Restaurante Al Paseo en Madrid

Restaurante Al Paseo

Datos de Al Paseo
Precio Medio:
41 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
7.5 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
7.5 10
Calidad-precio:
7.5 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Madrid
Localidad: Madrid
Dirección: Paseo de la Habana, 65
Código postal: 28036
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 35,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de Al Paseo

Quizas no fuera el dia idoneo para acudir por primera vez a este lugar; quizas la eleccion de platos no fuera la mas adecuada, pero la impresion es bastante negativa.

Nada que reprochar, al contrario, al servicio de sala, atento y diligente, máxime teniendo en cuenta que en todas las salas no cabia un alfiler, incluso colocando mas mesas para que nadie se marchara sin comer. Importante guirigay, mucha gente, mucho ruido, muchas familias, sensacion de que la sala y sobretodo la cocina no dan abasto.

No hay tardanza en traer los platos, pero su calidad se resiente.

Unos boletus con ajo y jamon, supuestamente a la plancha, y que llegan a la mesa, casi frios y con aspecto y sabor de no estar terminados.
Unas almejas de carril a la marinera, con buen producto, pero con algo de tierra y una salsa insulsa. Una pena de plato.
Un arroz caldoso con carabineros, gambas y almejas, que llega meloso en lugar de caldoso, pasado de cocción, apelmazado, con un sabor que recuerda los arroces precocinados. Con muy buen producto. Que pena. Y sin embargo veo que el mismo arroz servido en mesas cercanas es ingerido hasta el ultimo grano. O me ha tocado el malo o soy un bicho raro.

La cosa mejora y mucho con los postres, tanto la leche frita como la tarta Tatin, se nota que son caseros y ademas estan muy bien elaborados.

Cafes con hielo, y chupitos de digestivos ponen punto final a esta visita.

Visto el rango de valoraciones que goza este lugar en este portal, la conclusion es clara, somos bichos raros.

Estupenda comida este pasado domingo en AL PASEO, el restaurante situado en un chalecito del Paseo de la Habana, en las proximidades del Santiago Bernabéu. Nos situaron en la terraza acristalada, un espacio acogedor y luminoso, donde estuvimos muy a gusto pese al desapacible día que se levantó. 4 personas, cómo me dejaron a mí la responsabilidad de elegir los entrantes, aposté a caballo ganador y pedí los chanquetes con huevo de corral, y las berenjenas con foie y jamón de jabugo. Pues nada, ambos platos tan buenos como los recordaba, excelente comienzo. De segundo un arroz meloso con carabineros y almejas para tres, pero del que comimos los cuatro sin ningún problema y un villagodio a la brasa. Como dijimos que íbamos a compartir todo, primero pusieron el arroz. Vino perfecto de punto y elaborado con un fumé con mucho fundamento, uno de los mejores que he tomado en Madrid, de repetir y repetir. A continuación el villagodio servido en una bandeja caliente que permitió que la pieza conservase el calor sin pasarlo de punto. Agradecimos el detalle, pues en mucho sitios los sirven en un plato de barro refractario, que lo que único que hace es humear y quemar la carne. El villagodio sabroso y tierno, servido en una ración abundante que costó terminar. No quedó sitio para el postre y pedimos directamente los cafés. Licores digestivos y como pensaron que no nos podíamos ir sin tomar alguna cosilla de postre, nos pusieron una mini copa de mousse de yogur con frutos del bosque de parte de la casa. Para beber, otro valor seguro, un José Pariente servido a buena temperatura que acompañó perfectamente el ágape. Servicio atentísimo. Especial mención a Eladio, el jefe de sala, un pedazo de profesional que hizo que nos sintiéramos como en casa en todo momento. Salimos a 35 euros por cabeza, relación calidad-precio muy buena que hará que sigamos viniendo muchas veces.

  • arroz meloso con carabineros

  • chanquetes

Buena experiencia en AL PASEO, restaurante situado subiendo el Paseo de la Habana, pasado el Bernabéu. El restaurante es un precioso chalet decorado en tonos claros, luminoso, con una magnífica terraza climatizada. Lleva ya bastante años funcionando y es un restaurante de cocina de mercado, en el que se trabaja un magnífico producto, y que nunca defrauda. Sábado noche, ambientazo, restaurante lleno, gente bien de mediana edad y algunas mesas de grupos. Hacía tiempo que no venía por aquí y parece que han actualizado la carta. Siguen teniendo las exquisitas gambas de Huelva y la lubina salvaje a la sal, pero ahora también se pueden comer cosas como una excelente hamburguesa y se pueden pedir medias raciones de casi todo. 2 adultos y una peque. Nos apetecía toda la carta, de momento para la cría pedimos la hamburguesa y nosotros nos pusimos en manos de Eladio, el maître, con la única condición de probar varias cosas, que no fuesen muy pesadas, y todo a compartir. Comimos chanquetes con huevo de corral, la fritura perfectamente ejecutada, sin nada de grasa y con un rebozado ligerísimo. Mezclados con el huevo resultan suculentos, nos hubiéramos comido otras dos raciones más. También, unas alcachofas al horno, sabrosas y tiernísimas. Unas zamburiñas al ajillo de sobresaliente, y unas berenjenas laminadas con jamón ibérico y foie, que estaban tan ricas como suena el nombre del plato. Por último, y antes del postre, nos pusieron una tapa de pulpo a la gallega para que no nos fuésemos sin probarlo, también excepcional, nos comimos hasta la patata cocida. La cría dio buena cuenta de su hamburguesa, de carne de buey wagyu, que vino con unas finas láminas de tocino ibérico por encima y acompañada de patatas soufflé y ensalada. Como broche final un brownie calentado al horno al momento, con helado de vainilla y chocolate derretido por encima. Carta de vinos extensa (presentada en un i-pad), con predominio de Riojas y Riberas. Por recomendación de Eladio bebimos un tinto crianza de Ribera de Duero, Viña Solorca, que no conocíamos y nos encantó. Rematamos con un Gin Tonic de G’Vine con Fever a compartir. Copas y cubertería de categoría, servilletas y manteles de hilo. Servicio afable y profesional. Con todo, salimos a unos 40 euros por cabeza. Extraordinaria relación calidad-precio. Pocas veces he podido decir en un restaurante que me han gustado absolutamente todos los platos. Totalmente recomendable, un negocio en plena forma y que puede dar mucho que hablar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar