Restaurante Real 210 Gastro

4
Datos de Real 210 Gastro
Precio Medio:
18 €
Valoración Media:
6.5 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
4.3 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
0
 
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Abre todos los días, desde el desayuno hasta la cena. Cierra los domingos después del almuerzo.

Teléfono


4 Opiniones de Real 210 Gastro

Desde su apertura se ha convertido en un referente en una localidad donde no había nada parecido. El problema no es la cocina, excelente en todo lo que hemos probado, desde la "simple" ensaladilla, de las mejores, hasta el carpaccio de pulpo con contrastes al paladar muy conseguido, magnífico. Los postres son más anodinos pero correctos. La carta de vinos es escasa, mejor representada con vinos generosos de la tierra, pero muy limitada en tintos, donde sorprende que frente a dos referencias de la Ribera del Queiles (nosotros tomamos Garnacha Vieja del Moncayo) haya ausencias de vinos tintos de la zona tan recomendables como Samaruco, Taverner o Moncloa. Las copas correctas y la temperatura del vino también.
La pega es el local y su ubicación. Al lado a un local de una conocida cadena de supermercados, con una zona de juegos infantiles y un local de restauración de toda la vida, el entorno es ruidoso y poco dado al disfrute que realmente merece su cocina. Dentro la situación empeora, a día de hoy se aprecian en el suelo restos de lo antes fue, pidiendo a gritos una reforma de verdad del mismo. No es muy amplio y es demasiado ruidoso, cuesta realmente poder mantener una conversación en un tono adecuado.
En cuanto al servicio si bien es siempre atento y voluntarioso, en esta ocasión sí resultó algo lento.
En cualquier caso la relación calidad precio es excelente, sin referencias similares en la población. Definitivamente muy recomendable.

Digo bien, un lujo, un privilegio contar con el buen hacer de este cocinero que a pesar de su juventud, sorprende por su buen hacer en los fogones, ofreciendo excelente calidad y originalidad a un precio que espero lo mantenga por mucho tiempo.
El único inconveniente del Real 210 Gastro, es que no lo tengo debajo de mi casa para poder ir todos los días, menos mal que el aparcamiento por los alrededores del local es siempre fácil.
En mi última visita eramos tres comensales y como en anteriores ocasiones, quedamos encantados, excelente servicio, rápido y atento a pesar de estar el local al 90% de ocupación y en cuanto a los platos, de otra dimensión a lo que por aquí se acostumbra, el arroz de anguila, el tartar de atún, el solomillo wellington, el gambón,... todo genial.
Muy recomendable.

No se si es que había generado demasiadas expectativas pero el caso es que he salido bastante decepcionado.
Para empezar, el servicio, desorganizado y caótico. Desde que me trajeron la primera cerveza hasta que me tomaron nota pasaron 20 minutos de reloj, y eso que lo solicité en dos ocasiones a pesar de que en el interior solo había dos mesas ocupadas.
Entre plato y plato la espera fue de 15 minutos. Alguno de mis platos viajó por todo el local hasta que descubrieron cual era la mesa de destino, así como que algún plato y vino de otros comensales casi aterrizan en la mía, el personal bastante perdido.
En cuanto a la comida tomé croquetas de perdiz, huevos estrellados, pizza de carne mechada y trufas y el albondigón de ternera y foie.
Los dos primeros platos aceptables, nada de tirar cohetes pero aprueban para salir del paso.
En cuanto a la pizza, ha sido el plato más sabroso y el único que nos ha sorprendido gratamente.
Por el contrario, el albondigón ha sido lo peor, interior crudo exterior demasiado hecho y seco, sin sabor predominante más allá del de la carne picada, en mi opinión, suspenso.
La experiencia no ha sido cara, 20 euros persona , pese a ello lo más probable es que no repita

En una barriada de Puerto Real, se encuentra este amplio local, con terraza y un interior sin apenas decoración, cocina a la vista, barra y en un lateral seis o siete mesas. No hay manteles, menaje y copas modernas y simples. Servicio voluntarioso y amable. Parece un bar de tapas más de los muchos que hay en esta localidad. Pero…. aquí hay un cocinero tan joven como prometedor, Mauro Martinez Barreiro, que demostró muy buenas maneras en el estrellado Skina de Marbella.

Y lo que hace en su nuevo local es muy, pero que muy atractivo. Hemos probado unas veinte tapas y el nivel medio es muy bueno, y en ocasiones excelente. Como ejemplo de lo primero: pulpo con patatas, albondigón de foie, taco de carrillera, ensaladilla, magret con pisto, vieira, solomillo Wellington al revés, langostino con crema de su cabeza, anchoa como boqueron…. Como ejemplo de lo segundo: huevo en tempura con crema de boletus, sashimi de corvina, arroz con anguila, pizza de setas con carrillera… y dos platos extraordinarios: cigala con sopa de ajo y pringa de berza y una lubina con níscalos y salsa de cacahuete perfecta de calidad y punto. Los postres son de pasteleros de la localidad y tienen un interés variable. La carta de vinos esta en formación, pero hay buenas opciones por copas (Unzu, Pittacum).

En resumen, aunque suele estar abarrotado, claramente “merece el desvío”. El precio por persona está sobre los €15-20 bebidas aparte, es decir una excelente RCP. A seguir de cerca.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar