Restaurante Divino Winebar (CERRADO) en Valencia

Restaurante Divino Winebar (CERRADO)

Datos de Divino Winebar (CERRADO)
Precio Medio:
30 €
Valoración Media:
7.2 10
Servicio del vino:
6.7 10
Comida:
6.7 10
Entorno:
7.2 10
Calidad-precio:
8.1 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Ciutat Vella
Dirección: C/ Serranos, 22
Código postal: 46003
Tipo de cocina: De mercado, Valenciana, Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: A mediodía y los domingos

Teléfono


7 Opiniones de Divino Winebar (CERRADO)

Fue en Agosto que encontramos este restaurante en la zona de Ciutat Vella de Valencia ya que otros se encontraban completos y la verdad que tuvimos suerte con ello. Esta en la calle Serranos 22 y en plena zona de ocio valenciano en el barrio del Carmen. Nada más entrar la atención y el servicio fueron excelentes, fuimos con amigos franceses y despues nos gusto mucho el menu degustación, la carta de vinos es increible pero cierta porque es muy extensa y encuentras excelentes caldos tanto nacionales como internacionales pero a diferencia de otros restaurantes convencionales estos son a precio de bodega. La cocina esta hecha con buen gusto y es del tipo nouvelle cousine, tambien dispone de carta donde encuentras platos exquisitos, de hecho hemos ido muchas más veces al Divino y siempre hemos salido contentos, lo recomiendo y estoy seguro que gustara y se repetira visita. Un restaurante ciertamente Divino.

Después de leer las recomendaciones de Verema, nos decidimos probar este sitio a pesar de su aparencia de "atrapa turistas" que tiene desde fuera. Nos seduce el interior y las formulas atractivas (de precio) y originales (con maridaje de vinos). Nos decidimos por la formula degustación a 16€ con la formula Tour de vino a 7.80€ los 3 vasos (1 blanco, 1 tinto joven y 1 tinto crianza). La comida nos parecio al principo buena (sobretodo las croquetas de chipiron y para nada los bombones de foie...sera porque soy francesa?) pero después de 3 platos teníamos la sensación que todo sabía a frambruesa! Al cocinero parece que le gusta añadir un coulis de frambruesa en todo los platos. 2 amigos pidieron arroces (negro con setas y gambas, meloso con vieira) que tampoco les convencieron. Pero el problema mayor fue el servicio del vino, tuvimos que pedir 3 veces el servicio del segundo vaso para que tengamos algo que comer a la vez, y por supuesto nos llegó el tercer vaso (crianza) al esperar de pedir los postres. No sé, a mí me gusta probar un vino con la comida y no después. La idea de degustación de vino es buena pero para esto hay que dedicar un camarero solo a esto! Disculpar mis faltas de castellano.

Guiados por las recomendaciones y ante la falta de sitios abiertos en Valencia vamos a este local, que nos traía malos recuerdos por la anterior gestión. Buena sorpresa en el vino, con buenas referencias y a precios más que competitivos (aseguran ser los precios de las Añadas sin incrementos a lo que se le añade 1.2€ por el servicio) de modo que nos decantamos por un Marimar, que hacía tiempo que queríamos volver a probarlo. La sorpresa, pese a la calidad de algunos vinos, es que al pedir otra copa porque no nos parecía la más adecuada (sobre todo para un sitio que presume de ser lo mejor para los amantes del vino) nos dijeron que lo sentían pero sólo tenían un tipo de copa para todo. Igual es algo snob esto de querer una copa adecuada, pero tampoco pretendíamos mucho, sobre todo pese a la filosofía del local.
La comida aceptable, con precios bastante competitivos, aunque mejorable el tema de la presentación en cuanto a mantelería y demás.
Buena atención del personal y una RCP adecuada (al final a razón de 40€ por cabeza teniendo en cuenta que el vino subía bastante la cuenta, pues los menús eran de unos 15 euros).

Conocimos este restaurante de forma casual y gracias a esta página. Realmente no veniamos aquí pero los otros dos restaurantes a los que intenté reservar telefónicamente estaban llenos así que, seguí buscando los restaurantes mejor valorados en VEREMA y que tampoco tuviesen un precio excesivo, así que éste era nuestra tercera opción. Reservé con bastante tranquilidad ya que la puntuación era bastante buena y los comentarios también. Fuimos seis amigos (tres de ellos franceses). Nos llamó la atención que éramos la única mesa en el restaurante (auqnue era agosto, pero era un sábado). Los vinos, a precio de bodega, y muy variados. Pedimos un blanco australiano, tinto un chileno, un tinto valenciano (maduresa, concretamente) y con los postres un moscato navarro.
Pedimos el menú degustación. Nos pareció todo exquisito. Y el trato de sus camareros genial. Y lo mejor, la factura final. Tanto es así que esta noche volveremos de nuevo. Os contaré qué tal.

4 amigos nos acercamos a cenar a este bonito local cuyo reclamo principal es el poseer una amplia carta de vinos a precio de tienda.

Aparte poseen una buena carta y un menú degustación que tuvimos el gusto de probar a 15.90 € muy bueno.

Buenas copas y vajilla , aunque no hay cambio de cubiertos ni vajilla entre platos.

El menú degustación consistió:

- Queso de oveja, bueno.
- Croquetas de chipirón, muy buenas
- Mejillones, presentados en lata.
- Bombones de Foie.

También compartimos 2 buenas ensaladas, la de foie con parmesano y la escalivada con queso de cabra, ambas muy ricas.

De plato principal a compartir un rabo de buey muy tico y un excelente secreto ibérico.

DE postre tomamos brownie con natillas, tatín de manzana y helado de galleta maría. Correctos.

Para beber pedimos un excelente chardonnay australiano Penfolds koonunga y un Emilio Moro 2007. Precios de tienda como repito y muy buen trato al vino.

Servicio muy amable y atento y en definitiva cena muy agradable y experiencia muy satisfactoria.

Al servicio del vino que consiste en descorchar y dar a probar 1 vez, le pongo muy bueno por tan acertada carta y ajustados precios.

Ubicado en una de las calles más bonitas del barrio del Carmen, encontramos este restaurante winebar. El local es bastante bonito, pues mantiene la piedra antigua de las paredes y la reforma del mismo está bastante conseguida. Sencillo pero acogedor.
Manteles de papel con los precios de la carta de comidas y los menús especiales que, al ver los precios contenidos de los platos, comprendo perfectamente. Si además empiezas a ojear la carta de vinos y empiezas a ver que alguna botella la has comprado más cara en alguna tienda, la cosa mejora. La oferta de vinos por copas está bastante bien, cosas sencillitas que puedes degustar a precios excelentes. Como compartimos mesa con José Contreras, no repito el precio de los vinos... De verdadero escándalo, pues se encuentran a precio de tienda, más o menos, y luego se cobra un descorche de 1,20€ por persona, lo que me sigue pareciendo una ganga. Copas correctas y servicio atento y distendido.
Tomamos un menú de 15,90 que destacó por su buena relación calidad/precio. Buenas tapas de entrantes, las ensaladas también bastante buenas y el rabo de toro muy rico.

La cocina en lineas generales es correcta, con unos precios comedidos que permiten cenar por poco dinero, con lo que la RCP es muy buena. Pero el tema de los vinos es un verdadero escándalo.
Sin lugar a dudas, un restaurante que frecuentaré este verano.

Tenía interés en ir a este restaurante recién renovado en su nombre (Divino Winebar) y, también, en su estrategia y en sus cartas porque me habían hablado muy bien, sobre todo, del servicio del vino. Y no se equivocaban.

El local está localizado en el bonito entorno del casco histórico, en el barrio del Carmen de Valencia, con una decoración agradable y desenfadada. Las mesas se ubican paralelamente a lo largo del local y, algo curioso, los manteles son las propias cartas de comida, donde destaca un menú degustación por 15,90 euros, bastante completo, con cuatro entrantes, un plato principal y dos postres, si la memoria no me falla. Muy buena la relación calidad/precio.

Comentario al margen requiere el servicio del vino donde toda la carta de vino, bastante extensa, mantiene los precios de tienda, con un simple añadido de coste por descorche de 1,20 euros por comensal. Nosotros nos pedimos un Zarate 2009 por 9,75 euros y un champagne Bauchet Brut Selección por 27,45 euros. En ambos casos, pagamos un pequeño peaje (éramos cuatro personas) de 4,80 euros por el descorche, el cambio de copas,....Increible, si tenemos en cuenta las prácticas, lamentablemente demasiado habituales de muchos restaurantes de multiplicar, al menos por dos, el precio de tienda de los vinos. También disponen de una carta de vinos por copas muy interesante.

Indiscutiblemente, ¡volveremos!.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar