Restaurante Mas Blayet en Valencia
  

Restaurante Mas Blayet

19
Datos de Mas Blayet
Precio Medio:
29 €
Valoración Media:
7.5 10
Servicio del vino:
6.1 10
Comida:
7.7 10
Entorno:
8.3 10
Calidad-precio:
8.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 24,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


19 Opiniones de Mas Blayet

Cena en grupo de menú cerrado. Al menos en mesas de pequeños grupos que permiten una sensación menos de celebraciób de BBC.

Para beber: blanco Calera bastante seco. De tinto Venta del puerto nº 12.

A compartir en el centro:
. ensalada con verde, pollo rebozado, tomates, anacardos y alguna cosa más: mejor de la que aparentaba.
. tartar de atún con aguacate: faltó insistir un poco más en el cortar a cuchillo, pero bien de sabor y calidad.
, saquitos de morcilla, croquetas de jamón, croquetas de pollo y crujiente de buey a modo de mesuritas delgadas: bien de elaboración, básicos de sabor, nada aceitosos.
. calamarcitos con cuscus y espuma de alioli. Buen resultado.

Principal individual:
. cochinillo confitado: la piel algo gomosa, bien de cocción la carne, bien de sabor, amplia ración.

Postre:
. chocolate y helado de plátano: demasiado dulce final; solo apto para golosos

Salvamos con dignidad el evento.

Como puede ser que se me haya escapado esta perla en la ciudad de Valencia, conociendo a la familia en su ubicación del Perellonet? Sencillamente porque la oferta a veces te satura y ya no sabes dónde acudir.
He de reconocer, que teniendo esta opción, se me queda corta la del Brosquil, a quien me recuerda mucho en su concepto.
Buena comida a un precio adecuado, servicio más que correcto y una facilidad para aparcar y disfrutar fuera de lo corriente.
Además de los típicos entrantes que disfrutamos, tomamos un arroz de bacalao y coliflor, estaba delicioso, rematado con unos postres caseros, todos ellos ya conocidos.
Buena carta de vinos, opciones interesantes y atento servicio, supongo que si además puedes elegir la zona donde comer (nosotros no pudimos por estar lleno) el disfrute es doble, ya que tienes la alternativa de la terraza.
Muy interesante, saludos.

Excelente restaurante, muy elegante, con campito futbito para los niños, platos muy sabroso y con una presentación muy acertada, probamos un arroz señoret muy bien preparado, sitio muy recomendable para comida con los amigps, luego tiene sal para tomar una copa.

Se jubilaba nuestro querido Valentín, y como quien da, recibe, se le preparó una multitudinaria sorpresa.

Menudas instalaciones se han montado aquí los de El Blayet. Todo un complejo ideado para el disfrute que va desde la comida hasta las copas en diferentes zonas; terraza, pub...

No tenía pensado comentar nada de un acontecimiento así porque lo normal es que a los restaurantes les cuesta dar la talla, pero estuvieron a un nivel más que aceptable, y ese esfuerzo merece ser destacado.

Nos alojaron en la carpa, perfectamente montada y servida. Servicio mecanizado, concentrado en que los platos salieran cuando tocaban, y esto quizá les privó de la parte personalizada, de manera que lo que les ibas demandando en el transcurso de la cena costaba que saliera.

El menú estaba establecido en 25 €., dando sólo pie a la elección de carne o pescado.

De inicio una ensalada surtida con nueces, nuggets, queso fresco, blablabla... Cumplidora.
Después una cazuela de cuatro quesos al horno para acompañar el pan tostado. A rebañar.
A continuación, una especie de tortilla de patata con bacalao en modo revuelto amoldada. Vamos, vertida sobre un molde para su presentación. Nada del otro mundo.
De principal me decanté por el entrecot a la brasa. No esperaba su nivel en un menú así. Buena pieza bien marcada con el sabor que le confiere las brasas al vacuno, acompañada de patata y pimiento asado.
El postre era un brownie de chocolate con helado de vanilla. Poco que decir, su papel hizo. Correcto.

Respecto a la bebida, aguas, cervezas y demás refrescos, y vinos de bodegas Osborne como Gadir (V.T. Cadiz) y Señorío del Cid Roble (Ribera del Duero) ambos del 2013. Todo según demanda.

Entrañable velada. La fiesta supongo que continuaría, pero los ex barraqueros ya lo dimos todo en su día.

Cena de fin de reunión y por tanto menú pactado y vinos incluidos que fueron Viña Calera 2014 y en tinto El Puerto 12 meses 2011; el agua una buena Evian.

la comida:
. ensalada de tomate seco, queso de cabra caliente y variadas verduras: buen resultado final.
. foie con pequeñas tostadas comerciales: nada destacable
. calamares en salsa verde: normales
. tortitas de camarones servidas en mesura de papel de periódico sobre el plato: buenas crujientes levemente aceitosas.

Principal a elegir entre carrilleras de buey (se ve que ya hemos acabado con las de ternera de tanto ofrecerlas) y elegí taco de atún, más que bien de tamaño, poco hecho y sabroso.

Para postre: tarta de la abuela. Cada abuela la hace de una forma y ésta no es de las mejores.
Cafés a elegir.

Un grave inconveniente es que nos ubicaron en la sala de arriba lo que en principio era bueno porque estábamos solos, pero lo malo es que hubo quien tiró de muletas por los escalones.

Desconozco el precio de la organización.

Cada año hacemos una reunión familiar, la suerte de organizarla o no depende de un proceso aleatorio llamado "sorteo" que se realiza entre primos y el año pasado nos tocó planificarla.

He de decir que no es nada nada fácil encontrar un sitio que albergue a más de 40 personas, que hagan menús infantiles para los pequeños, que la RCP sea la adecuada, que no supere a los 35-40 euros por persona, que tenga parking, espacio al aire libre y que los menús sean de calidad.

Tras meses de búsqueda encontramos Mas Blayet, después de una primera toma de contacto nos dio una muy buena vibración, el personal del restaurante fue amable y atento, todo eran facilidades, tuvieron toda la paciencia del mundo con los requisitos que poníamos.

El local tiene dos plantas, a nosotros nos situaron en la de arriba, lo cual se agradece pues teníamos cierta intimidad, alejados de todo el trajín de cocina, camareros y demás clientes.

Tras numerosas votaciones (que llevaron varias semanas) cada uno decidimos que plato principal queríamos y elegimos tres entrantes por mayoría.

Escogimos dos fríos y uno caliente. El primero que nos sirvieron fue una ensalada de lechugas varias con queso de cabra, jamón ibérico y salsa de mostaza, curioso el contraste de la salsa. El único inconveniente que le pondría es que me hubiera gustado que hubiera más presencia del jamón pero porque me encanta y se acabó antes que el resto del plato :)

El segundo entrante frío fue un Carpaccio de Buey con mousse de parmesano y una vinagreta de cinco pimientas, todo un cóctel de sabores en un bocado.

Y como tercero, elegimos uno caliente para compensar los otros dos y el escogido fue unas Puntillas con Verduritas. Jugosas, acompañadas con unas habitas baby, habían cogido todos los sabores y estaban tiernas.

Pasamos al plato principal y yo escogí un Arroz Meloso de Bogavante, espectacular. El arroz en su punto, el bogavante le había dado mucho sabor al plato, y lástima que se acabara tan rápido. (Habrá que repetir otra vez).

Los platos fueron acompañados en todo momento por los vinos de la DO Valencia, Marqués de Valencia.

Y una comida no es una comida (al menos para mí) sin el postre, podíamos elegir entre mousse de tres chocolates o un cremoso de piña colada con toque de ron. Me decidí por el primero. ¿Qué decir? Qué disfruté cada cucharada como si fuera la primera.

Una vez acabada la comida, nos fuimos al jardín dónde el restaurante tiene un anexo llamado Tosca Llar Club, una zona dónde poder tomarte algo tranquilamente y con música chill out.

El caso es que entramos a las dos de la tarde y salimos a las nueve de la noche. Buen servicio, buena RCP, realmente pasamos un día inmejorable.

  • Mousse tres chocolates

  • Ensalada de lechugas con queso de cabra, jamón ibérico y mostaza

Cumpleaños para 10 personas (2 niños), si el sitio ya era un valor seguro cuando vas con niños, ayer (no se desde cuándo) tenían 2 chicas que se encargaban de entretener y vigilar como comían los niños. Mientras se espera a todos los comensales en la terraza tomaron unas cervezas, alguna copa de vino, zumo de tomate… No conté las bebidas, a excepción de 2 botellas de un albariño durante el almuerzo (aguas por lo menos 5 botellas).
En la mesa pedimos lo siguiente:
- Lomos de sardina macerados con Teja de parmesano en carpaccio de berenjena (2u), la sardina era ahumada estaba muy buena con verduritas cortadas debajo del mezclum de hojas
- Ensalada de lechugas variadas con queso de cabra, jamón ibérico y salsa de mostaza, les encanto.
- Croquetas variadas ( jamón y boletus, 2 platos, no recuerdo las unidades)
- Calamares a la romana, con el rebozado perfecto.
- Arroz meloso de pato y foie ( 3) , un arroz potente
- Paella de bacalao, con col y garbanzos ( 3), no lo había tomado nunca y me sorprendió
- Arroz a banda ( 2), lleno de rape y gambitas, con un muy buen fondo, creo que mi Tablet es más grueso que la paella
- 2 platos de postres variados ( tarta de la abuela, capuchina y tarta de calabaza)
- 2 sorbetes de limón
- Cafés ( 5) y algún chupito
Sobro más de una ración del meloso y un poco de la bacalao ( mucha comida la verdad)
A las pequeñas les sirvieron un plato de paella valenciana a cada una (muy buena).
Creo salimos a unos 30€, por cabeza, pero no estoy seguro pues fue una invitación, aunque el que patrocino la comida estaba bastante contento con la dolorosa.

Local de fácil acceso con parking.

Tomamos de entrantes:

* Ensalada valenciana
* Pulpo a la brasa (excelente)
* Calamar encebollado

De plato principal: Paella de marisco (extraordinaria).

Postre: Mousse de calabaza y almendras.

Vino Blanco de Rueda.

Excelente elección para una comida de trabajo o de celebración tranquila. Buen acceso y zona para aparcar.
Mesas con suficiente separación. Personal atento y agradable.
Decidimos probar para compartir el calamar de playa encebollado. Fresco y bien cocinado.
De plato principal un arroz de verduras muy bien cocinado y con variedad de vegetales, con cierto punto meloso.
De postre un coulant de chocolate muy bien ejecutado.
Todo ello acompañado de un adecuado Summa Varietalis.

Nos juntamos los compañeros de trabajo para una ‘celebración’ y nos volvimos a acercar a Mas Blayet. Comida de martes para doce comensales, esta vez en la zona del ‘porche’. Local muy bonito, suficientemente comentado.
Mesa correctamente vestida, copería y cubiertos más que correctos.
Refrescos, San Miguel 1516, Martinis, agua Evian… para empezar.
El menú ya pactado consistió en:
• Clótxinas. Muy ricas.
• Tomate valenciano con hueva, mojama y alcaparras. Muy bueno.
• Esgarraet con mojama. Bueno.
El vino escogido fue Rafael Cambra dos… personalmente me suelen gustar los vinos de Fontanars, el servicio es descorche, y llenado de la primera copa. Buena temperatura.
El trato fue toda la comida muy amable.
Como principales arroz del senyoret y paella valenciana, me gustó más la paella. No estuvo del todo bien. Buenas raciones, sobró. El pan mejoró con respecto a mi anterior visita.
Postres ‘al medio’, no me gusta. Fruta pelada, melón, sandía, pera, uva y tres trozos de bizcocho o flan o bizcocho con flan… no estaban malos, pero no me acaba lo de compartir el postre. (Suena un poco a Joey no comparte la comida).
Cafés y un par de botellas de Dominio de la Vega brut nature.
Pues eso, sitio muy bonito, facilidad para aparcar aunque luego el coche marque 40º porque no hay mucha sombra que digamos. Los ‘fallos’… al arroz del senyoret le faltó algo y escogimos mal los entrantes, quizás deberíamos haber cambiado uno de los dos fríos por un calamar plancha que lo suelen hacer bien, pero a mesa cerrada y de tantos comensales es difícil.
Buen ambiente y buena comida con los compañeros, es para eso, comidas de empresa/negocios. Bien.
Pongo precio aproximado ya que fuimos invitados, pero más o menos fue eso.
Un saludo y volveremos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar