Restaurante Gamba de la Costa en Barcelona

Restaurante Gamba de la Costa

Datos de Gamba de la Costa
Precio Medio:
49 €
Valoración Media:
7.5 10
SERVICIO DEL VINO:
8.1 10
COMIDA:
8.5 10
ENTORNO:
5.3 10
Calidad-precio:
8.0 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Barcelona
Localidad: Barcelona
Dirección: Roger de Flor, 252
Código postal: 08025
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingo noche y lunes

Teléfono


Opiniones de Gamba de la Costa
OPINIONES
7

Muy buena oferta de pescado y marisco fresquísimo y buena elaboración de arroces.
Después del cambio de local, ha ampliado la capacidad de comensales del comedor respecto a su anterior ubicación, el local es alargado como un tubo, a la entrada a la izquierda la barra y a continuación una de aquellas neveras de madera con varias puertas que utilizaban el hielo para refrescar y que muchas de ellas se reconvirtieron conservando la estética vintage de las mismas.
Mesas en cada uno de los lados del local vestidas con camino de mesa.
Optamos por compartir como ya viene siendo costumbre los primeros, unos riquísimos y tiernísimos chips de alcachofa y seis filetes de unas excepcionales anchoas de Santoña acompañadas de coca de cristal con tomate.
Los arroces pueden ser para una sola ración como debería ser, nunca he llegado a entender que en la inmensa mayoría de restaurantes obliguen a pedir para dos personas. Pedimos arroz de rape y almejas para los dos comensales, un arroz en el justo punto de cocción elaborado con un muy buen fondo de pescado y un sabroso sofrito.
Maridamos la comida con una botella de Ekam de Celler Castell d'Enclús de la D.O. Costers del Segre, fresco y elegante servido a temperatura correcta.
Los postres mousse de galletas y sorbete de mojito.
Dos cafés y chupito de orujo de hierbas y otro de whisky de malta cortesía de la casa.
Buen servicio del vino con relleno constante de las copas, servicio ágil y agradable con buena coordinación con la cocina.
Sin duda un lugar recomendable donde personalmente pienso volver.

Primera visita, por casualidad; veniamos de una infructuosa busqueda de un local cerca del H. de Sant Pau, en el que, me habian dicho, tenian un Fiano d'Avellino excelente. 10 de la noche y ni rastro... Alternativas? Ella se acordó de una freidura en el Pasaje Grassot que no estaba mal. Para allimque no vamos. Y, sorpresa... la amable pareja ya no estaba. El local estaba renovado, limpiomy ¡lleno! Que hacer? Arriesgarnos? El tiempo no acompañaba, por lo que... Alea Jacta Est, y cruzamos el Rubicón. Sabia decisión.
Mientras esperamos en la barra, dos zuritos, bien tirados, muy bien tirados. Podemos ver al Jefe (jove, limpio, sonriente, accesible) trabajar: buena técnica, buena materia prima. La camarera -joven, limpia, educada, simpatica- controla la sala, con destreza y sin nervios. Mientras esperamos, nos dejamos recomendar por el Jefe: un arroz negro, acompañado,por un bogavante (que nos miraba desde el mostrador y algo sospechaba, ya que estaba alerta a los movimientos del Jefe, rodando para presentar siempre sus pinzas en la delantera) a la plancha.
Nos sentamos. Unas gambas a la sal (sabrosas y exçelente punto de cocción) y unas almejas plancha (muy sabrosas, punto de cocción perfecto). Primera botella de Colet Tradició. La cubitera preparada de forma profesional, con nido de hielo picado, algo muy pocomusual hoy en dia, eromtotalmente recomendable, ya que mantiene el cava a una temperatura perfecta durante todo el servicio. Llega el arroz negro y el bogavante. Arroz muy sabrosomy punto de cocción perfecto; bogavante, para mi gusto, punto algo pasado. Empezamos lacsegunda botella de Colet Tradició, que durará hasta los postres. Compartimos una recomendación de la camarera, crema de galleta maria, excelente. Volveremos, ya que secquedó en el tintero el tartare de atún y alguna quebotra cosa...

Nueva visita a este local, y van ya unas cuantas.Nos reunimos tres con la excusa de probar unos vinos que llevamos y ya que estamos, cenar algo.

Si bien los protagonistas iniciales fueron los vinos, el maridaje resultó excelente.

Empezamos con Tricó Nicolás 2010 (Albariño 100% DO Rias Baixas subzona Condado de Tea), y que acompañamos con una muy buena ensalada de tomate, cebolla y atún fresco hecho vuelta y vuelta. Muy sabrosa y muy refrescante el contraste del tomate y la cebolla con el atún.

Continuamos con Champagne Pascal Doquet 1996 que maridamos junto con el vino anterior, con unos buenos mejillones con cebolla, almejas a la plancha buenas pero de tamaño algo pequeño y con las fantásticas gambas a la plancha de este sitio que tan frescas eran que llegaron al restaurante un poco después que nosotros.

Y rematamos con Matanegra 2005 (DO Ribera del Duero) y un muy buen chuletón con sobremaduración de 21 días, que nos acompañaron con una ensalada y unas patatas.

De postre tomamos un helado artesano cítrico, un buen café y una copa de Macallan 18, vamos que nos cuidaron muy bien.

Aquí con fotos:
http://felixthefox.blogspot.com.es/2012/10/gamba-de-la-costa-ii.html

Cuando concluimos la cata de l'ermita en el mes de abril, nos citamos para junio acompañados, cada uno de nosotros de un Vega Sicilia Unico.

Conseguimos poner sobre la mesa: 1961, 1964, 1987, 1991, 1996, 1998, 1999, 2000, un reserva especial de las añadas 1985, 1990 y 1991 y un reserva especial de las añadas 1985, 1991 y 1996.

Como la vez anterior, la celebración -no se me ocurre otro nombre- tuvo lugar en Gamba de la Costa.

Todos los vinos tenían cosas que decir, excepto el 61 que ya había dicho basta y se convertirá en un buen vinagre (de hecho es lo que era en la cata).

El mejor de la tarde, por unanimidad (o casi): 1998. Perfecto, sin aristas de ningún tipo, suave, aterciopelado, único, sin duda.

Como no sólo de beber vivimos, también comimos:
En un complicado maridaje, las gambas, los berberechos y unos mejillones. Personalmente solucioné el maridaje de estos platos, absteniéndome de beber

Un buen morro de bacalao con una muselina de ajo

Un atún a la plancha pelín hecho en exceso,

y un chuletón

Hubieron tres vinos adicionales: un Santa Rosa 1996, un Celler Batlle Gran Reserva 2002 y Burklin Wolf Pechstein Auslese 1989 R

Con los postres, el riesling que maridó una sabrosa coca

Aquí, con fotos:
http://felixthefox.blogspot.com.es/2012/06/vega-sicilia-unico.html

Nueva visita a Gamba de la Costa, esta vez comida en la que nosotros aportamos los vinos que fueron, creo que hasta en este orden:

Delamotte Brut
Pierre Paillard Millesime 2002
Louis Jadot – Beaune Bressandes 2002
Leroy-Beaune Les Cent Vignes 1982
Friedrich Becker Spatburgunder 2009
Dominio do Bibei Brancellao 2005
Auditori 2008
Clos Mogador 2008
Blecua 2003
Castell de Sant Antonio Torre de l’Homenatge 1999
Gramona Celler Batlle 2002

Y comimos:
Unas chips de alcachofa. Yo llegué tarde y me las perdí
Unos calçots para comer sin usar las manos, con su salsa romesco
Unos mejillones, primero al vapor (y diría que con algo más) y luego a la plancha.
Unos fantásticos beberechos a la plancha
Unas muy buenas gambas de la costa
Unas bravas (les falta chicha)
Unos champiñones a la plancha
Un rape acompañado de arroz negro
Un muy buen chuletón
Cerramos con buenos cafés y buenos geteses

No pongo el precio porque fue algo excepcional pactado con el restaurante.

Apenas un par de semanas abierto y lleno al mediodía. Excelente materia prima es lo que predomina junto con una acertada oferta al estilo "casa de comidas". Platillos suculentos, copas Riedel de gama alta, profesionalidad....un acierto!. Local maravillosamente normal (lejos de las extravagantes modas para "atraer" o "diferenciar"), de barrio de verdad, resultón por las reducidas dimensiones. Unas 5 mesas que se me antojan justas para la demanda actual. Lo importante está en el plato!.

Menú de 13€: 1º) garbanzos con butifarra "negre" (plato de cuchara, de los de verdad!)...algo dulzón en mi opinión por exceso de tomate...y aún así gran plato!ª, 2º) albóndigas con setas (fantàsticas!, sabrosas, frescas!) y acertadas patatas panaderas...mejor plato!. Crema catalana de postre...muy mejorable, pues el "cremat" superficial no puede enmascarar la nevera del preparado.

Punto y aparte merecen las gambas!. El cartel exterior reza "las mejores gambas", que eufemísticamente quieren realmente reclamar y reivindicar "las gambas por excelencia"!. Conozco muy bien el producto...cada 2 x 3 paso por la llotja de LLançà para comprar las que son para mi las mejores gambas posibles...y las de hoy en "Gamba de la Costa" lo son también...2 generosas raciones (13€ por 9 gambas medianas) hasta acabar el aparador en mi caso!. Un ex-colega de gastronómicos festivales pantagruélicos me comentó que la gran y excelsa gamba se diferencia del resto por su sutil sabor a trufa negra (melanosporum) al "xarrupar" la cabeza y extraer todo su elixir...y así es la gamba degustada esta tarde...varias levitaciones han acaecido en mi deambular "gamberRo"!.

Buen café...y muy buen gin-tonic de Magellan & Fever Tree.

Para repetir patológicamente...desayunos includos!.

Atraídos por su reciente apertura, nos dirigimos unos cuantos a desayunar de sobaquillo (pretendíamos ir de gorra pero no lo conseguimos).
Local pequeño pero coquetón, con unas pocas mesas, más bien un bar donde puedes desayunar, comer y cenar, además de funcionar como bar.
Es como un bar de barrio pero con Martin Miller's, Mombasa, 209, alguna más que no recuerdo y Fever Tree, vamos, un buen bar de barrio. Servicio amable, eficaz y con muchas ganas de agradar (consiguiéndolo).

Los vinos que llevamos (y bebimos):
Colet Navazos Extra Brut 2007
Do Ferreiro Cepas Vellas 2010
Pezas da Portela 2007
Un Godello (elaborado por Guitian) para la Colección 75 Aniversario de Vila Viniteca
Tobelos Garnacha 2009
Gran Claustro 2001
Altos de Losada 2007
Zilliken Kabinett (no recuerdo el año)

Asaltamos la carta del Gamba de la Costa (por cierto, local emparentado con http://www.gambadelacosta.com), y seleccionamos:
Una excelente alcachofa en chips
Unos muy buenos berberechos a la plancha, excelente el punto del berberecho
Unas muy frescas gambas a la plancha
Unos buenos y sabrosos huevos fritos con foie, otros con langostinos y otros con calamarcitos
Un solomillo fileteado, sabroso. Poco hecho, en su punto.

Toda la comida en cantidad suficiente para satisfacernos todos.

El local tiene una muy buena carta de vinos a precios muy ajustados, y una selección de vinos a copas.

Curiosamente, a pesar de ser un desayuno, no tomamos café.

Buenos GT's (es que fue un desayuno bastante largo)

El precio por persona no incluye el vino (ya que lo llevamos nosotros) ni los Geteses a los que fuimos invitados (creo).

Para volver, aunque sea a desayunar algo más comedido.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar