Restaurante Llevataps en Girona
  

Restaurante Llevataps

5
Datos de Llevataps
Precio Medio:
42 €
Valoración Media:
7.1 10
Servicio del vino:
6.0 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.6 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 17,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes

Teléfono

Restaurante Llevataps Snacks : Piña Colada, Polvoron de pipas, Steak tartar Llevataps Snack : Bikini de cordero lechal con mahonesa de lima. Llevataps en Girona Ramen de gambas frescas de Roses Restaurante en Girona Cabezas de las gambas Restaurante Llevataps Vieiras Thai Llevataps Raviolis Llevataps en Girona Piña dorada abierta Restaurante en Girona Piña dorada, antes de abrirla Restaurante Llevataps Tabla de quesos catalanes Llevataps Arroz de sepia y pulpo de roca Llevataps en Girona Cocochas de merluza Restaurante en Girona Vieiras Thai Restaurante Llevataps Bogavante sobre crujiente de pies de cerdo y trozos de sepia a la mantequilla de pimiento rojo Llevataps Salteado de calamares del Mediterráneo y setas de cardo con ajo tierno, polvo de maiz ahumado con cebollitas y zanahorias asadas Llevataps en Girona Pulpo y alcachofas con aceite ahumado

5 Opiniones de Llevataps

Ultima cena del fin de semana en Girona en el Llevataps, uno de los pocos restaurantes de buena cocina abiertos el domingo por la noche en la ciudad.

No voy a detallar nuevamente la descripción del restaurante pues ya lo hice en mi comentario del 24/05/2018 ( https://www.verema.com/restaurantes/63719-llevataps-girona/valoraciones/1457239-recorrido-largo-camino), decir únicamente que en esta ocasión nos situaron en una sala mas pequeña de las mismas características que la vez precedente pero con solo 3 mesas lo que procuraba un poco mas de intimidad. La nuestra situada junto a una vidriera nos permitía ver la calle y la pequeña terraza exterior del restaurante al otro lado de ésta.

El servicio de sala fue llevado a cabo por tres camareros distintos, fue algo diferente en función de cada uno de ellos, pero en general puede decirse que fue bastante bueno, muy atento, simpático y bien acompasado en el servicio de platos, aunque a mi parecer aun debe mejorar. El servicio del vino se ciñó a la presentación de la botella, descorche y primera cata. La carta de vinos, todos de la DO Empordà, es muy completa, con unas 100 referencias y con buenas explicaciones sobre cada uno de ellos.

Creo que el Chef ha cambiado y ahora quien está al frente de los fogones es Juan Rodriguez Navarro, pero la cocina, a mi parecer, sigue siendo básicamente la misma, no he encontrado diferencias significativas que pudiesen indicarme un cambio en la dirección de los fogones y además con una sola visita en un año de intervalo me parece muy difícil de apreciar. En este restaurante no siendo el chef el propietario, sino unos restauradores, pienso que deben ser ellos quienes en definitiva deben marcar las directrices generales del restaurante.

Por la noche, proponen la carta y dos menús degustación, uno largo y uno corto.  En esta ocasión nos decantamos por este ultimo (Menú Festival) compuesto de 4 snacks, 6 platos salados y dos postres a 48,50 €/persona y con un guiño importante a la cocina asiática.

Antes de servirnos la cena nos trajeron dos tipos de aceites para degustar con una oliva para cada uno.

Paso pues sin mas preámbulos a detallar el menú :

( Por imponderables técnicos de Verema solo aparecerán en la crónica las 6 primeras fotos de los platos, el resto de ellas aparecerán haciendo igualmente referencia al texto en negrilla, en el primer comentario.)

Snacks :

Pinya Colada. Piña Colada

Polvoron de pipes. Polvoron de pipas

Steak tartar

Bikini de xai lletó amb maionesa de llima. Bikini de cordero lechal con mahonesa de lima.

Platos salados :

Ramen de Gambes fresques de Roses. Ramen de gambas frescas de Roses. Gambas de Roses flambeadas, noodles marinos, setas chinas confitadas, bimi, esferificación de yema de huevo y salsa sriracha, acompañado de un consomé de gambas ligeramente picante, servido en la mesa y aparte un recipiente con las cabezas de éstas, para chuparlas o triturarlas y beber su jugo.

Vieires Thai. VIeiras Thai. Ceviche de vieiras con curry verde, espuma de coco, cebolla de Figueres encurtida con guindilla verde, aceite thai casero y brotes de cilantro.

Raviolis. De pasta wonton, rellenos de centollo y verduras con salicornia y su jugo.

Brioche. Al vapor, planchada con papada de cerdo Duroc confitada 12h, migas de sobrasada, mahonesa de "merken", pepino fresco y micro brotes de rúcula.

Galta de tonyina. Carrillera de atún. Carrillera de atún bluefin del Mediterráneo cocinada al momento a baja temperatura con algas frescas, pil pil de plancton marino y esterificación de alga Codium-limón.

Garri Lletó dessosat. Cochinillo de leche deshuesado. Cocinado a baja temperatura con rábanos encurtidos y tartar de piña salteada  con jengibre fresco.

Todos los snacks y platos estuvieron a una gran altura. El que menos apreciamos fue la carrillera de atún, no porque estuviese mal cocinado sino mas bien por una cuestión de gustos y texturas, a las que no estamos acostumbrados con los túnidos.

Postres :

Cheescake Llevataps. Interpretado por el chef Juan Rodriguez. Pastel cremoso de queso, crumble de almendras, gel de limoncello, falsa canela, coulis de pimiento rojo escalivado y frambuesa, sorbete monograso de frambuesas y mantequilla.

Xocolata, Eucaliptus i Jack Daniels . Chocolate, Eucalipto y Jack Daniels. Lingote de chocolate, bonbon de chocolate y eucalipto, bizcocho de praliné de avellanas, baldosa de chocolate, crumble ... y diferentes texturas de chocolate ahumadas al momento con madera de Jack Daniels.

Ambos postres también estuvieron a un alto nivel. Muy bien presentados y elaborados. El Cheescake no es ni mucho menos el mejor que he comido, pero merece una buena nota.

Para beber tomamos una botella de agua osmotizada y una botella de vino blanco crianza T'Estimi 2017 DO Empordà, Somni d'Istiu. Cepajes Lledoner roig y Lledoner blanc. Vino casi confidencial, de autor, con 377 botellas únicamente en el mercado. Desconozco el tiempo de crianza, y su elaboración. Es de color amarillo muy intenso, muy estructurado, redondo y voluminoso en boca. Nos gustó

Finalizamos con dos buenos cafés.

La cuenta ascendió a 63,30 €/persona. Muy buena RCP. Buena cocina con buenos productos de temporada. Cenamos muy bien. Es el lugar ideal para ir los domingos por la noche, cuando la mayoría de los otros restaurantes de buena cocina de Girona cierran. Seguramente volveremos, aunque no sea domingo, en uno de nuestras próximas visitas a Girona. Recomendable

  • Snacks : Piña Colada, Polvoron de pipas, Steak tartar

  • Snack : Bikini de cordero lechal con mahonesa de lima.

  • Ramen de gambas frescas de Roses

  • Cabezas de las gambas

  • Vieiras Thai

  • Raviolis

Puntualizando,  más que el servicio que fué correcto, lo que en realidad falló fué el tiempo de espera en la llegada de los platos que supongo venía provocado por la cocina, un día entre semana con el restaurante a media ocupación no es normal la dilación en servir dos platos y postre.

Tomamos papillote de salmón con salsa de soja y verduritas y vichyssoise con puerro y aceite ahumado, los dos platos bien resueltos, seguimos con magret de pato con texturas de manzana  y costillas de cerdo cocinadas a baja temperatura acompañadas de patatas especiadas, también estos últimos estuvieron a buen nivel.

Terminamos con mousse de chocolate con crema de gengibre y un surtido de cortes de fruta natural con menta y espuma de cítricos.

Bebimos agua osmotizada y finalizamos con dos cafés.

En resumen un buen menú con un buen precio, que lo estropea el poco ritmo del servicio, no lo recomiendo si tienes que volver al trabajo.

Ha llovido mucho desde nuestra ultima visita al restaurante Llevataps en el 2015 y lo hemos notado en la calidad de su cocina que ha evolucionado y bien.

Habíamos reservado mesa para nuestra ultima cena de este viaje a Girona el domingo 21 de mayo a las 20h30 . El restaurante está ubicado en pleno centro del barrio medieval . Nos situaron en la sala de comedor que se encuentra  justo en la entrada del restaurante, y nos dieron una mesa desde la que divisábamos la cocina a la vista situada tras una gran cristalera transparente. La decoración es agradable y la mezcla de la piedra bruta de sus muros, la madera y el color blanco de sus paredes hacen que el ambiente sea acogedor. Las mesas (para mi gusto punto débil del restaurante) son bastante pequeñas y están situadas bastante cerca las unas de las otras. Están desnudas, con corremanteles blancos, servilletas de tela, cubertería y vajilla contemporánea y buenas copas. El servicio de sala es bueno , simpático y muy atento. El servicio del vino es bueno aunque se ciñe únicamente al consejo, explicación, descorche y primera cata. Tienen una buena carta de vinos con unas 100 referencias de la DO Empordà, bien estructurada y con buenas explicaciones sobre cada uno de ellos.

Al frente de los fogones está el Chef Josep Soto, que realiza una cocina basada en el Km 0 (cuando es posible) , de producto fresco de temporada y de mercado de proximidad con un toque de creatividad.

Optamos por cenar a la carta,

Como entrante, ambos, MC y el que escribe elegimos el mismo plato

Vieires Thai, . Vieiras Thai, en ceviche, con curry verde, espuma de coco, cebolla de Figueres encurtida en guindilla verde, aceite thai casero y brotes de cilantro.  Disfrutamos, un platazo. Excelente.

Seguimos con,

Cocotxes de lluç Cocochas de merluza, cocinadas a baja temperatura 62°C, con pilpil de foie, alcachofas saltedas,  judias de Santa Pau, emulsion de ajo negro y oliva negra liofilizada. A MC le encantó, el único problema fue la cantidad, algo corta. Un guiso riquísimo.

Arròs de sipia i pop de roca Arroz de sepia y pulpo de roca. Preparado con arroz bomba del Delta del Ebro, acabado a la llauna con una emulsión de plancton. Muy bueno, disfruté.

A continuación compartimos una tabla de quesos:

Formatges catalans artesans amb memelades fetes a casa Quesos catalanes artesanales con mermeladas caseras, que paso a detallar a continuación                                          

- Garrotxa, queso tierno de cabra graso madurado con hongos ( La Solana-Borredà) acompañado de mermelada de pimiento rojo y cardamomo.

- Altejo, queso de vaca, de pasta semidura, con corteza natural con moho (Moli de Ger) acompañado de mermelada de ron, naranja y canela.

- Petit Nevat, queso de cabra cremoso, de leche pasteurizada (Formatgeria Can Pujol, Vallromanes, Barcelona) acompañado de mermelada de uva negra y garnatxa de l'Empordà solera.

- Puigpedros, queso de vaca de la Cerdanya, de pasta semidura, prensada con corteza limpiada (Moli de Ger) acompañado de mermelada de kiwi y limón.

- Cofat, queso de oveja, leche cruda, (Vall d'en Bas, Girona Excel-lent 2017) acompañado de mermelada de pera y ratafia.

Muy buena degustación de quesos y buenas mermeladas caseras.

 y como postre casero :

Pinya daurada Piña Dorada, antes de abrirla 

y su contenido a base de Babá al ron, cremoso de limón, helado de coco, merengue de romero y crumble de remolacha.   Curiosa preparación, con diferentes texturas y sabores que nos gustó.

Para beber  tomamos una botella de agua K0 y una botella de vino blanco crianza de agricultura eco-biodinamica  Sota Els Angels 2015 DO Empordà. Celler Sota Els Angels (Monells-Cruilles). Cepajes 50% Picapoll y 50% Viognier. Envejecido  en barricas de roble francés de 500 y 600 l sobre sus finas lias durante 6 meses. De color amarillo, con volumen, buena acidez, muy suave y muy persistente en boca. Nos gustó.

Finalizamos con dos buenos cafés.

La cuenta ascendió a 62,20 €/persona. Muy buena RCP. Nos gustó la cocina de Josep Soto, buen producto fresco de proximidad y bien cocinado y la extensa carta de vinos DO Empordà. El único "pero" seria la distribución y la pequeñez de las mesas, en los distintos comedores, que no acompañan para hacer la sobremesa. Lugar para disfrutar de la comida pero para marcharse inmediatamente después. Volveremos y lo recomendamos.

  • Piña dorada abierta

  • Piña dorada, antes de abrirla

  • Tabla de quesos catalanes

  • Arroz de sepia y pulpo de roca

  • Cocochas de merluza

  • Vieiras Thai

Nuevo fin de semana en Girona con buenas expectativas. El viernes por la noche habíamos previsto ir a cenar al restaurante bar de vinos Plaça del Vi 7, pues tras leer el comentario de Javi Valencia, me entraron ganas de conocerlo. Una semana antes, llamé para reservar y me dijeron que lo sentían mucho pero que el viernes 19 de junio por la noche empezaban las vacaciones. Lamentando el imprevisto hice mi reserva en el Llevataps, próximo en situación del precedente. Cual seria mi sorpresa, al pasar esa noche delante del Plaça del Vi 7 y ver que estaba abierto. Inmediatamente fui a pedir explicaciones a uno de los camareros y me dijo que no entendía porque me habían dado esa falsa información ya que empezaban las vacaciones el día 20 de junio. Me pidió disculpas y me ofreció una mesa que lógicamente rechacé pues ya había reservado en el Llevataps.

Este restaurante, situado en pleno centro histórico de Girona, en la Plaça de l'Oli, ocupa uno de los chaflanes de la plaza y como si fuese una isla, está rodeado por todas partes de restaurantes...
El local ha ido agrandándose progresivamente extendiéndose a otros locales que le eran adyacentes. Cuando llegamos a las 20h30 ya habían dos mesas ocupadas y el restaurante fue llenándose a lo largo de la noche. Al ver el local, con las mesas muy pegadas las unas al lado de las otras, y que nos habían asignado una situada justo en el centro del local frente a la barra y con mesas pegadas a ambos lados de la nuestra, solicite una en la terraza, al otro lado de la calle frente al restaurante, donde tienen 4 o 5 emplazamientos. Las mesas son muy pequeñas aun mas que en el interior, casi no hay sitio para poner la botella y el pan, pero desde luego es preferible que estar en sala y además hacia una noche magnifica. El personal es muy joven y con ganas de agradar. El servicio de sala es simpático y correcto, aunque un poco lento.
El servicio del vino llevado a cabo por el mismo personal es casi nulo, se limita a descorchar la botella y nada mas, ni siquiera dan a probarlo. Las copas son correctas.

La cocina se dice de productos frescos locales de temporada y de proximidad así como los vinos, pues todos son de la DO Empordà.

Optamos por cenar a la carta,

Tras tomar nota, nos sirvieron unos aperitivos, uno en el centro de la mesa a base de Crujientes de banana y el otro fue un vasito de sopa fria de puerros Ambos correctos

Compartimos los entrantes :

Salteado de calamares del Mediterráneo y setas de cardo con ajo tierno, polvo de maíz ahumado con cebollitas y zanahorias asadas (ver foto) Bueno, aunque un poco insípido, un poco mas de sapidez, hubiera dado un resultado muy aceptable.

Pulpo y alcachofas con aceite ahumado (ver foto) Bueno

De plato principal ambos tomamos :

Bogavante sobre crujiente de pies de cerdo y trozos de sepia a la mantequilla de pimiento rojo (ver foto) Un buen mar y montaña.

El pan con tomate que acompañó la cena fue correcto. Tomamos una botella de agua pequeña y una buena botella de Blanc dels Aspres 2014 Reserva DO Empordà con una crianza de 8 meses de barrica, cepaje : Garnatxa blanca, de Bodegas Vinyes dels Aspres de Cantallops. Me gustó, muy fresco y amplio en boca y con una buen persitencia final.

No tomamos ni postres, ni cafés, pues la espera comenzaba a ser un poco larga.
La nota ascendió a 38,65 € por persona. Buena RCP. La cocina es honesta y se esfuerzan en ser agradables con la clientela, pero a mi parecer aun tienen un largo camino que recorrer. Aun no habiendo cenado mal, no volveremos... en Girona hay una tal densidad de buenos restaurantes que solo repetimos en aquellos que realmente sobresalen de la media y hay muchos...

  • Bogavante sobre crujiente de pies de cerdo y trozos de sepia a la mantequilla de pimiento rojo

  • Salteado de calamares del Mediterráneo y setas de cardo con ajo tierno, polvo de maiz ahumado con cebollitas y zanahorias asadas

  • Pulpo y alcachofas con aceite ahumado

Está situado en el corazón del "barri vell" de Girona, zona donde hay una gran oferta de resturantes muchos de ellos orientados al turismo, es decir a gente que posiblemente no vuelva nunca más. En el local no hay ningún tipo de decoración, o la que hay es completamente aséptica, por un lado la antigua pared de piedra pintada de blanco y por el otro unos grandes ventanales que dan a la calle permanentemente transitada y concurrida, bajo estos ventanales una barra donde se come cuando las mesas están al completo.
Local al que supuestamente acude la gente joven a cenar, pues tiene unos precios muy contenidos.
Nosotros compartimos pulpo con carpaccio de calabacín y salsa de dátiles y croquetas de pollo de corral y setas y de segundo rodaballo al horno y unos dados de atún con mango, el atún servido al punto de cocción solicitado.
Acompañamos la comida con un vino DO Empordà, Maragda 2011 servido a la temperatura adecuada. A destacar el detalle de servirnos una copa antes de comenzar la botella al decirle a la camarera que este era uno de los que no conocíamos de los que tenían en la carta.
Dos cafés.
Servicio joven, atento y cercano.
Para volver en otra ocasión

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar