Restaurante A' Peregrina

9
Datos de A' Peregrina
Precio Medio:
24 €
Valoración Media:
6.6 10
Servicio del vino:
5.3 10
Comida:
6.8 10
Entorno:
7.2 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Ciutat Vella
Dirección:
Tipo de cocina: Gallega
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


9 Opiniones de A' Peregrina

El local está ubicado en una pequeña plaza tranquila (con terraza) cerca de la catedral, conozco bien el barrio.

Mi experiencia; mucho ruido en el interior, clientes inquietos reclamando con la mirada ser atendidos en la terraza, grupos de turistas, es habitual pues es casco antiguo y catedral. Trato poco amable, rozando lo desgradable (hay más opiniones en este sentido).

El aforo posiblemente sobrepasado y personal de sala y terraza insuficiente, resultado deficiente atención y, pese a armarte de paciencia, consiguieron amargarme la velada.

Probablemente entre semana y en invierno puedas tener una experiencia agradable, en primavera y verano ni se te ocurra ir, hay mucha oferta en la ciudad para arriesgar.

La cocina como en tantos otros locales baja mucho (igual que el servicio) cuando están saturados.

En resumen; cocina, servicio y confortabilidad no están a la altura de los precios. Un detalle: SERVILLETAS DE PAPEL

Un grupo de amigos (14 pp) buscabamos un buen restaurante para el viernes por la noche. Llame a A Peregrina el jueves por la noche y hable con Maria para que me informase de los menus. Maria muy amablemente me informo que el genero fresco entraria a la mañana siguiente y que elaboraria 2 menus que me mandaria por email. El menu que elegimos fue:

Chips de bienvenida
Especialidades centro mesa:
Almeja de ría gallega a la marinera
Huevo crujiente (especialidad con setas)
Pinchos de pulpo a´feira con cachelos
Medias tablas de quesos gallegos con delicatesen de flores y frutas
Sinfonía de ensaladas con frutos secos
Final trinchadito centro mesa:
Tabla peregrina
(fritura de playa fresquísima, pescado blanco y puntilla con miel) y
Entrecotte De ternera gallega a la brasa con guarnición
50% carne 50% pescado
Pan gallego
Postre surtido de repostería centro mesa
Bodega:
Blanco Turbio gallego ilimitado, Una Estrella De Galicia, refrescos y aguas minerales.
Invitación por parte de la casa a snap de aguardiente

Precio: 25 Euros por persona

Solo puedo decir que hacia mucho tiempo que no disfrutabamos de una cena asi. Las mesas vestidas con elegancia, el servicio muy atento y eficaz, y la comida absolutamente deliciosa. Calidad-precio no nos cabe duda que A Peregrina esta entre los los 5 mejores restaurantes de Valencia. Me ha costado mucho decidirme a escribir este comentario porque esta joya deberia guardarse en secreto :)

Organizamos nuestra cata mensual en la terraza de este Restaurante situada en un lugar privilegiado, si además el tiempo acompaña del modo en que lo hizo, tenemos uno de los elementos importantes para disfrutar de una gran velada. María forma parte de nuestro grupo de catas desde su fundación y esta vez, siendo responsable de organizar la cata, eligió como no y con mucho acierto su casa.
Llegar a la terraza y ver la mesa preparada con todo lujo de detalles y tomar un aperitivo charlando al aire libre mientras se completaba el grupo, no tiene precio y es un lujo que se aprecia.

Empezamos la cena cuyo menú fue el siguiente:

Entrantes Centro Mesa:

- Buey de mar preparado
- Pulpo a Feira con cachelos
- Tabla de quesos gallegos
- Empanada de berberechos
- Vieira con crema de yogurt al aroma de hongos sobre algas del Atlántico.

Principales Centro Mesa:

- Chuletón de ternera gallega certificada a la piedra con dos guarniciones.

Postre Centro de Mesa:

- Brownie de anacardos y chocolate con leche
- Tarta de santiago flameadita con aguardiente quemado
- Bolitas de helado de café irlandes.

Como puede observarse la cena estaba basada en el producto, de calidad por cierto, y en su origen gallego, seña de identidad del restaurante.

Excelente el buey, frescura y sabor, muy rico el pulpo, un clásico ejecutado con maestría, buenos quesos gallegos, original la empanda de berberechos y riquísima la vieira, todo ello en cantidades generosas acompañado de buen pan.

El Chuletón de ternera sabroso y con todos los elementos necesarios para que cada uno pudiera disfrutar la carne a su gusto, enorme pieza llena de sabor que acabo por saciar nuestro apetito, sobradamente.

Postres variados que combinaban sabores y frescura para un final dulce.

Muy buen pan y café, cubertería, vajilla y elementos necesarios para disfrutar de la cena, constante cambio de cubiertos y platos.

Mención aparte merece el trato y el servicio, María y su equipo no dejaron de colmarnos de detalles y de atenciones, quizás el único pero es que ella no pudo disfrutar la cena por estar demasiado pendiente de todo.

Los vinos y su maridaje merecen ser tratados en otro foro pero sí debe resaltarse que su elección también fue acertada.

En resumen, excelente velada, cata, cena y reunión del grupo. Gracias a María y a todo el equipo del restaurante por la calidad de la cena y todas las atenciones. El precio no incluye vino.

Parece ser que es el hermano pequeño de O Peregrino. Está ubicado en una plaza preciosa en pleno centro de Valencia, que aún lo sería más si los edificios colindantes estuvieran rehabilitados y no dieran sensación de decadencia. Así es nuestro centro, así es nuestra ciudad.
En las fechas veraniegas funciona la terraza en la plaza, lo cual es muy de agradecer.
Optamos por un menú de tres platos y postre más vino turbio a 15€ por persona. Para empezar nos obsequiaron con una taza de caldo gallego. Exquisito.
Los tres platos fueron:
- empanada de berberechos (estupenda, con una masa nada pesada y un relleno con muy buen sabor);
- almejas a la marinera (enormes y perfectamente guisadas);
- pulpo a feira (bueno, sin estar a la altura de los dos anteriores, de gran nivel).
Nos dieron a probar (segundo detalle de la noche) un poco del cocido gallego: lacón, verduras, garbanzos, patatas... Una delicia.
El postre consistió en un plato con tarta de Santiago, de chocolate, flan y otros dulces, todo para compartir.
Vino turbio servido en cuenquitos de cerámica, café y nos dieron a probar un poco de queimada (tercera invitación).
Hubo cambio de cubertería en cada servicio, mantelería de tela y atención amabilísima por parte de la dueña. También la de la camarera, aunque con un exceso de celo en quitarnos los platos, algunos aún sin acabar.
En la carta figuran también mariscos y carnes de principales, así como una oferta aceptable de vinos.
No es la primera vez que me he decantado por este menú de noche y hay que decir que es una propuesta estupenda, económica e inmejorable. Espero que sigan así, y con un producto de igual calidad. Muy buen trato al cliente.

Domingo noche nos acercamos a este Restaurante, al que conocemos de una visita hace un año y también de algunas visitas a su hermano
O Peregrino.

Nos sentamos en la terraza, ya que el tiempo acompaña y la verdad es que se está muy a gusto, pues está en un lugar tranquilo y poco transitado de coches y personas.

Para empezar pedimos un par de cervezas mientras ojeamos la carta, y nos sacan como detalle un plato de pan con tomate y jamón.

Tienen un menú a 15 euros en el que puedes elegir 3 platos y postre y una jarra de vino turbio. La lástima fue que no les quedaba empanada gallega ni zamburiñas, pero bueno, en su lugar pedimos unas almejas con salsa, estaban buenas.
Seguimos con pulpo con patatas, el pulpo estaba bien hecho, muy bueno, aunque la ración era algo justa.
Nos traen también como cortesía una ensalada de frutos secos.
Para terminar, una degustación de quesos gallegos acompañados cada uno de ellos con una mermelada; la ración de quesos era generosa y estaban muy buenos.
Cuando se nos termina la jarra del vino turbio, nos traen media botella de Ribeiro, el Viña Mein, vino éste muy rico y al que fuimos invitados; nos terminamos la media botella, ya que se bebía sólo.
En cuanto a los postres, nos traen un variado de cuatro clases, destacando el flan y la tarta de chocolate; para el postre nos invitan a una copa de vino dulce Benavides, que nos gustó mucho.
Pedimos el café y para finalizar nos ofrecen una copita de orujo casero.
La terraza invitaba a estar más tiempo y el servicio y la atención fue muy bueno, sin esperas.
En definitiva, un buen lugar para ir, ya que el entorno acompaña y la comida está bien y a una adecuada relación calidad-precio.

Acabo de cenar con mi pareja en A'Peregrina y la experiencia ha sido extraordinaria. La comida deliciosa, exquisita y el trato excelente.
El menú dos peregrinos es magnífico y con una sensacional relación calidad precio.
Hemos tomado Empanada, Queso de Tetilla con mermelada y Pulpo A'Feira. Además nos han ofrecido unos aperitivos muy ricos Ensalada de frutos secos y Pimientos de Padrón.
De beber un par de tercios de Estrella de Galicia cada uno, servidos en una cubitera, y luego nos han ofecido un Aguardiente blanco y Queimada, además de un licor de vino dulce.
Un 10 sobre 10 Bueno, mejor aún, matrícula de honor.
El servicio maravilloso y el trato muy correcto y familiar. Recomendable con entusiasmo...!!!
Se me olvidaban los postres, para chuparse los dedos Un surtido de repostería a base de tres tipos de pasteles Queso con arándanos, Chocolate y Tarta de Manzana.
Y el lugar, muy acogedor. Hemos cenado en la terraza y la placita en la que está ubicada es recoleta, acogedora y muy tranquila.
Recomiendo este Restaurante Gallego con entusiasmo...!!!

Nos acercamos a conocer el nuevo Hotel Caro y en esas estábamos cuando recordé que este local se encontraba a escasos metros. En la terraza se estaba yendo el sol, así que optamos por comer en interior:
Del menú de 12 euros (al que antecedió empanada gallega y pan gallego con aceite, cortesía de la casa), un contundente guiso de pulpo con patatas (ración muy abundante) y chuletas a la plancha con guarnición (patatas fritas o verduras). De postre, profiteroles con chocolate caliente. Fuera del menú: pimientos del piquillo rellenos, sabrosa salsa para mojar. Difícil acabárselo todo dada la extensión de las raciones. Recomendable menú de finde con una buena relación calidad/precio. Atención familiar y Estrella de Galicia para remojar garganta.

Reconozco que en ocasiones, pasas varias veces por la puerta de un restaurante y no lo ves, no lo detectas y cuando lo haces siente terror de entrar en el porque nunca has estado, no sabes que te depara, nadie te ha hablado del, pero te animas.
Este es el caso de O’ Peregrino, la ubicación es interesantísima, ubicado a espaldas del antiguo Paleontológico, cercano a Gobierno Civil y escasos metros de Arrop, que más se puede pedir?
Goza de un privilegio que otros no le pueden arrebatar, creo que una de las mejores terrazas que se puede tener en este momento en Valencia, tranquila, sin tráfico, recogida y además muy elegante, en su interior las cosas no son distintas, pero es más normal, no aporta nada del otro mundo, sencillez, limpieza y bien resuelto.
La concepción de la carta es sencilla a más no poder, como debe ser en un autentico Gallego, todos los tópicos culinarios los tienes allí, pero además de ser muy apetecible, lo verdaderamente sorprendente es que cuando pagas no te han robado, eso es genial!!!
Puede comer excelentemente bien, por 14€ mas vino, cocina tradicional gallega, muy rica y abundante, en mi caso fue un estofado de pulpo, después de una fritura y para rematar una excelente tarta de queso casera, amabilidad, cordialidad, buen servicio y atento adorno todo aquello.
Es obvio que cuenta con una carta fuera de menú, donde el marisco y las carnes adquieren razones principales, su bodega adecuada al tipo de oferta culinaria no se queda atrás, los precios de los vinos ciertamente contenidos tal y como están las cosas, con ganas de que los disfrutes, descorche, prueba, servicio posterior, cambio de copa y otras atenciones.
Un sitio especial, muy recomendable.
Saludos
PD. No confundir con O'Peregrino, me equivoque al introducir el comentario en ese otro restaurante que jamas he visitado, al parecer son los mismos propietarios.

Restaurante gallego sito en una pequeña plaza que a priori anticipaba una feliz velada. Carta a base de entrantes, bacalao y carne gallega. Servicio poco profesional. Empezamos con dos copas de vino blanco Viña Costera (1.80) mientras nos decidiamos. Optamos por pulpo a feira (14€) muy bueno, pimientos del piquillo rellenos (1.80€) y berberechos gallegos (16€). De plato principal entrecotte de ternera al punto (16,85€) y aquí vino el problema. Carne dura, demasiado hecha, imposible de masticar, la dejamos toda y empezo el baile de responsables, que nos obligó a repetir la explicación y ellos decian que compran buen género, y nosotros sin dudarlo le deciamos que ésta no estaba correcta. Nos la intentaron cobrar, le dijimos que no estabamos dispuestos, que la carne era un trozo de madera. Prepotencia y falta de respeto como no hemos visto en ningún sitio. Lo triste no es que un plato pueda fallar, si no la actitud y falta de profesionalidad de sus responsables. No lo recomendaria ni a mi peor enemigo. Una pena. Admitir el error nos hubiera hecho volver. Huir salvo aventurados que les apetezca la ruleta rusa.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar