliciosos macarrones (los probé y estaban buenísimos, por qué a mi no me quedan igual???) y luego picoteó lo que pudo de lo nuestro que no fue poco. Nosotros nos pedimos:

- Salteado de setas con huevo frito y panceta confitada: ración de campeonato, te lo sacan en una paella de palmo con el fondo lleno de rovellón y llenega negra salteados con ajo y perejil, su huevo y la panceta confitada marcada a la plancha. Con este plato en un día normal uno ya hubiera cumplido. Una delicia, producto excelente y tratamiento sin complicaciones pero muy efectivo.
- Ensalada tibia de cogollos con queso de cabra gratinado y frutos secos: bien, una ensalada que ya es un clásico en muchos restaurantes.
- Costilla de Nebraska a baja temperatura con castañas y cebollitas: Por el sabor dedujimos que la primera parte de la cocción la llevan a cabo a la brasa y acaban guisándola. Carne deliciosa, plena de sabor y muy tierna. Acompañada con un parmentier de patata.
- Pie de cerdo deshuesado con calamares y boletus: sobre un puré de patata con ajo y perejil. Deliciosa y sabrosísima combinación de "mar i muntanya". Los calamares eran frescos frescos, estaban buenísimos.

De postre yo tomé un coulant de chocolate con helado de coco. Quizás el único fallo de la comida ya que el coulant estaba pasado de cocción y no estaba todo lo cremoso que debería. Rosa se pidió unos profiteroles de nata con chocolate caliente. Para acabar los petits fours eran unas piruletas de chocolate y unas minimadalenas de almendra, muy buenos también. Acabamos la comida con un par de buenos cortados.

Para beber Gramona Imperial 2006 servido en copas correctas y con su cubitera a un lado de la mesa para que fuéramos sirviéndonos. Carta de vinos corta con algunas referencias interesantes.

Respecto al local, como creo que ya dije en el comentario anterior, es una antigua masía reformada con mucho encanto. En el exterior hay unos jardines donde pueden salir a correr los críos. Respecto al precio, el total sumó 114 €. No es barato pero teniendo en cuenta la calidad y la cantidad del producto creo que la RCP es bastante buena. Volvería a pagarlo gustosamente por repetir la experiencia, lo cual siempre es un buen indicador.

Hemos visitado hoy este restaurante situado en Monistrol de Calders. El edificio es una preciosa masía catalana, muy bien conservada tanto en el interior como en el exterior. El restaurante consta de diversas salas que les permite ofrecer intimidad para reuniones familiares, de empresa o incluso bodas. Ademàs tienen habitaciones desde el 2009, muy bien acondicionadas por lo que he visto.

Respecto a la comida, hemos tomado el menú del día que consta de 3 platos y postre, o sea, mejor no almorzar demasiado (yo creo que tomaré algo ligerito para cenar). Hemos comido:

- Ensalada verde: buen plato de ensalada, muy fresca y muy completa (lechuga, tomate, cebolla, pimiento rojo, huevo duro, maiz y atún). Empezamos bien.
- Paella mixta: muy buena, con el arroz al punto (por aquí arriba a veces es difícil de encontrar paellas que no estén caldosas). Rosa se ha pedido unos canelones de la casa muy buenos también.
- Botifarra con parmesano: muy buena la botifarra (producto excelente, la verdad) con ese toque del queso parmesano, muy original. Acompañamiento de patatas fritas caseras y una especie de buñuelo de manzana que estaba bien rico.
- Crema catalana: rica y ración abundante.

Para beber agua y vino de la casa. Para acabar yo he tomado un cortado, bastante bueno.

En fin, una buena opción de menú si uno está por la zona. Volveremos para comer a la carta porque la verdad es que hemos echado un vistazo y pinta bastante bien.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar